Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La FIA responsabiliza a Bianchi de su accidente

El informe oficial subraya que el piloto, en coma desde octubre, no desaceleró lo suficiente

Un momento del rescate de Bianchi, en octubre en Suzuka. Ampliar foto
Un momento del rescate de Bianchi, en octubre en Suzuka. Getty

Jules Bianchi, que se encuentra en coma desde que el 5 de octubre protagonizó un accidente a 150 kilómetros por hora en el Gran Premio de Suzuka (Japón), “no frenó lo suficiente para evitar perder el control de su coche en el mismo punto en el que lo había hecho Sutil [y por eso se chocó contra la grúa que retiraba ese vehículo]“. Esa es la conclusión del informe oficial de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA).

Las 396 páginas que componen el documento resumen también “otras causas que contribuyeron al accidente, sin que ninguna de ellas lo hayan causado por sí solas”.

Así, menciona el drenaje del trazado japonés, que estrechó naturalmente el recorrido, dificultando la conducción, al inundar parte de la pista. El piloto, además, apretó al mismo tiempo el freno y el acelerador cuando perdió el control de su bólido, sin que funcionara el sistema de parada automática del motor previsto para esos casos porque su Marusia empleaba un sistema de frenado incompatible. En consecuencia, las ruedas se bloquearon e impidieron que el piloto variara su trayectoria para evitar la grúa.

A mediados de noviembre salió del coma inducido y fue trasladado a la Clínica Universitaria de Niza

A los 25 años, el francés lucha por su vida. A mediados de noviembre, más de un mes después del terrible accidente que sufrió, salió del coma inducido y fue trasladado desde el Hospital General de Mie, en Japón, donde permanecía ingresado desde entonces, a la Clínica Universitaria de Niza, en Francia. Su accidente, el más dramático de la F-1 desde la muerte de Senna, ha tenido consecuencias inmediatas. En Austin y São Paulo, las dos últimas pruebas del Mundial, en el que se impuso el británico Lewis Hamilton, se comenzó a probar un nuevo protocolo conocido como Coche de Seguridad Virtual, que obliga a los pilotos a reducir drásticamente la velocidad de sus monoplazas cuando Dirección de Carrera se lo requiera. De todos modos, todavía no está previsto que tal sistema se instaure de forma definitiva en las carreras, al menos inmediatamente

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información