Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Con los años te acomodas y necesitas que te den un empujón”

Jorge Lorenzo cree que si comenzara el Mundial de motociclismo ahora mismo podría, como mínimo, pelear por la victoria.

Jorge Lorenzo, en el garaje de su equipo durante los entrenamientos de pretemporada en Sepang. Ampliar foto
Jorge Lorenzo, en el garaje de su equipo durante los entrenamientos de pretemporada en Sepang. EFE

Cree que si comenzara el Mundial de motociclismo ahora mismo podría, como mínimo, pelear por la victoria. Jorge Lorenzo (Palma de Mallorca, 27 años) ha moldeado su cuerpo con tozudez entre noviembre y enero. Y al subirse a la moto por primera vez ha comprobado que también su máquina está engrasada. Antes de hacerlo, en Sepang, donde Marc Márquez fue el más rápido a una vuelta pero él volvió a ser tan constante en el ritmo como acostumbraba, el de Yamaha charló con EL PAÍS.

Pregunta. ¿Qué tal se está en Punta Cana?

Respuesta. Bien. Fui con dos amigos. No me gusta demasiado el invierno, así que busco habitualmente sitios calurosos y con sol. Los últimos años había pasado las vacaciones en México, pero este volví a Punta Cana. Tengo allí a algún amigo que nos aconseja dónde ir.

P. ¿Cuántos han sido sus días de descanso este invierno?

R. Seis. Poquitos. Y en Punta Canta hacía media horita de cardio y algunas flexiones y también pesas. Una hora cada día, que no tiene nada que ver con las siete horas que hacemos habitualmente.

P. Se le ve muy fino, dicen que no para de entrenarse. Entiendo que no quiere caer en los mismos errores que en 2014.

R. Hago una sesión doble de entrenamiento cada día. Marc [Rovira, su preparador] no me deja descansar. Aunque esté agotado hay que hacer sesión por la tarde. Y no me deja solo ni una mañana. A veces entrenamos también los sábados. Y se está notando. No estaba en este peso desde 2008. Empecé con 61 ó 62 kilos mi aventura en MotoGP y en 2009 ya pasé a 65 ó 66 kilos, peso en el que me mantuve durante cinco años. Ahora he vuelto a los 62. Y eso que muscularmente estoy más formado que a los 20 años, tengo más hombros y estoy más fuerte.

El año pasado llegué a estar tan débil físicamente que creía que me pasaba algo”

P. El año pasado cambió hasta tres veces de preparador físico. Parece que al final dio en el clavo.

R. Lo tuve claro desde que empecé a entrenarme con él, supe que había encontrado un entrenador que entendía qué necesitaba para dar otra vuelta de tuerca y mejorar mi rendimiento en moto. En 2013 estaba muy bien físicamente, hice un gran final de temporada. Pero creía que me faltaba algo más. Hasta que di con Marc. El problema fue que estaba tan débil físicamente cuando empezamos a entrenar poco antes de Argentina [a finales de abril] que realmente pensaba que me pasaba algo: un día estaba superdébil, tanto que me costaba subir unas pocas escaleras, y otro día estaba bien. No entendíamos nada. Me hice un montón de pruebas físicas, pero todo estaba bien. Después de semanas de entrenamiento vi que no había ningún problema y que sólo era cuestión de trabajo y más trabajo.

P. Decía que ahora no le dejan descansar, ¿necesita a un entrenador así?

R. Yo soy muy exigente conmigo mismo, pero al final tú te exiges un 50%, necesitas a alguien que te exija el otro 50%. Sin entrenador no estaría así, hay muchas distracciones hoy en día. Además, con lo que has conseguido a lo largo de los años te vas acomodando. Por eso necesitas a alguien que te levante por las mañanas o que te diga que hay que seguir entrenando cuando estás muy cansado, que te dé un empujón.

P. ¿Ha incorporado otras disciplinas a su entrenamiento?

R. Ahora también me entreno con motos grandes. Hemos combinado el motocross, sin saltos, con algunas sesiones, pocas, de dirt track. Creo que en la combinación de varias especialidades está la clave para ser un piloto más completo. Además, si te centras mucho en una especialidad muy diferente de MotoGP puedes coger muchos vicios y confundirte.

P. ¿Influirá ese cambio en su estilo, tan fino?

No perdí la confianza, pero todo iba mal y me veía muy lejos de mi mejor rendimiento”

R. Creo que no. Mi estilo es lo que me ha permitido destacar en comparación con otros pilotos que han llevado la misma moto. Con otro estilo habría obtenido resultados más pobres, como la mayoría de mis compañeros de equipo.

P. Entonces, ¿el objetivo no es ganar agresividad?

R. No, mi estilo no es perfecto, pero sin serlo es también uno de los que mejor se adapta a la Yamaha.

P. ¿Qué cree que pesó más en el mal inicio de la temporada pasada, la mala forma física o la falta de confianza?

R. Fueron muchas las circunstancias negativas que se juntaron en nuestra contra: físicamente yo mejoraba muy lentamente, la moto era más nerviosa, los neumáticos eran más duros… Y las cosas no salían. Así, la mentalidad y la actitud, aunque no se quiera, son negativas. Y esa negatividad crea más nervios y hace que veas el vaso medio vacío y no medio lleno.

P. ¿Perdió la confianza?

R. No es que perdiera la confianza, pero todo iba mal y me veía muy lejos de mi mejor rendimiento. Si quería luchar por el título tenía que acabar, como mínimo, en el podio. Y no estaba preparado para hacerlo. Estaba preparado para hacer quinto o sexto, pero intentaba ganar la carrera. Sobrepasé mis límites ya en la primera carrera, en Qatar.

P. ¿Qué espera de la M1 en 2015?

R. Hace dos o tres años nuestro hándicap era la aceleración, pero al cambiar de 800cc a 1.000cc mejoramos mucho en esa área: ganamos en potencia y en par motor, las motos salían con más facilidad de las curvas lentas. A partir de entonces el mayor problema fue la frenada. El año pasado mejoramos poco a poco, pero no lo suficiente para estar a la altura de Honda, por eso se nos complican las luchas cuerpo a cuerpo, ya que ellos siempre tienen las de ganar en los adelantamientos, con su moto puedes frenar más tarde y en menos metros. Si logramos reducir la distancia de frenada será más fácil luchar con ellos.

P. ¿Confía en disponer de ese famoso sistema de reducción sin embrague para cuando empiece el curso?

R. No nos han prometido nada, porque con la tecnología no se pueden hacer promesas. No sé si esa pieza estará lista para mejorar la frenada, pero yo confío en Yamaha y creo que algo mejoraremos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información