“Puedo estar muchos años en Nueva York ”

El Cosmos presenta a Raúl como uno de los pilares de su resurrección y futuro

Raúl muestra su camiseta del Cosmos.
Raúl muestra su camiseta del Cosmos.Noah K. Murray (USA Today Sports)

Desde la última estación en la carrera de Raúl, de 37 años, el Cosmos quiere reemprender su camino. Son las cosas del fútbol, que tiene una lógica muy particular. El club de Nueva York comenzó a escribir este martes “un nuevo capítulo” en su historia, como dijo Seamus O’Brien, su dueño y presidente. Raúl González, el nuevo siete del equipo, fue presentado con toda la liturgia de los momentos grandes. El Cosmos necesita la leyenda del astro blanco que, a cambio, recibe un proyecto que renace, menor, pero tal vez ideal para despedirse como futbolista profesional al tiempo que aprende las maneras de técnico y gestor. El deporte, en EE UU, es un negocio muy serio.

“Quiero dar las gracias al club por creer en mí, por el honor de formar parte de este proyecto y contribuir en su futuro. Mi foco está en el campo, pero también quiero ayudar a formar jóvenes jugadores”, pronunció Raúl en inglés bajo la sonriente mirada de su esposa, Mamen; su amigo el torero Enrique Ponce, y el Cónsul General Juan Ramón Martínez Salazar, madridista de escudo en la solapa. El acto estuvo repleto de detalles amables, entre ellos un vídeo de Casillas y Sergio Ramos desde Madrid deseándole lo mejor. En la abarrotada sala de prensa del Four Seasons Hotel, cerca de Central Park, la adoración por el jugador era absoluta.

El contrato del futbolista es por dos años, e incluye su contribución en la academia del club

Los goles son lo de menos en este fichaje. Es un acuerdo repleto de intangibles. En el Cosmos se retiró Pelé y por aquí pasaron Beckenbauer y Neeskens. Casi nada. Con Raúl llega otra dosis del viejo fútbol europeo a un país donde este deporte no acaba de quitarse la gorra adolescente. Es el fútbol con f, el de cracks como él, de físico peculiar, raras habilidades y con ese aroma a superviviente que da la calle. El escritor Manuel Vicent asegura que Raúl corre como si acabara de robar la cartera a alguien. Exagera sin duda, pero algo de eso hay.

Más información
Raúl: “Es un proyecto apasionante”
Nueva York se rinde a Raúl
Retiradas: El último pelotazo

Sus primeras horas en Nueva York no han podido ser mejores, pese al invierno temprano y desapacible. En Central Park, un días antes de su presentación, acabó jugando un partidillo con quince niños. “Lo chavales aquí ven fútbol europeo. Nosotros, los jugadores de allí, podemos aportar mucho para formarles. Quién sabe si EE UU ganará algún día un Mundial. Para eso hay que trabajar desde la base, como vamos a hacer en el Cosmos”, declaró el jugador español.

El contrato del futbolista es por dos años, e incluye su contribución en la academia del club, pero ni él ni la entidad se marcan límites. “Puedo estar mucho tiempo aquí. Si en seis meses veo que mi cuerpo dice basta, pararé. Hace 20 años que debuté. He jugado en el Real Madrid, en Alemania, en Qatar… Esto es lo que quería para el final de mi carrera. No hay ciudad como Nueva York ni club como el Cosmos. Quiero contribuir al esfuerzo que están haciendo. Si vuelvo a España, por supuesto, sería al Real Madrid. Es mi casa”.

Compartirá equipo con Marcos Senna y con el defensa español Ayoze

La componente familiar, sus cinco hijos, ha tenido una enorme influencia en la decisión de uno de los mayores goleadores que ha dado el fútbol mundial.“Hay una palabra en la vida que me gusta: pasión. Es lo que he sentido esta semana. Este es un gran reto personal y familiar. Voy a afrontarlo como si acabara de debutar. Quería una experiencia así para los míos. Este proyecto lo tiene todo. Podía haber tomado otro camino, pero estoy en un momento en que quiero adquirir formación, experiencia, porque no es lo mismo jugar que dirigir, y este es el lugar ideal”.

Raúl no aspira a demostrar nada con su aventura americana, ni siquiera a ganar títulos, botas de oro ni reconocimiento mundial, pero para el Cosmos, que milita en la segunda división del soccer (NASL) y juega en un estadio universitario de apenas 12.000 plazas, su llegada es oro puro. Compartirá vestuario con otros dos españoles. Marcos Senna, internacional con la selección y uno de los artífices de la Eurocopa de 2008, y el defensa Ayoze García.

La temporada comenzará en la primavera de 2015, y Raúl está convencido de que le deparará no pocas emociones. “Se ve una gran evolución en el fútbol estadounidense. El nivel de Europa es incomparable, pero lo que he visto aquí me ha causado una gran impresión. La selección de EE UU está muy bien. En Europa he oído a muchos jugadores que les encantaría probar este fútbol”. Las referencias al gran duelo del fútbol europeo fueron inevitables: “Messi y Ronaldo no tienen comparación. Están por encima de todos y van a romper todos los récords”

En la aventura de Raúl ha tenido mucho que ver Giovanni Savarese, entrenador venezolano del Cosmos. “Primero convencimos a Marcos Senna, que aceptó entusiasmado. En España, un periodista me preguntó que a quién ficharía. Dije que a Raúl. Meses después, coincidimos en Qatar. Allí vimos la gran pasión que tiene por formar jugadores. Y le convencimos para construir una nueva estructura en este club. Le damos las gracias por ello. Nos sentimos muy orgullosos”, comentó.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS