El enigma Teerasil

El primer tailandés de la Liga dispara la popularidad del Almería en las redes sociales, pero apenas juega El viernes marcó por primera vez

Teerasil, a la derecha, contra el Betis.
Teerasil, a la derecha, contra el Betis.TONI RODRIGUEZ (AS)

El día que se anuncia el fichaje de Teerasil Dangda por el Almería, más un millón de visitas provenientes de Tailandia llegaron a colapsar la página web del Almería. Semanas después de su presentación oficial en julio, “los seguidores en Facebook pasaron de 12.000 a 382.000, un 3.000%, el club con mayor crecimiento del Mundo en el último año”, detalla César Hernando, responsable de redes sociales del equipo andaluz.

Cinco meses después, el interés mediático por el primer jugador tailandés en la Liga se mantiene intacto. El Muangthong United, propietario de los derechos de Dangda, pertenece a Siamsport, un gigante multimedia que mantiene desplazados a dos periodistas puerta con puerta con Mui, como le conocen en la intimidad. “Es el jugador más famoso de Tailandia, pero también el mejor, así que sería correcto compararlo con Cristiano Ronaldo más que con Beckham”, explica James Arwut, uno de estos dos reporteros: “Mandamos unas cinco piezas a la semana, desde entrenamientos hasta reportajes especiales”. La audiencia de Siamsport puede ver a Teerasil entrenando, Teerasil paseando por la playa del Zapillo, Teerasil disfrutando de una paella, el hostal donde John Lennon comenzó a escribir Strawberry fields forever hace ya casi medio siglo, Teerasil visitando el llamado Mini Hollywood del desierto de Tabernas y, por supuesto, Teerasil marcando el viernes en Copa ante el Betis. Su primer gol oficial en España, ni una asistencia, ni un sprint por la banda.

Desde su debut ha tenido una participación residual. “Su adaptación está siendo lenta, pero con armonía”, apunta Jorge Díaz, delegado del equipo. El idioma y una gran diferencia competitiva con la liga tailandesa son las vallas que hasta el momento no ha conseguido superar, y que ya habían truncado su aventura en el Manchester City en 2007, en el Grasshopper, suizo, la temporada siguiente, y un período de prueba en el Atlético el pasado año. “Si le hablas te mira, abre los ojos y se ríe, pero no entiende casi nada”, cuenta un miembro del club.

Pertenece a un gigante multimedia que envió a dos periodistas que siguen todos sus pasos

Cuando pasa por la zona mixta de su propio estadio, Dangda apenas se para, muestra su mejor sonrisa y se escuda en el congoleño Thievy, del que se ha hecho inseparable. Sus compañeros comentan entre risas que sólo han conseguido enseñarle a decir “Qué pasa, pisha”, pero que el joven de 26 años no está por la labor de demostrarlo. “Es una cuestión de timidez. A veces ni siquiera quiere salir a la calle por miedo a que le reconozcan”, aclara James en un castellano más que aceptable, “entiende más o menos un 70% de lo que le dicen, pero hablar es complicado”.

En los entrenamientos, las dificultades vienen por otro lado: “Es un delantero polivalente, con buena técnica, movimientos inteligentes y un buen nivel de definición”, explica Andrés Fernández, miembro de la dirección deportiva, “su mayor hándicap es la intensidad, la diferencia de velocidad en el juego”. En la pretemporada en Tailandia destacó. La competición doméstica estaba en el ecuador mientras que sus nuevos compañeros venían de unas largas vacaciones. Con el comienzo de la Liga, y con la llegada de un delantero fuerte y experimentado como Hemed y un fichaje cotizado como Thievy, el destino más frecuente de Dangda ha sido el banquillo. “Está claro que Francisco confía más en otros jugadores”, opina Fernández. El entrenador no fue consultado sobre el fichaje, aunque sí informado. “No queremos que la afición piense que es una cuestión de marketing. Más allá de la gira veraniega apenas lo hemos monetizado”, dice César Hernando.

Lo que en verano pasaba por un fichaje exótico e ilusionante está ahora en un punto complicado. El entorno del jugador confía en que la Copa del Rey y la marcha de Thievy y Zongo a la Copa de África le otorguen minutos y el protagonismo esperado. De no ser así, es más que probable que la aventura europea de Teerasil Dangda continúe lejos del Cabo de Gata.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS