Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Allegri, el apagafuegos

Abucheado en su llegada al banquillo de la Juve, el italiano se ha ganado a los aficionados manteniendo el estilo del equipo formado por el añorado Conte

Allegri, durante un entrenamiento con el Juventus Ampliar foto
Allegri, durante un entrenamiento con el Juventus AFP

Massimiliano Allegri llegó al Juventus en medio de los abucheos de los que iban a ser los seguidores de su equipo. No sólo no le querían, sino que clamaban porque su predecesor regresase. "¡Conte, Conte, Conte, Conte!", gritaban. Su reclamado había convertido a la vecchia signora en campeona de la serie A (tercer scudetto consecutivo) con un juego atrevido, alegre y que asfixiaba a sus rivales hasta quedarse sin aliento. "Es un regalo caído del cielo", dijo Allegri al conocerse que sería él el que ocupase el puesto de Conte, a la postre nuevo seleccionador de Italia, y que dimitía por sus diferencias con la directiva en materia de fichajes. Era el primer barril de agua que lanzaba al fuego. "Entiendo su excepticismo, pero para convencerles traeré trabajo, respeto y profesionalismo", añadió. Segundo barril de agua y el fuego que empieza a bajar de intensidad.

Despedido del Milan la temporada pasada, el técnico nacido en Livorno hace 47 años, de sonrisa presente, no era del agrado de los tiffosi juventinos por su pasado reciente. Tampoco ayudaba el hecho de que siendo entrenador del conjunto rossonero permitió la marcha de Pirlo en 2011, jugador fundamental en la Juve desde entonces, y con el que iba a encontrarse de nuevo en el vestuario. "El Milan decidió que ya no servía y Allegri prefirió a otros jugadores en mi posición", declaró el jugador tras su marcha. "Andrea es un campeón y conmigo jugó siempre. En su última temporada tuvo mala suerte, se lesionó y le costó recuperarse", se descargó el técnico.

Traeré respeto y profesionalismo"

Allegri, en su presentación como entrenador de la Juve

En resumen, su llegada se recibió con una frialdad total que no hacía presagiar lo que estaba por suceder. Con cinco jornadas disputadas en la serie A, su equipo es líder, con un pleno de victorias y un registro goleador demoledor: 10 goles marcados y ninguno recibido. Un balance que habla bien de las dos facetas que califican el juego de cualquier equipo. Defensivamente es el único equipo europeo que aun mantiene su porteria imbatida en lo que va de temporada. También en Champions, donde ganó al Malmö en el Juventus Stadium (2-0) en la primera jornada y que pretenderá seguir resguardando en el Calderón.

¿Y por qué no se ha resentido el equipo del cambio de entrenador? La primera respuesta, la obvia, está en que el equipo construído por Conte la temporada 2013-2014 se ha mantenido, sumándole algunas incorporaciones que no modifican sustancialmente ni su dibujo táctico ni el estilo de juego. Si bien Allegri coqueteó con la idea de implantar un 4-4-2, mantuvo el 3-5-2 vigente, eso sí, modificando parte del comportamiento del equipo. "Con Conte el equipo ejercía una presión altísima y constante. Era un equipo espectacular. Allegri, sabedor de que heredaba un equipo agotado por esta exigencia física, ha relajado la presión sobre el equipo. Otro detalle es que ha modificado el horario de los entrenamientos", señala Mirko Graziano, redactor de la Gazzeta dello Sport en Turín.

Los jugadores del Juventus posan para los medios en el césped del estadio Vicente Calderón ampliar foto
Los jugadores del Juventus posan para los medios en el césped del estadio Vicente Calderón EFE

Pereyra, Coman, Romulo, Evra y Morata han sido las incoporaciones que ha recibido Allegri y que ha ido incorporando cuidadosamente en el equipo. En una defensa habitualmente compuesta por Ogbonna, Bonucci y Chiellini, Evra se ha intercambiado el puesto de carrilero izquierdo con Asamoah, mientras que Pereyra ha participado en todos los partidos en el centro del campo. Sus actuaciones han estado a la altura de las expectativas y se ha convertido en un jugador fundamental para Allegri. Si bien, la ausencia de Pirlo, que no ha viajado a Madrid, ha estado  cubierta por el argentino, el retorno del medio italiano provocará la variación de la línea y la probable salida de medio de San Miguel de Tucumán. Sin embargo, las figuras intocables de Allegri, como tampoco lo eran para Conte, son Pogba y Vidal. Francés y chileno son dos de los jugadores más decisivos del equipo, y los que producen la mayor parte de las jugadas ofensivas de los bianconeri.

Morata es la apuesta de futuro del club, aunque el exdelantero del Madrid, por sus características físicas, deberá luchar con Fernando Llorente por un puesto en el ataque ya que Tévez es insustituible. Con seis goles en seis partidos (4 en liga y 2 en Champions), el argentino representa la principal amenaza para la defensa rojiblanca. Al lado de un jugador alto, ya sea Llorente o Morata, el Apache se mueve con picardía aprovechando el trabajo en la marca de los centrales que llevan a cabo sus compañeros. ¿Subestiman al Atlético? "Es un equipo muy temido porque es el más italiano de los equipos españoles. Tiene un entrenador muy respetado en Italia y un equipo a la vanguardia", apunta Graziano.

El caso es que el incendio de Allegri ha terminado por apagarse a fuerza de victorias. Aunque la asignatura pendiente de Conte el curso pasado, y de la Juve contemporánea es la Liga de Campeones. Y ahí es donde el fuego puede volver a aparecer por más que tenga a un apagafuegos en el banquillo.

Más información