Cada segundo es oro en la NBA

La Liga estadounidense experimenta este domingo con un partido de pretemporada de 44 minutos, ante las quejas de los jugadores por el gran número de encuentros y la presión de las televisiones

Kevin Durant.
Kevin Durant.REUTERS

Solo unos privilegiados como los jugadores de la NBA podían pretender trabajar menos y cobrar lo mismo o más. Es la nueva reivindicación de las estrellas de la mejor Liga del mundo, que levantan la voz al considerar que juegan demasiado. Así lo han expresado figuras como Dirk Nowitzki y LeBron James. “No se necesitan 82 partidos de temporada para decidir quiénes son los mejores”, afirmó el alemán. “Son muchos partidos, demasiados. Cada vez que juegas, tu cuerpo paga un peaje”, añadió El Rey. A lo que respondió desde el otro lado de la pista Michael Jordan, propietario de los Charlotte Bobcats. “Si es lo que quieren, podemos estudiarlo, pero generaremos menos dinero. ¿Están dispuestos a eso? Esa es la cuestión. No se puede generar lo mismo con menos partidos”.

En ese punto está la pelota. La NBA es una gigantesca máquina de beneficios, y los jugadores no desean ceder un dólar. Según el convenio colectivo, tienen derecho al 50% de las ganancias extra que produce la Liga, que van a un bote común. Ahora pretenden seguir metiendo la mano, pero con un poquito menos de sudor.

De Kevin Durant a Juanfran

Kevin Durant fue el jugador que más minutos disputó la temporada pasada en la NBA, 3.937 entre la fase regular y los playoffs, seguido por Paul George (3.679) y Lebron James (3.665). Nowitzki jugó 2.891. Marc Gasol, 2.269.

Sergio Rodríguez (Real Madrid) disputó 1.742 minutos entre la Liga, la Euroliga, la Copa y la Supercopa.

En fútbol, el líder entre los jugadores de campo fue Juanfran (Atlético), con 4.934 minutos. Tras él, su compañero Godín con 4.620 y el madridista Sergio Ramos con 4.352.

La NBA no es ajena a la reclamación. Este domingo experimentará con un encuentro de pretemporada, entre los Nets y los Celtics, de 44 minutos en lugar de los 48 habituales (uno menos por cuarto), y con un tiempo muerto menos en el segundo y en el último periodo (dos en lugar de tres). La NBA dio luz verde a la prueba después de una reunión con los entrenadores, preocupados por la condensación de citas. La temporada comienza el 28 de octubre y su fase regular acaba el 15 de abril.

Claro que no es solo una cuestión de músculos. Las televisiones no están dispuestas a perder un minuto de publicidad para su hucha, y mucho menos después de que se acabe de firmar un contrato estratosférico por el que los clubes recibirán 2.600 millones de dólares por campaña (2.037,5 millones de euros) desde 2016 a 2024 por sus derechos, el triple que el contrato anterior.

La propia NBA se enreda en ese intento de exprimir más la gallina de los huevos de oro. Por un oído le llegan las reclamaciones de los jugadores, por el otro las presiones de las televisiones, y mientras lee los informes que advierten de la pérdida de atención que provocan partidos de hasta tres horas en los espectadores. Ese público —la franja más habitual de edad está entre los 19 y los 35 años— tiende a desconectar en los parones publicitarios, lo que ha llevado a la competición a dar ya instrucciones a los árbitros y equipos para agilizar el desarrollo de los encuentros.

El jugador que más minutos sumó la temporada pasada en la NBA fue Kevin Durant: 3.937. La estrella de los Thunder estará un mes y medio de baja por una fractura en el pie derecho. Tras él, Paul George (3.679), que en agosto se rompió la tibia y peroné derechos y se perderá toda la temporada. El tercero en el podio fue LeBron (3.665). Las cifras son elevadas en comparación con la presencia en pista de los baloncestistas en España —el madridista Sergio Rodríguez, por ejemplo, jugó 1.742 minutos entre Liga, Euroliga, Copa y Supercopa—, pero inferiores respecto a los futbolistas. El jugador de campo más empleado fue el atlético Juanfran: 4.934 minutos entre todas las competiciones (sin contar la selección), casi un 25% más que Durant. Aunque muchísimo más concentrados en la NBA.

La Liga le da vueltas al negocio —sobre la mesa está la opción de publicidad en las camisetas—, y los jugadores funcionan como empresas propias. Durant renunció a última hora al Mundial, y LeBron ya ha dicho que se pensará si acudir a los Juegos de Río.

Y entre tanto, otro interrogante. Un minuto menos por cuarto serían 10.840 menos por temporada. ¿Qué pasaría con los récords?

Sobre la firma

Juan Morenilla

Es redactor en la sección de Deportes. Estudió Comunicación Audiovisual. Trabajó en la delegación de EL PAÍS en Valencia entre 2000 y 2007. Desde entonces, en Madrid. Además de Deportes, también ha trabajado en la edición de América de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS