FÚTBOL / REAL MADRID

La garra de Isco

El centrocampista del Madrid se ha transformado: une el esfuerzo y el carácter al talento y se desvive por el equipo

Isco, rodeado por cuatro jugadores del Espanyol
Isco, rodeado por cuatro jugadores del EspanyolJESUS AGUILERA (DIARIO AS)

Una de las últimas imágenes del partido de ayer entre Real Madrid y Espanyol (3-0) fue la de Isco cogiendo aire. Espalda doblada hacia abajo, manos en los gemelos y a respirar. El cuarto árbitro acababa de levantar el cartelón del tiempo añadido y el ex del Málaga consideró que había llegado el momento de tomarse un pequeño respiro. El equipo iba ganando 3-0 y quedaban un par de minutos antes de marcharse a los vestuarios. Poco antes, el Bernabéu había coreado su nombre.

“El público apoya a quien trabaja”, suele decir Carlo Ancelotti. Isco ha aprendido a hacerlo. Tanto que transmite algo impensable hasta hace 12 meses: representa ahora mismo la garra del Madrid. El esfuerzo, el sacrificio, las ganas de correr y trabajar para ayudar atrás. El pequeño fanstasista es incansable. Defiende, ataca, se desmarca, no pierde nunca la pelota y casi siempre elige bien. Ayer, durante el partido contra el Espanyol, arrastraba hasta a cinco rivales cada vez que se asomaba al balcón del área de Kiko Casilla.

Tiene continuidad en el juego, algo que no tenía el año pasado y en ese aspecto es donde ha mejorado”, dice Ancelotti

“Está jugando muy bien desde hace mucho tiempo, tiene continuidad en el juego, algo que no tenía el año pasado y en ese aspecto es donde ha mejorado”, comentó Ancelotti después del partido al mismo tiempo que aseguraba no estar sorprendido por el crecimiento que ha tenido Isco en los últimos meses. El año pasado el técnico se empeñó en hacer de él un Seedorf. Ahora, le ha convertido en un Modric. Desde la lesión del croata a mediados de noviembre, el técnico italiano ha retrasado su posición en el campo. Está convencido de que los buenos tienen más recorrido con la pelota si empiezan desde más atrás y que lo otro es cuestión de sacrificio.

Cuando Modric se lesionó en San Siro en un amistoso contra Italia le preguntaron a Ancelotti si se planteaba cambiar de sistema y volver a poner a Isco en la mediapunta como había hecho en alguna ocasión la temporada pasada. “Lo que me estoy planteando es hacerle jugar en la posición de Modric”, contestó. Más de uno se quedó sorprendido. Pero Ancelotti lo ha conseguido de nuevo. Isco ha jugado este año de extremo, de interior y de mediocentro. De todo, con tal de jugar y sumar minutos.

Contra el Espanyol dio 63 pases buenos de 73  y fue el jugador más participativo: estuvo presente en 53 acciones

Y ha demostrado que lo sabe hacer. Ha unido a su talento lo que le faltaba para ser un jugador completo: garra, carácter y continuidad. Ha aceptado todas las consignas de Ancelotti y esta temporada lleva 1.880 minutos, cuatro goles y diez asistencias.

En los partidos en los que el Madrid sufrió más (Valencia y Atlético) el malagueño fue el único, junto a Marcelo, que no tiró la toalla. Ayer dio 63 pases buenos de 73 (por los 71 de 76 de Kroos, por ejemplo), hizo cinco regates, finalizó 11 jugadas y fue el jugador más participativo: estuvo presente en 53 acciones. “Hemos apretado más y hemos presionado bien. Además, hemos tenido fortuna de cara al gol, algo que no habíamos tenido en los dos partidos anteriores”, resumió el malagueño en GolT al final del partido.

“Isco no tiene costumbre de defender como mediocentro defensivo junto a Kroos, pero es solo un problema defensivo, tenemos que probarlo, no tenemos mucho tiempo, pero tengo confianza en él”, decía Ancelotti a mediados de noviembre cuando se vio obligado a prescindir de Modric. En su cabeza ya estaba la idea de experimentar con Isco. Para él técnico el problema no era de calidad –algo que le sobra al malagueño- sino de sacrificio. Lo ha entendido Isco que se desenvuelve de maravilla al lado de Kroos dando calidad al Madrid en la fase de posesión y creación y replegando cuando la pelota la tienen los rivales.

“No sé cómo reaccionaría en fase defensiva, pero lo puede hacer. Está muy enchufado y puede jugar en cualquier posición”. Esa era la única duda de Ancelotti. Se la ha despejado Isco en menos de dos meses.

Sobre la firma

Eleonora Giovio

Es redactora de deportes, especializada en polideportivo, temas sociales y de abusos. Ha cubierto, entre otras cosas, dos Juegos Olímpicos. Ha desarrollado toda su carrera en EL PAÍS; ha sido colaboradora de Onda Cero y TVE. Es licenciada en Ciencias Internacionales y Diplomáticas por la Universidad de Bolonia y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS