_
_
_
_

Kobe Bryant, el mejor pagado es el colista de la NBA

La ficha de la estrella de los Lakers, de 17,4 millones de euros, contrasta con los peores resultados en la historia del equipo

Robert Álvarez
Bryant, en el partido del viernes contra los Spurs.
Bryant, en el partido del viernes contra los Spurs.AFP

"Amigo, es un mercado diferente. San Antonio no cuenta con un contrato de televisión de 2.000 o de 5.000 millones de dólares". Con este argumento intenta explicar Kobe Bryant las diferencias del contrato que firmó con los Lakers hace un año con el que tiene Tim Duncan. Aquel acuerdo, por dos años más, le mantiene a sus 36 años como el jugador mejor pagado de la NBA con 23,5 millones de dólares esta temporada, 17,4 millones de euros, frente a los 8,2 millones de euros que percibe este año el jugador de los Spurs. El liderato económico de Kobe contrasta con el flojo inicio de los Lakers, últimos en la Conferencia Oeste con ocho derrotas y solo una victoria, su peor inicio de la historia. Continúan en la línea de su nefasta temporada anterior en la que perdieron 55 partidos, récord de derrotas de la franquicia en sus 67 años de existencia.

La NBA es una competición muy especial, tanto, que se puede producir la paradoja de que el jugador mejor pagado milite en un equipo que transita en los últimos puestos de la tabla, algo inimaginable en el baloncesto o en cualquier otro deporte europeo. Nadie se imagina a Navarro o Rudy Fernández jugando con el colista de la Liga Endesa, o a Cristiano Ronaldo o Messi en semejante situación en la Liga BBVA. En la NBA, en cambio, Kobe es el mejor pagado por delante de dos jugadores a los que en este momento probablemente nadie incluiría entre los 10 mejores o siquiera los 15 mejores: Amare Stoudemire (Nueva York), con 23,4 millones de dólares y Joe Johnson (Brooklyn), con 23,1.

El límite salarial provoca, además, que los jugadores mejor pagados reduzcan las posibilidades de sus equipos para afrontar la contratación del resto de la plantilla

El límite salarial provoca, además, que los jugadores mejor pagados reduzcan las posibilidades de sus equipos para afrontar la contratación del resto de la plantilla. Los Lakers tienen este año una masa salarial de 76 millones de dólares. Durante el verano se especuló con la posibilidad de que fichara algún jugador de gran calibre como Carmelo Anthony. También intentó convencer a Pau Gasol para que renovara, aunque con una notable rebaja de su ficha. Ni una cosa, ni otra, ni la siguiente.

El problema añadido al que tiene que hacer Mitch Kupchak, el director deportivo de los Lakers, como todos sus colegas, es cuadrar la masa salarial del equipo. En su caso, con el inconveniente añadido de haber comprometido 9,7 millones en el contrato de Steve Nash, el jugador canadiense que continúa lesionado en la espalda y probablemente no pueda jugar esta temporada. El segundo salario más alto del equipo es el de Jeremy Lin, con 14,8 millones, otro jugador cuyo rendimiento ha bajado de manera ostensible tras su explosión en los Knicks con el fenómeno que se dio en llamar Linsanity. En el caso de Kobe Bryant, los Lakers premian su identificación absoluta con la franquicia, en la que cumplirá 20 años cuando finalice su contrato, así como su impacto mediático. Pero en el mismo caso podría estar Duncan. Sin embargo, uno de los aciertos de la dirección deportiva de los Spurs es que reparte mucho más equitativamente su masa salarial. Tony Parker, el que tiene la ficha más alta esta temporada, percibe 12,5 millones de dólares, Duncan, 10,3, Splitter, 9,2, Diaw 8 y Ginóbili, 7.

La NBA es una competición paradójica en la que el jugador mejor pagado puede militar en un equipo que transita en los últimos puestos de la tabla, algo inimaginable en Europa

La personalidad y el aura de Kobe Bryant es tal que, a veces, muchos de sus compañeros simplemente se sienten intimidados. Byron Scott, el entrenador del equipo, durante un tiempo muerto, se dirigió a ellos en los siguientes términos: "Sé lo grande que es este tío (Kobe), pero vosotros tenéis que jugar a baloncesto. No podéis estar mirándole cada vez intentando pasarle cada bola, pero no podéis evitar tirar cuando tengáis la ocasión de hacerlo".

Kobe no se corta. Hasta el punto de que esta misma semana se ha convertido en el jugador que más tiros ha fallado en la historia de la NBA. En el partido ante Memphis, superó los 13.417 que había fallado John Havlicek, ganador de ocho anillos con los Celtics, en una lista en la que figuran los mejores jugadores de la NBA que, lógicamente, son los que más lanzan a canasta.

La semana ha acabado fatal para el 23 de los Lakers, con la octava derrota de su equipo ante San Antonio Spurs (80-93), en un partido en el que firmó la peor tarjeta de tiro de su carrera: un solo acierto en 14 lanzamientos para un total de nueve puntos en 36 minutos. "Tras 19 años en la NBA mi cuerpo no ha respondido a jugar enfermo, algo a lo que estaba acostumbrado a hacer... Es duro, muy duro. Me ha hecho recordar el reto que significa tener 36 años".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Robert Álvarez
Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_