Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Premio para el Athletic, castigo para el Alcoyano

El equipo de Alcoi tuvo ocasiones para sentenciar la eliminatoria

El Athletic, al terminar el encuentro. Ampliar foto
El Athletic, al terminar el encuentro. AS

Claro, el campo, medía tres metros menos de ancho y de largo que San Mamés. Claro, a doble partido siempre hay remedio. Claro, tratándose del Alcoyano hay que contar con el tópico de la moral. Claro, como dijo Valverde, que el equipo pequeño se siente grande en estos partidos "y da el 200%" El problema es que el Athletic pensó en San Mamés y no en El Collao; que el Alcoyano apeló al fútbol y no a la moral que, como el valor, se le supone; y que el Athletic se dejó ir a pesar de estar plagadito de meritorios y castigados. Con lo uno y con lo otro, resultó que el Alcoyano fue mejor: más organizado, más sensato, mejor plantado y más decisivo. El empate no fue justo. Fue lo que ocurrió que no siempre coincide con lo que debió ocurrir.

A la media hora, el Athletic apenas había olido la hierba del área del Alcoyano y se encontró con un gol clásico de delantero centro olfateador. Ferrón, que ejerce de tal en el Alcoyano, metió el tobillo para desviar un centro raso desde la derecha. Un gol de pillo, un gol de delantero inteligente, un gol de defensa dormida. Un gol que retrataba la indolencia, la desgana, el desamparo del Athletic.

Alcoyano, 1-Athletic, 1

Alcoyano: Zabal; Salvador, Perona, Fuentes, López, Devesa; Alfaro (Bello, m. 74), De Dios, Rubio (Isarel, m. 67), Ramos; y Ferrón (Jorge Perona, m. 82) No utilizados: Mongil y Jero.

Athletic: Herrerín; Iraola, Gurpegui (Bustinza, m. 54), Laporte, Aurtenetxe; Morán (Beñat, m. 63), Rico; Susaeta, Aketxe (Aduriz, m. 63), Ibai Gómez; y Viguera. No utilizados: Iraizoz y De Marcos

Goles: 1-0. M. 32. Ferrón. 1-1. M. 91. Viguera.

Árbitro: Prieto Iglesias. Amonestó a Beñat

Unos 4.500 espectadores en El Collao

Y contento estaba el Athletic en El Collao, porque si el Alcoyano accedió prevenido al encuentro, con cinco defensas y cuatro centrocampistas, y sin embargo hizo un gol, en la segunda mitad, el equipo que dirige Óscar Cano se adueñó del partido en la segunda mitad, un equipo atrevido pero sensato, decidido pero no inconsciente que fue capaz de fabricar dos ocasiones más de gol con un disparo de Ferrón al poste, y otro de Jorge Perona contra el pecho de un sorprendido Herrerín. Ahí no estaba el partido, ahí estaba la eliminatoria, porque el Athletic solo disparo una vez a portería Y fue en el minuto 69, a cargo de un Ibai Gómez hasta entonces desaparecido. El portero Zabal lo detuvo junto al poste en la misma línea. Ni siquiera había pisado el área el Athletic: el disparo se produjo desde un lateral. El castigo le llegó al Alcoyano cuando más duele, en tiempo de prolongación. Viguera hizo de Aduriz, es decir, controló un balón medio llovido, se lo acomodó de espaldas y lo golpeó a la media vuelta al rincón de las agujas. Demasiado castigo para el Alcoyano, demasiado premio para el Athletic.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información