Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Villarreal, a cuartos con solvencia

El grupo de Marcelino, con un gran Gerard Moreno, supera con oficio a la Real

Gerard Moreno persigue a Bergara. Ampliar foto
Gerard Moreno persigue a Bergara. EFE

En un encuentro copero, vivo e intenso, el Villarreal demostró oficio, actitud y solvencia para elimina a la Real a la que le tiene cogida la medida en esta temporada, superior en los tres envites en los que se han enfrentado. Su esfuerzo y profesionalidad le valieron para clasificarse a los cuartos de final en los que se verá con el Getafe. Al calor de Anoeta, no se venció el conjunto de Moyes que siempre tuvo la eliminatoria a dos goles. Se esforzó la Real que apenas tuvo opciones ante un equipo que cree en lo que hace, comprometido como pocos. Todos cuentan para Marcelino, feliz con el potencial que dispone y lo demuestra confiando en todo su grupo.

Salvo por los laterales, David Moyes apostó por disponer de su mejor once, a diferencia del Villarreal que dejó a sus futbolistas referencia en el banquillo. Confianza extrema en su plantilla. Destacaba la presencia de Musacchio, de nuevo capitán ante la suplencia de Bruno, y tras casi cuatro meses parado por una grave lesión muscular y en un encuentro de máxima exigencia. Le funciona el plan a Marcelino. Para muestra Gerard Moreno, el cuarto delantero del equipo y que en cada ocasión que tiene ofrece un rendimiento alto. El delantero catalán golea, asiste y trabaja. Una bendición para el técnico asturiano y el Villarreal.

R. SOCIEDAD, 2-VILLARREAL, 2

Real Sociedad: Rulli; Aritz Elustondo, Mikel González (Finnbogason, m. 76), Íñigo Martínez, Yuri; Rubén Pardo, Granero; Xabi Prieto, Carlos Vela, Canales (Chory Castro, m. 61); y Aguirretxe. No utilizados: Zubikarai; Elustondo, Bergara, De la Bella y Hervías.

Villarreal: Asenjo; Rukavina, Musacchio, Dorado, Jaume Costa; Moi Gómez (Cheryshev, m. 78), Pina (Bruno, m. 65), Manu Trigueros, Nahuel (Mario, m. 689; Giovani y Gerard Moreno. No utilizados: Juan Carlos; Gabriel, Jonathan dos Santos y Vietto.

Goles: 0-1. M. 26. Gerard Moreno. 1-1. M. 44. Carlos Vela. 1-2. M. 73. Giovani. 2-2. M. 74. Granero.

Árbitro: Velasco Carballo. Expulsó a Musacchio por doble amarilla (m. 82). Mostró cartulina amarilla a Rubén Pardo, Mikel González, Íñigo Martínez, Carlos Vela, Nahuel, Giovani, Gerard Moreno y Cheryshev.

17.066 espectadores en Anoeta.

Con mejores mimbres en el centro del campo, La Real acaparó de inicio el esférico con cierta intención y escasa efectividad, previsible para un Villarreal juicioso y organizado. Fue del conjunto amarillo la primera ocasión tras un excelente pase de Nahuel, el jugador argentino de 18 años del filial, al interior del área de la Real donde acudió Gerard Moreno que en una finta se deshizo de dos defensores y su posterior pase fue rematado de derechas por Manu Trigueros obligando a Rulli a realizar una excelente parada. Un aviso para el conjunto de David Moyes, desesperado en la banda. La Real está lejos de sus pretensiones. Con poco, bien posicionado sin más, el Villarreal aguantaba sin apuros el empate que le clasificaba. Y antes de la media hora, el conjunto amarillo ponía la eliminatoria en franquicia tras una excelente arrancada de Giovani que cedió el esférico a Gerard Moreno, cuya diagonal de dentro hacia fuera desde el vértice izquierdo del área defendida por Rulli, resultó indefendible para los defensores realistas, así como para el portero argentino el posterior disparo combado y de zurda del delantero catalán formado en la cantera amarilla. Gerard Moreno repetía la misma acción con la cual se estrenó como goleador en Primera en Ipurúa y ante el Eibar.

Le faltaba claridad a la Real para dar lustre a su juego y para asustar a un Villarreal serio, convencido y trabajado, que sabe sufrir con el balón y disfrutar con él. Atacaba mucho y sin criterio la Real. Al contrario que el Villarreal cuyo cada acercamiento esporádico al área de Rulli despertaba el murmullo y el recelo de la grada de Anoeta, correcta con su equipo. Alcanzó la Real, sin embargo, un empate al filo del descanso, conseguido por Vela al cazar el rechazo de Asenjo tras un cabezazo de Aguirretxe a la salida de un córner. En la primera ocasión la Real cantó bingo.

El partido cobró vida, lanzada a por todo la Real, ambicioso el Villarreal que no se limitaba a defender para evitar sustos finales. Demostró de nuevo Rulli su agilidad y reflejos a un remate de cabeza de Musacchio. El portero argentino mantenía las esperanzas realistas ante el buen hacer amarillo y sus vertiginosas salidas al contragolpe. No le faltó pasión a la Real, sí futbol, para revertir la eliminatoria. Marcó Giovani para el Villarreal y al minuto contestó Granero en una gran acción asociada con Vela a falta de un cuarto de hora. Hermoso encuentro en Anoeta, muy copero. Se clasificó el Villarreal, quien más lo mereció.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información