Dos remontadas inverosímiles

El Zaragoza de Agapito Iglesias escapó de un descenso anunciado en 2011 y 2012

Los jugadores del Levante aplauden a la afición, tras el partido ante el Real Zaragoza en 2011.
Los jugadores del Levante aplauden a la afición, tras el partido ante el Real Zaragoza en 2011. ALBERTO IRANZO (AS)

La noche del 21 de mayo de 2011 unos 9.000 aficionados del Zaragoza invadieron el estadio Ciutat de València para vivir in situ la épica salvación de su equipo. El conjunto maño, entrenado ese curso por Javier Aguirre, selló su permanencia en Primera con un triunfo (1-2) en la última jornada ante el Levante. Aquel pareció un titánico ejercicio de supervivencia y ahora es el enésimo partido manchado por las sospechas de amaño. La Fiscalía Anticorrupción ha citado a declarar el 3 de octubre a 20 de los 28 jugadores que intervinieron en aquel partido, arbitrado por Fernández Borbalán y resuelto con dos goles de Gabi para los visitantes y uno postrero de Stuani para el cuadro granota, para intentar aclarar la intrahistoria de una victoria que dio con el Deportivo en Segunda.

Aquella temporada 2010-11, Agapito Iglesias destituyó a José Aurelio Gay al término de la 11ª jornada, con el equipo colista. El club acudió entonces al mexicano Javier Aguirre para que gestionara el rescate. Tuvieron que esperar hasta el último día, pero se salvaron de la quema tras una escalada vertiginosa. El Zaragoza concluyó la primera vuelta en el 18º puesto de la clasificación con 16 puntos, pero en la segunda vuelta lograron 29 puntos más con nueve victorias y dos empates. En plena vorágine institucional con la afición enfrentada al propietario del club, La Romareda se convirtió en territorio inexpugnable. Ocho de los 11 triunfos de Aguirre llegaron en casa, pero el partido crucial lo ganaron en Valencia ante el Levante. Sirvió para sortear el abismo y minimizar momentáneamente la funesta administración de Agapito.

Manolo Jiménez recogió el testigo de Aguirre el 31 de diciembre de 2011, con el equipo último a 12 puntos de la permanencia, tras dos victorias, cuatro empates y diez derrotas y lo puso en órbita. Si se hubiera hecho una clasificación exclusivamente de la segunda vuelta de aquella Liga, el Zaragoza habría concluido en puestos de Liga de Campeones. Logró 33 puntos en 22 partidos. Especialmente sorprendente fue la secuencia de ocho victorias en los últimos 11 partidos, con triunfos a domicilio en Mestalla, El Molinón y Getafe. Allí, en la zona sur de Madrid y tras otro partido sospechoso con varias negligencias de la defensa local (0-2), culminaron su segunda pirueta para esquivar la Segunda División.

Al curso siguiente se consumó el segundo descenso del club en siete años. El segundo descenso de Agapito. El Zaragoza, que en junio de 2011 se acogió al mayor concurso de acreedores de la historia del fútbol español con un agujero de 134 millones de euros de deuda, se movía en el mercado en aquellos años a través del fondo de inversión Quality Sports Investment de Jorge Mendes, que le daba cobertura para agitar su plantilla en los mercados invernales. En el curso 2010-11 llegaron a realizar hasta 15 fichajes de 13 nacionalidades distintas.

Sobre la firma

Es redactor de deportes del diario EL PAÍS, especializado en baloncesto. Además del seguimiento de ACB y Euroliga, ha cubierto in situ Copas, Final Four, Europeos y Mundiales con las selecciones masculina y femenina. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y ha desarrollado toda su carrera en EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción