Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gabi: “Solo le he dicho que había sido penalti y expulsión”

El árbitro sacó la roja al capitán rojiblanco al descanso tras una trifulca camino de los vestuarios

Arda lanzó una bota a uno de los jueces de línea

Arda, rodeado de jugadores del Barça
Arda, rodeado de jugadores del Barça

Dos expulsiones, una bota arrojada por Arda que sobrevoló la cabeza de un asistente, piques entre jugadores y Ansaldi, que no estaba convocado por lesión, en comisaría, al parecer por discutir con un policía cuando quería acceder al estadio en su coche y no llevaba la documentación que le fue requerida. Según la Cadena Ser, el jugador pilló la mano del agente con el coche. Una noche frenética y brusca en la que apareció el Atlético en el campo en el segundo acto y el recuento de jugadores arrojó que Gabi no estaba. La expulsión dejó el partido a la mitad después de una parte tan emocionante como histérica. El ambiente se caldeó camino de los vestuarios cuando Gil Manzano señaló el final del primer tiempo. Torres, Mascherano, Gabi, Neymar, Unzué y Germán Burgos se arremolinaron a la entrada de la escalerilla de acceso al vestuario. Ya dentro, Gabi se dirigió al colegiado. Este ya le había mostrado tarjeta amarilla al protestarle por no señalar penalti tras una mano de Jordi Alba a remate de Griezmann. El rebote generó el contragolpe del 2-3 y el capitán rojiblanco vio la primera amarilla. "Le he dicho: 'Jesús, cuando lo veas en televisión te darás cuenta de que era penalti y expulsión'. Se lo he dicho delante de 50 personas", aseguraba resignado Gabi. El propio colegiado refrendó la versión en el acta añadiendo que la indicación se la había hecho Gabi señalándole con el dedo.

Con diez jugadores y el 2-3 en el marcador, ya no había partido ni posible épica para el Atlético. Simeone, para paliar la expulsión de su capitán, sentó a Griezmann para dar entrada a Saúl. "En el segundo tiempo por decisión mía el equipo jugó con la intención de que no nos hicieran gol y sin aspiración de hacer uno", explicó Simeone. El técnico trató de bajar el caldeo de los suyos con otros dos cambios. Primero sentó a Juanfran, que anda caliente con Neymar desde el partido de Liga en el Camp Nou. El lateral del Atlético le recordó con los dedos el 7-0 de Alemania a Brasil en el Mundial. El gesto levantó polvareda en las redes sociales. Edmilson, ex internacional brasileño y ex jugador del Barça pidió "respeto para la selección pentacampeona del mundo". Las filigranas del brasileño no fueron del agrado de los rojiblancos. "Neymar hace determinados gestos solo cuando va ganando", le recriminó Gabi. "Neymar va a tener este tipo de problemas a lo largo de su carrera, tira caños, habla… Ya sabemos cómo es", le reprocha Cani. De alguna manera, las ruedas de los entrenadores dieron parte de las batallas que hubo en el campo. Incluso hubo cruce de mensajes.

En defensa de Neymar salió Luis Enrique: "La actitud de Neymar es la que siempre tiene, un jugador con mucho desparpajo y que nos aporta mucho. Entiende el fútbol así y no lo vamos a cambiar". El técnico del Barça optó por cambiar al brasileño ante el temor de que fuera cazado con alguna entrada dura: "Ha habido un momento que el partido se ha puesto feo, y hemos decidido quitarle. Hay que vigilar, porque hubo un momento que el partido parecía otra cosa", admitió el técnico azulgrana. "No tengo nada en contra de Neymar, no le conozco personalmente y como futbolista tampoco mucho. Las cosas del campo se quedan en el campo", relataba con calma Juanfran en la zona mixta.

Uno de los más desquiciados y desbordado por la temperatura que alcanzó el partido [I]fue Arda, que también pudo ser expulsado cuando lanzó una bota en dirección al asistente. Gil Manzano no se atrevió a expulsarle ni su ayudante le presionó para ello pese a que la trayectoria le podía haber impactado de no haber estado siguiendo la jugada en cuclillas. "Arda se equivoca al tirarle la bota al asistente, se entiende desde una situación de nerviosismo, pero es reprochable", reconoció Clemente Villaverde, gerente del Atlético. Mario Suárez también fue expulsado por una patada fea a Messi.

Los incidentes, terminaron por anestesiar un encuentro que nació con todos los aditivos del frenesí que generan las grandes eliminatorias coperas. Hasta poco antes del partido, las terrazas de la calle Toledo estaban atestadas, la gente parecía agradecer otro de esos cálidos días de enero que parecen reforzar la apología del cambio climático. En la hierba del Calderón, reunidos todos, con el Profesor Ortega en el centro, los jugadores del Atlético rompieron de inicio con la tradición de calentar por separado titulares y suplentes. Fue la primera señal que emitieron los futbolistas de Simeone del ritual diseñado para tratar de remontar el 1-0 de la ida. El Thunderstruck de AC/DC, antes de que los dos equipos regresaran del vestuario para empezar el partido, fue otro indicio de la épica que preparaba el Atlético. Hacía tiempo que la guerrillera canción rockera no ejercía de telonera de la salida del Atlético. Ya se sabe, que cuando el Thunderstruck repica en el Manzanares el voltaje del graderío se duplica. La salida del Atlético fue acorde con toda la parafernalia preparada para la ocasión. Incluido el lanzamiento de papelitos, esa escenografía tan argentina, evocadora del Monumental de River Plate en la final del Mundial 78. Salió como un tiro el equipo de Simeone. Esa presión alta tan atrevida que tanto le hace dudar a este Barça tuvo sus frutos al primer minuto. Un despeje orientado de Siqueira, lo controló Torres, que cruzó un magnífico derechazo desde la frontal del área, previo baile a Mascherano. Besó la hierba Torres tras su fulgurante y excelsa maniobra. El animador del club hizo corear por tres veces a la hincada el nombre del ídolo retornado. Era su primer gol en casa desde que regresó. El guion parecía perfecto, pero caprichoso el fútbol, traicionero para el Atlético esta vez, fue un contragolpe y una jugada a balón parado, sus dos grandes especialidades, las que torpedearon su clasificación antes del primer tiempo. El segundo ya no existió.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información