Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Los que cantaron lo pagarán”

Ollero, presidente del Betis, condena los gritos machistas de sus ultras pero lamenta que la acusación se base “en pruebas inconsistentes”

El estadio Benito Villamarín es un auténtico hervidero. A medio kilómetro, en la ciudad deportiva Luis del Sol, la primera plantilla del Betis se ha entrenado a puerta cerrada tal y como estaba previsto en su agenda. “Rubén está mal”, ha confesado el entrenador, Pepe Mel, a sus íntimos. El delantero abandona las instalaciones como siempre, siendo uno de los primeros. Se marcha a su casa. Es el máximo goleador de la historia del Betis con 99 goles. Ahora ha marcado uno en los últimos seis partidos. La repercusión de los cánticos machistas vertidos en el estadio bético por un grupo de ultras contra su expareja ha sido brutal y la decisión de la Comisión Antiviolencia de proponer el cierre de la grada de Gol Sur del estadio han puesto al Betis en el centro de la polémica.

El director de la Liga no informó a la policía ni al club de nada

Juan Carlos Ollero, presidente del Betis

Del propio Villamarín han salido también varios miembros de la policía con las cintas de las cámaras de seguridad instaladas por la Liga de Fútbol Profesional (LFP), en las que se graban todo lo que ocurre en las gradas. Curiosamente, no disponen de audio. La policía, no obstante, ha tranquilizado al Betis. “Los vamos a coger seguro”, han afirmado los agentes. Las cámaras permiten tomar primeros planos de los aficionados y es cuestión de tiempo que los que entonaron el cántico contra la expareja de Rubén sean identificados y caiga sobre ellos el peso de la ley. La policía cuenta también con las cintas de los dos partidos ofrecidos por La Sexta, el de la Ponferradina, y Canal Plus, el del Girona.

En la planta noble del estadio, el presidente Juan Carlos Ollero atiende en exclusiva a este diario. Entre cigarro y cigarro su discurso muestra que es un hombre indignado y enfadado a partes iguales. “Los que cantaron esa barbaridad lo van a pagar. El Betis se pone a disposición de cualquier instancia para identificar a los autores de ese cántico tan atroz”, afirma el dirigente, que lanza un aviso al grupo radical Supporters Sur, de donde presuntamente salieron los cánticos contra la expareja de Rubén Castro. “Si tuviéramos pruebas de que este grupo es responsable de manera directa o indirecta de estos cánticos actuaríamos en consecuencia. Le aplicaríamos la ley, por supuesto. Si persisten en esta actitud se están jugando su futuro en nuestro campo”, aclara Ollero, dispuesto a seguir el camino del Barcelona o el Madrid, que han expulsado a los radicales de su estadio. Ollero reconoce que no ha hablado del asunto de los maltratos con Castro, imputado por cuatro delitos de maltrato y uno de amenazas.

Otros cánticos denunciados

Con el año nuevo, los cánticos vejatorios llegaron a los informes de la LFP y a la Comisión Estatal contra la Violencia. Estos son algunos de los documentados desde el día 15.

Jornada 23 de Primera. Barcelona-Levante. Grupo Amogavers. “¡Es un borracho, Cristiano, es un borracho!”

Jornada 24 de Segunda. Zaragoza-Barça B. Grupo Ligallo. “Oh le le, oh la la, ser del Barça, es ser un subnormal”.Betis-Ponferradina. Supporters Gol Sur. “La Giralda de nuestra ciudad, verá sólo un equipo llorar, el equipo bastardo y penoso, el equipo de las putas del Pizjuán”.

Jornada 24 de Primera. Deportivo-Celta. Riazor Blues. “¡¡Puta Vigo oe oe !!”.

“De este tema no he hablado con él. Hay un procedimiento abierto y en principio es un hombre presuntamente inocente”, señala el dirigente bético, descontento con la actuación de la Liga de Fútbol Profesional y la celeridad con la que la Comisión Antiviolencia ha propuesto el cierre de una grada del estadio bético, medida inédita hasta el momento desde que se iniciaron los controles en los campos del fútbol profesional después de la muerte de un ultra del Deportivo el pasado 30 de noviembre. “Sabe usted que el director de la Liga no informó a la policía ni al Betis de que se hubieran dado esos cánticos ofensivos a la conclusión del partido ante la Ponferradina. Es más, en el informe con las denuncias de la Liga de esa semana (martes 10 de febrero) no aparecen los cánticos sobre la expareja de Rubén. ¿Y sabe usted por qué? Porque el informador no los escuchó, como no los escuché yo ni los aficionados. Que nadie piense que esta afición miró hacia otro lado cuando se produjeron los cánticos. No se escucharon”, recalca Ollero. “No tengo constancia de que nos hayan sancionado por un vídeo colgado en la red por no se sabe quién. Lo que sí digo es que la Liga y la Comisión Antiviolencia nos han propuesto una sanción inédita y muy dura con pruebas inconsistentes y de manera precipitada”, añade.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información