Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pau Gasol, duda nacional

El pívot forzará su presencia ante Francia tras entrenarse al margen del grupo para tratar su lesión en el aductor

Gasol, en un entrenamiento de la selección. Ampliar foto
Gasol, en un entrenamiento de la selección. AS

Francia sólo ha ganado a España en tres de sus últimos 15 enfrentamientos. Las tres victorias tuvieron un denominador común: no estaba delante Pau Gasol. Ocurrió en el partido por la medalla de bronce en el Europeo de 2005, en el choque de la fase de grupos del Mundial de 2010 y en la semifinal del pasado Europeo de Eslovenia. Esta noche, en Madrid, ambos equipos vuelven a medirse en el último escalón antes de pelear por las medallas y se mantiene la incógnita de la presencia de Pau en la pista del Palacio de los Deportes.

El pívot lleva desde el pasado lunes ejercitándose al margen del grupo con largas sesiones de gimnasio junto a su fisioterapeuta de confianza, Joaquín Juan; anoche apenas participó en el entrenamiento realizando una suave ronda de lanzamientos a canasta; y este mediodía volvió a participar a menor ritmo que sus compañeros con la atención personalizada del cuerpo médico. “Jugará con molestias, como casi todos a estas alturas, pero no hay ningún riesgo. No reviste gravedad”, aseguró ayer Orenga, en la rueda de prensa previa al partido en la que calificó la lesión del jugador como “unas molestias en un aductor que no sé especificar”. El propio jugador también confirmó ante los medios su presencia en el partido ante la campeona de Europa aun reconociendo que quizá no llegué a la cita al cien por cien. “Va a forzar. Ojalá no se resienta y si el partido va bien pueda descansar”, reconocen en el equipo.

Pau, que llevaba desde marzo sin jugar dos partidos consecutivos y llegó a la concentración mundialista con más descanso que nadie y que nunca, 98 días, solicitó al seleccionador una intensa puesta a punto para llegar bien rodado a la competición, y desde el primer amistoso su presencia en la pista ha rondado los 25 minutos de media. Sólo ante Egipto bajó de 20 (19m 14s). Precisamente desde ese día, el pívot de los Bulls luce un vendaje a la altura del tendón rotuliano de su pierna derecha que marcó el foco de las primeras preocupaciones sobre su estado físico. Sin embargo, fue el aductor de la misma pierna el que encendió la luz roja en la enfermería de la selección española durante el partido ante Senegal.

En el tercer cuarto de aquel encuentro ante el conjunto africano, Pau torció el gesto y pidió el cambio. Tras anotar 17 puntos en casi 25 minutos de juego vivió el último cuarto desde el banquillo en contacto directo con Joaquín Juan. Desde ese instante arrancó una enigmática gestión de la información sobre la lesión del pívot, que en privado reconoce su intención de “apretar los dientes” para poder estar, si todo fuera bien, en los tres partidos que restarían para pelear por el oro.

El que sí participará sin problemas ante Francia es su hermano Marc, que tras su viaje a Barcelona para asistir al nacimiento de su hija Julia se reincorporó con normalidad al grupo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información