Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona esprinta por el Mundial

La capital catalana compite con Eugene y Doha para ser designada hoy sede de la cita atlética en 2019

Campeonatos de Europa de 2010 en Montjuïc. Ampliar foto
Campeonatos de Europa de 2010 en Montjuïc.

Barcelona esprinta hoy en pos del sueño que persigue desde 2007, organizar el Mundial de atletismo. Es la única gran cita que le falta en su extensa y preciada lista. En la relación destacan los Mundiales de fútbol (1982), baloncesto (1986 y 2014), natación (2003 y 2013) y balonmano (2013), además de los Juegos Olímpicos (1992) y la Copa Davis (2000 y 2009).

La capital catalana se la jugará esta mañana en Montecarlo, donde se codeará con Eugene (Estados Unidos) y Doha (Catar) en su pretensión de ser designada la sede de la cita del 17º Campeonato del Mundo de atletismo en 2019. Necesita 14 votos de los 27 miembros del Consejo Directivo de la Federación Internacional (IAAF). Si en la primera votación no obtiene la mayoría absoluta ninguna de las contendientes, se eliminará a la menos votada y se procederá a una segunda votación.

Eugene es una ciudad pequeña de unos 160.000 habitantes, y cuenta con un estadio con capacidad para 10.500 espectadores, ampliable a 21.000, y pocas infraestructuras. Nike tiene su sede en la ciudad de Oregón, uno de los mayores viveros del atletismo estadounidense y sede de numerosos campeonatos nacionales, trials o el Mundial junior 2014.

Doha tiene a su favor un enorme potencial económico, un nuevo estadio y se ha consolidado como la ciudad donde da inicio la Liga del Diamante, una de las grandes competiciones del atletismo. El principal inconveniente es la elevada temperatura que registra en verano, superior a los 40 grados. Su intención es que se retrase la cita hasta octubre.

La delegación cree que una de las cosas que preocupa a la IAAF es la estabilidad política

Barcelona, que cuenta con un presupuesto de unos 50 millones de euros, ya fue sede de los Europeos de 2010 y de los Mundiales junior de 2012. Será su segundo intento por hacerse con el Mundial absoluto. En 2007 fracasó. Entonces, en Mombasa (Kenia), la delegación española, presidida por el anterior alcalde Jordi Hereu y avalada por el campeón olímpico de 1.500 metros en Barcelona 92, Fermín Cacho, perdió ante Moscú la posibilidad de organizar el Mundial de 2013. “Tengo claro que Barcelona es la mejor candidatura, con enorme diferencia”, afirma el presidente de la Federación Española, José María Odriozola, que encabeza la delegación española en Montecarlo junto al alcalde de Barcelona, Xavier Trias, y el secretario de Estado para el Deporte, Miguel Cardenal. Ruth Beitia, capitana de la selección española y bronce mundial en salto de altura, asegura: “Barcelona lo tiene todo: se respira atletismo, tiene una infraestructura deportiva y hotelera de primer nivel, ha demostrado una brillante capacidad organizativa y el ambiente que se vive en el Estadio Olímpico arropa y mima a los atletas”.

El Campeonato del Mundo de atletismo es considerado el tercer acontecimiento deportivo más importante, por detrás de los Juegos Olímpicos y de la Copa del Mundo de fútbol. La cita atlética empezó a disputarse en Helsinki en 1983 y, desde 1993 en Stuttgart, se celebra cada dos años. La única vez que se disputó en España fue en 1999, en Sevilla. En la última edición, en 2013, en Moscú, compitieron 1.970 atletas de 206 países, cifras récord. Antes de la cita de 2019, tendrá lugar en Pekín, el próximo verano, y en Londres. Odriozola cree que una de las cuestiones que los miembros de la IAAF le plantearán a la delegación española es el de la estabilidad política. “Se les contestará”, manifestó a Efe, “que ahora mismo es total y que, aunque haya problemas, desacuerdos en determinados aspectos entre el Gobierno español y la Generalitat, el Ayuntamiento de Barcelona no entra en este tipo de temas políticos y pensamos que se van a resolver sin problemas”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.