Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Tenemos que mirarnos en Disney”

El Presidente ejecutivo de la ACB, Francisco Roca, repasa sus planes para "mejorar el producto y recuperar la pasión de los aficionados al baloncesto"

Francisco Roca, Presidente Ejecutivo de la ACB. Ampliar foto
Francisco Roca, Presidente Ejecutivo de la ACB. AS

El 26 de mayo, Francisco Roca, barcelonés de 56 años, fue elegido de forma unánime por la Asamblea General de la ACB como presidente ejecutivo. Ex director general de la Liga de Fútbol durante ocho años y responsable de la NBA para el sur de Europa durante más de una década, llegó a un sillón inestable que llevaba ocho meses vacante después de que los clubes despidieran a su antecesor en el cargo, Albert Agustí. Analizada la situación, Roca repasa sus planes para "mejorar el producto y recuperar la pasión de los aficionados al baloncesto".

Diagnóstico general

"No me he llevado ninguna sorpresa. Todo lo que había leído sobre la problemática de la ACB, la asistencia a las canchas, los horarios, las audiencias, el formato de la competición, la relación entre los asociados, etcétera, ha resultado ser un diagnóstico clavado. El principal valor es la calidad de la competición. Somos sin duda la mejor Liga nacional fuera de EE UU y eso nos hace partir de una posición muy fuerte. Tenemos cinco equipos españoles en la Euroliga, grandes jugadores y grandes entrenadores".

Cuestiones a resolver

"Quiero potenciar la comunicación y la generación de contenidos porque es el ser o no ser del negocio. En los últimos años hemos perdido terreno. Hay que luchar por invertir la tendencia, por recuperar seguidores y por ganar todo el espacio que podamos. Todo el que deje libre el fútbol. En las retransmisiones televisivas tenemos audiencias insatisfactorias y hay que impulsar la calidad de la producción, el marketing y la promoción. Tenemos que trabajar también para resolver la cuestión de los ascensos y descensos. Es muy complicado ascender a la ACB por los requisitos económicos. El camino más razonable es mantener el canon, pero buscar fórmulas para aplazarlo para que no sea inasumible. Eliminarlo tiene demasiadas consecuencias colaterales. Otro punto esencial es ingresar más dinero. Hay que tener más patrocinadores y más rentabilidad. Lo que los clubes esperan de nosotros es que al final del ejercicio se reparta más dinero. Es un mandato ineludible".

A nosotros nos interesa que la Euroliga sea fuerte y que funcione muy bien, pero no a costa de las Ligas nacionales"

Cambio de formato

"Atendiendo a los planes de la FIBA, como mínimo tendremos que modificar la configuración del calendario. Después está el debate sobre si volver a una Liga a dos vueltas y eliminar el playoff. Yo creo que el playoff es parte del adn del baloncesto y ni yo ni nadie tiene claro que quitarlo suponga un cambio a mejor. Haremos modificaciones y espero que acertemos. La reducción del número de equipos la considero dentro de la modificación del formato de competición. Tener menos clubes simplifica el calendario pero complica otras cuestiones".

Espejos donde mirarse

"El fútbol, la NBA y la Euroliga son espejos válidos, pero nos vamos a mirar también en la Premier, en Disney, en McDonald's, en Coca-Cola... Hay que ver como se proyectan las grandes marcas con mercados y públicos parecidos al nuestro para aprender. Aquello que sea importable de la NBA a la realidad de nuestro mercado será bienvenido. Ya tenemos title sponsor como la Liga o la Premier... No hay que estar de espaldas a la evolución del sector del entretenimiento y del deporte".

Autonomía y consensos

"La ACB es una organización fuerte y bien estructurada, pero muy compleja en su dinámica interna. No es fácil obtener mayorías. Tenemos una Asamblea en la que con cinco votos se veta todo. En los grandes temas yo no soy un elemento decisorio, debo identificar problemas y poner la máquina en marcha. Las decisiones las toma el colectivo. En el ámbito corporativo interno sí tengo una gran autonomía. Imprimiré un impulso para que los procesos de discusión acaben en decisiones concretas y ejecutables. En cuanto podamos ingresar más dinero mi liderazgo se fortalecerá. En los últimos años han salido dos directores generales y un presidente y no ha habido continuidad. Aunque me eligieran por unanimidad sé que me están mirando con una lupa grandísima. Tengo que conseguir resultados demostrables".

La amenaza de la Euroliga

El desequilibrio presupuestario es común en el deporte en España y hay que convivir con ello. No es solucionable a corto plazo"

"Los clubes que participan en ambas competiciones lo que quieren es que ambas competiciones sean lo más fuertes posibles. A nosotros nos interesa que la Euroliga sea fuerte y que funcione muy bien, pero no a costa de las Ligas nacionales. Los puntos de fricción que pudo haber en el pasado y que podría haber en un futuro siempre han tenido el mismo origen: un sistema de clasificación basado en licencias no en meritos deportivos. La gente lo entiende mal y produce rechazo.

Economía, pasaportes y cupos

"El desequilibrio presupuestario es común en el deporte en España y hay que convivir con ello. No es solucionable a corto plazo. Por eso es fundamental incrementar los recursos económicos de la competición. Los pasaportes comunitarios y cotonou es una práctica legal, pero nos da muy mala imagen. No son temas que vayan unidos, pero que haya sólo un 40% de jugadores nacionales en la ACB es un tema preocupante. Deberían ser más. Los acuerdos que tenemos con la federación y con la ABP vencen esta temporada y todo esto se pondrá sobre la mesa. Queremos buenos jugadores sean de donde sean y si alcanzan una mínima continuidad mejor. La alta rotación de jugadores dificulta el vínculo emocional de la afición. Faltan jugadores franquicia. También analizaremos la norma que impide a los entrenadores ser seleccionadores. Quizá lo mejor es que cada club fije la exclusividad o no en los contratos con sus entrenadores. Después del caso Bilbao debemos además modernizar nuestra reglamentación estatutaria. La resolución del TAD, con la que no estamos de acuerdo, dice que debió existir un expediente sancionador y no una exclusión y eso contraviene nuestros estatutos aprobados por el CSD. Si se vuelve a producir otro caso no podemos atenernos a nuestro reglamento actual".

Más información