VELA | VOLVO OCEAN RACEColumna
i

Una semana muy intensa

Después de los 'doldrums', a 1.200 millas de Auckland, comienza una nueva regata y el Mapfre mantiene sus opciones para ganar la etapa

Xabi Fernández al tímón del Mapfre.
Xabi Fernández al tímón del Mapfre.FRANCISCO VIGNALE / MAPFRE

Aquí seguimos, rumbo a Auckland. La verdad es que vamos bastante bien. Ha sido una semana muy intensa desde la última vez que os escribí porque entre medias hemos pasado los doldrums, a los que tanto miedo les teníamos en un principio y que al final nos han ido bastante bien.

Antes de los doldrums íbamos todos muy pegados, con el Brunel un poco escapado por delante y los demás todos a dos millas, a una, a cinco, unos más adelante que otros. Fue una semana muy intensa, pero creo que lo hicimos bastante bien para mantener siempre el contacto con los demás y con todas las opciones que ya teníamos abiertas. Y así fue, llegaron las calmas -que aquí en el pacífico donde estamos son muy al sur y no es como en el Atlántico, donde están muy cerca del ecuador- y las pasamos en unas 24 horas, con chubascos, lluvia, roles, etc... Sabíamos que era un momento clave para la regata al estar todos tan juntos y creo que estuvimos bastante acertados.

En esta etapa hemos tenido varios momentos en los que no nos hemos sentido muy rápidos"

La tripulación lo dio todo en esas 24 horas para poder sacar el máximo partido. Es difícil en esas condiciones seguir con el sistema de guardias, ya que hay muchos cambios de velas. Cuando viene una nube hay que estar todos en cubierta porque nunca sabes si va a traer mucho viento o poco viento, lluvia o no lluvia, etc... Así que bueno, trabajamos muy duro esas 24 horas y la verdad es que Jean Luc, el navegante, también estuvo muy acertado y fuimos ganando Este. Nuestra estrategia fue ser el barco más al Este. Nos costó mucho porque Dongfen era el que estaba más al Este, pero en un par de nubes conseguimos cambiar de lado. Luego, efectivamente el viento vino del Este y conseguimos ser los primeros en salir.

La parte buena es esa, que salimos primeros de los doldrums con cinco millas de ventaja sobre el Abu Dhabi y el Dongfeng, lo que está muy bien después de haber estado peleando como titanes durante las calmas. A partir de ahí empezaba otra regata con unas 1.200 millas de recorrido hasta Auckland y, más o menos, en línea recta.

En esta etapa hemos tenido varios momentos en los que no nos hemos sentido demasiado rápidos y la verdad es que quizás todo lo bien que lo hicimos en las calmas después no nos ha ido tan bien, porque ayer nos equivocamos un poquito en la estrategia y, en vez de tirar a correr con los demás, mantuvimos más el rumbo a meta y han conseguido pasarnos.

Con muchas ganas de llegar ya, de llegar en el podio y, por qué no, de pelear por la victoria"

Pero la verdad es que estamos muy contentos. Yo, personalmente, estoy muy contento por estar con opciones de ganar la etapa después de 20 días de regata. Rivales directos como son Alvimedica y Brunel están a más de 50 millas por detrás, lo que nos da bastante tranquilidad para luchar hasta el final con Abu Dhabi y Dongfeng, aunque es verdad que hoy en día ellos son un poquito más fuertes y tienen un puntito más de velocidad, pero todavía quedan millas. Ahora mismo acabamos de recibir el último parte de posiciones y nos llevan 11 millas de ventaja y quedan 700, así que bueno, todavía queda mucho bacalao y hay que pelear a muerte.

A bordo todo va muy bien. La gente está contenta porque nuestra meta era estar peleando por la etapa y ojalá podamos estar en el podio, que es el mayor objetivo. Nos quedan unos tres días para llegar y se nota también que la gente se está viniendo un poco arriba, porque esas calmas de hace un par de días todavía están pasando factura. Así que con muchas ganas de llegar ya, de llegar en el podio y, por qué no, de pelear por la victoria. A ver qué pasa. Todavía queda un poquito y hay que seguir concentrados, a ver si somos capaces de aguantar hasta el final.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50