Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anand incomoda a Carlsen

El aspirante logra empatar una partida que el campeón comenzó con blancas

091114 CAMPEONATO DEL MUNDO DE AJEDREZ 2014 SOCHI RUSIA  SVEN MAGNUS CARLSEN VS VISWANAT ANAND
09/11/14 CAMPEONATO DEL MUNDO DE AJEDREZ 2014 SOCHI RUSIA SVEN MAGNUS CARLSEN VS VISWANAT ANAND DIARIO AS

Viswanathan Anand ha logrado un éxito parcial: llegar a la 5ª partida del Mundial de Sochi (Rusia) con el marcador igualado (2-2) y la moral elevada, tras ganar la 3ª y empatar sin grandes problemas con las piezas negras la 4ª de las 12 previstas. Fiel a su estilo, Magnus Carlsen presionó durante cinco horas, buscando un error del aspirante que no se produjo.

“He jugado pésimamente”, dijo el campeón, aunque sólo él lo cree. El análisis objetivo del cuarto asalto desvela algunas imprecisiones suyas, pero sin errores importantes. Luego insistió: “Mi juego ayer y hoy ha sido malo”. Pero cuando se le pidió que comparase la situación psicológica del duelo con la de hace un año en Chennai (India), se agarró a un clavo ardiendo: “En ambos casos hay un empate tras las cuatro primeras partidas. Supongo que la situación es la misma”.

No es cierto. Anand sufría en Chennai un grave problema de falta de confianza –como él mismo admitió después-, que le llevó a no aprovechar sus oportunidades en esas partidas y a perder la quinta de manera traumática. Por el contrario, su autoestima está alta ahora, tras ganar (el martes) a Carlsen por primera vez en cuatro años y aguantar su molesta presión durante cinco horas al día siguiente sin caer nunca en el pánico.

La falta de instinto asesino ha sido uno de los puntos débiles de Anand. Quizá ésa fuera la clave de que no destronara a Gari Kaspárov en el duelo de Nueva York 1995, a pesar de que iba ganando tras la 9ª partida. Para él, odiar al rival aunque sólo sea durante las partidas –como hacen otros jugadores- es poco menos que imposible. Pero la pérdida del título ante Carlsen hace un año le escuece lo suficiente para sentir animadversión hacia el noruego: “La rivalidad empieza a dominar nuestras relaciones. Dentro del mundo del ajedrez, él no está entre mis amigos”, dijo en la cadena Ser hace dos meses.

Y quizá necesite sentir ese resquemor para ganar confianza. En Sochi, cuando Carlsen llega al escenario y Anand ya está sentado, nunca se levanta para saludarlo, como hacía siempre Kaspárov frente a su odiado Anatoli Kárpov. Se limita a extender su mano derecha, sin mirar siquiera al campeón, para que éste la estreche.

El pentacampeón Anand afronta un reto colosal: recuperar el trono doblegando a uno de los mejores jugadores de la historia, que además es 21 años más joven. Hace sólo tres días, después de su humillante derrota en la segunda partida, muchos aficionados lo dieron por muerto en las redes sociales. Ahora todo ha cambiado: el aspirante, convencido de que la proeza es posible, tendrá la iniciativa de las piezas blancas este viernes en el quinto asalto; y el campeón da muestras de ponerse el listón demasiado alto, lo que puede ser una fuente de gran frustración.

Más información