Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un eje contestatario en el Atlético

Mario Suárez y Saúl se perfilan como los sustitutos de los lesionados Gabi y Tiago

Mario Suárez, en un entrenamiento. Ampliar foto
Mario Suárez, en un entrenamiento. AS

Ausente por lesión la pareja de mediocentros de cabecera de Simeone, Gabi y Tiago, el Atlético se juega esta noche ante el Malmoe gran parte de sus aspiraciones de clasificación para los octavos de final de la Liga de Campeones. Corregida la derrota en Atenas ante el Olympiacos (3-2) con la victoria ante el Juventus (1-0) y la propia derrota de los griegos en Suecia (2-0), el duelo ha adquirido esos tintes de trascendente junto con el que se disputará en dos semanas en Malmoe.

Sin Gabi y sin Tiago, Simeone echará mano de Mario Suárez y Saúl. Los dos comparten el pedigrí de canteranos y también un punto contestatario contra sus suplencias. Lo de Mario viene de largo tras haberse sentido señalado por su técnico en algunas derrotas de cursos anteriores. En esta campaña, que fuera sustituido por Saúl cuando el equipo perdía 3-1 en Atenas, incrementó esa sensación de desconfianza. Percibe el mediocentro internacional desde hace tiempo que sus errores tienen más trascendencia en las alineaciones del técnico que los de los dos ausentes de esta noche. Desde hace tiempo, Mario juega con la presión de que un error en una entrega o una mala cobertura pueden costarle el puesto en el siguiente partido. Su ausencia del tramo final del campeonato pasado y de la final de la Liga de Campeones le llevó a plantearse la marcha del club este verano. Simeone no fue partidario de su venta, pero sus suplencias en este inicio de curso han abierto la espita de una posible salida en el mercado invernal.

"Llevo mucho tiempo aquí como para tener que reivindicarme. Si la situación sigue así no estaré contento", reconoció Suárez

La marcha atrás de Tiago, que finalmente no fichó por el Chelsea y regresó al club por sorpresa, y el verse en algunos partidos relegado por Saúl han incrementado esa sensación en Mario Suárez de que, ahora mismo, es como mucho el tercer mediocentro del equipo, cuando no el cuarto. "Llevo mucho tiempo aquí como para tener que reivindicarme. Queda mucho hasta enero, pero si la situación sigue así no estaré contento", reconoció al término del partido ante el Espanyol en el que hizo el segundo tanto tras reemplazar a Tiago.

Saúl también ha mostrado en privado y público su intención de abandonar el club si no se veía correspondido con minutos de calidad. Incluso ha llegado a reconocer que no se siente cómodo como interior derecha, posición en la que fue utilizado por Simeone en la ida de la final de la Supercopa de España ante el Madrid.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.