Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Atlético rompe con los violentos

Tras la reyerta mortal del domingo, el club anuncia la expulsión como peña oficial del Frente Atlético

La medida afecta a cerca de un millar de seguidores radicales

Miguel Angel Gil Marin, consejero delegado del Atletico de Madrid a su llegada al estadio. Ampliar foto
Miguel Angel Gil Marin, consejero delegado del Atletico de Madrid a su llegada al estadio.

El Frente Atlético ya no tiene cabida en el Vicente Calderón. Miguel Ángel Gil Marín, máximo accionista del club, anunció ayer la expulsión de la peña ultra ubicada en el fondo sur del estadio. La batalla campal del pasado domingo entre los hinchas violentos del Atlético y los Riazor Blues, del Deportivo, que se saldó con la muerte del ultra coruñés Francisco Romero Taboada, ha terminado con la vinculación que el club rojiblanco mantenía con la peña desde 1982, uno de cuyos miembros ya fue condenado por el asesinato del seguidor de la Real Sociedad Aitor Zabaleta en 1998. La proliferación de cánticos xenófobos y racistas, con un alto grado de violencia verbal que afloraba desde el fondo sur del Calderón, también han pesado en la iniciativa. La decisión fue meditada en la tarde-noche del lunes en una reunión de la dirigencia rojiblanca y anunciada ayer a las tres de la tarde. Desde el domingo tanto Gil Marín como el presidente del club, Enrique Cerezo, recibieron fuertes críticas por la tibieza de sus mensajes tras la reyerta mortal.

Queda prohibida la exhibición de símbolos y bufandas del grupo en el Calderón

La medida tomada va en consonancia con el anuncio de la Comisión Nacional de Antiviolencia tras la reunión de urgencia que mantuvo el lunes ante la gravedad de los hechos acaecidos. El Frente Atlético no será la única agrupación ultra expulsada de los estadios. La Liga de Fútbol Profesional (LFP) está elaborando una propuesta de reglamento que apunta a todas las asociaciones de seguidores violentos que tienen vinculaciones como peñas oficiales de los clubes de fútbol españoles. Dicho reglamento será presentado por la LFP mañana jueves ante la comisión que se dará cita en el Consejo Superior de Deportes (CSD) y de la que también forma parte la Federación Española de Fútbol. El propio presidente de la patronal, Javier Tebas, ya había anunciado el lunes que las medidas que se van a tomar supondrían el "fin de los ultras".

Miguel Ángel Gil Marín. ATLAS

El Atlético oficializó la decisión a través de un comunicado oficial publicado en su página web. "En el día de hoy, el club ha recibido del coordinador de Seguridad de la Policía Nacional el acta oficial del partido, en el que se describen los hechos acontecidos así como los nombres de las personas que fueron identificadas y/o detenidas por la Policía por haber participado de manera directa o indirecta en la pelea multitudinaria", rezaba el comunicado. Los datos que reflejaba el acta fueron definitivos para la expulsión. Según fuentes del Atlético, los 15 seguidores rojiblancos que figuran en la investigación pertenecen al Frente Atlético. "Entre los identificados se encuentran un total de 15 personas que dicen ser seguidores del Atlético de Madrid, de los cuales siete eran socios abonados del club, uno era socio no abonado y siete no son socios de la entidad. Todos los socios han sido expulsados de forma inmediata, causando baja permanente como socios y sin posibilidad de volver a serlo en el futuro, mientras que los que no son socios no podrán darse nunca de alta como tales", subrayó.

135 entradas del Dépor sin utilizar

L. J. M., Madrid

Varios de los radicales del Deportivo detenidos por participar en la reyerta en la que murió Francisco J. Taboada llevaban entrada para acceder al estadio Vicente Calderón.

En un comunicado, el Atlético argumentó con la prueba de unos albaranes que envió directamente al Deportivo 580 entradas, divididas en dos envíos (365 y 215). El club gallego, por su parte, defendió que ese segundo envío de 215 pases le llegó a nombre de su federación de peñas, que es quien las habría distribuido. La investigación policial intenta esclarecer ahora si fue el club coruñés quien proporcionó a los radicales alguna de las 135 entradas del total de 580 que se quedaron sin usar.

“El acta policial refleja”, explicó el Atlético; “que la Policía identifica (...) a 22 aficionados del Deportivo que tienen en su poder 34 entradas de las cuales se detalla (...) que 13 de ellas pertenecen al primer envío y otras 21 al segundo. Que igualmente en la misma zona y junto a estas personas se identifica a cuatro seguidores de AlkorHooligans del Alcorcón con cinco entradas en su poder de las cuales dos pertenecen al primer envío, otras dos al segundo envío y uno fue comprada por Internet con ubicación en otra zona del estadio”.

La expulsión del Frente Atlético como peña oficial también supondrá que no tendrán derecho a la venta de entradas en los desplazamientos y que ya no dispondrán del habitáculo que tenían en el interior del Vicente Calderón para guardar sus instrumentos de animación. Esto último, dicen en el club, se permitía por recomendación de las fuerzas de seguridad para no tener que introducirlas en cada partido. También estará prohibida la exhibición en el recinto de cualquier distintivo que haga mención al Frente Atlético.

El grupo ultra ocupaba la grada joven o de animación, delimitada con vallas, y con una capacidad para unos 2.500 aficionados. El club calcula que, de esa cantidad, unos 700 pertenecen al Frente Atlético. Para evitar la entrada al estadio de los radicales que hasta ahora no han sido identificados en la investigación, el Atlético se remite a la Comisión Nacional de Antiviolencia, que elaborará un listado de ultras a los que se les prohibirá el acceso a los estadios de fútbol.

Los ultras del club madrileño no serán los únicos. La LFP elabora normas contra todos

La expulsión de la conflictiva peña no quiere decir que haya sido disuelta. "La disolución en términos legales del Frente Atlético no es competencia del club", explicaba el club en su comunicado. El Atlético también perseguirá a cualquier otro colectivo, peña o grupúsculo que pudiera surgir con otro nombre que no condene radicalmente la violencia o que utilice el nombre del Atlético de Madrid o sus instalaciones para defender ideas políticas, racistas o xenófobas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información