Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Día 12. Botella, Valdano y los Gasol

La renuncia de la alcaldesa de Madrid, los zascas de Valdano a Mourinho o el partido de esta noche han centrado mi atención en el primer día de colegio de mi hijo.

Ana Botella, en una rueda de prensa. Ampliar foto
Ana Botella, en una rueda de prensa. EL PAÍS

Mi hijo ha empezado hoy el colegio, lo que me ha dejado sentimientos contrapuestos. Por un lado indisimulada alegría pues como a muchos padres, las vacaciones de nuestros hijos se hacen muyyyyyy largas. Por otro, una pena empática, pues el recuerdo de los primeros días de colegio es algo que nos acompaña toda la vida, y como los recuerdo, no eran momentos de jolgorio sino más bien lo contrario. Como buen padre me he levantado solidariamente y también para asegurarme que su despertador había hecho los deberes. Una buena decisión, pues no sé si porque no ha funcionado la alarma o porque ha pensado “cinco minutitos más y me levanto” el caso es que veinte minutos antes de pasar la ruta dormía con la placidez y plenitud con la que solo se duerme a esas edades.

Mientras escuchaba el motor del autobús alejándose, reconozco que en un momento de debilidad, me han dado ganas de volver a meterme en la cama “cinco minutitos más” pero en cuanto me he enredado con el periódico y el ordenador, se me ha quitado el sueño. Mira que hay días que las noticias de portada me interesan más bien poco, pero esta mañana no sabía por donde empezar. La muerte de Botín, la renuncia de Ana Botella a presentarse a la alcaldía de Madrid, otra megacausa que prepara la juez Alaya en Andalucía, los zascas de Valdano a Mourinho o algo más ligero como el lanzamiento del Apple Watch. Encima pongo la radio y me suena la voz que escucho. Como para no reconocerla, pues es Esperanza Aguirre, eso sí, en su versión más amigable. Después del incidente de su coche y sabiendo que es alcaldable no es tiempo de sacar las uñas sino de ser maja, castizamente maja.

No por esperada, saber que Ana Botella no seguirá siendo alcaldesa de una ciudad que en muchos aspectos languidece, me parece una buena noticia. Nunca fue elegida sino que llegó a este puesto a dedo, y su mandato no puede presentar mucho más que unos cuantos quieros y no puedos, actuaciones dudosas, deterioro físico y emocional de la ciudad, desapego total hacia la cultura en cualquiera de sus expresiones y momentos para la historia como el del relaxing café con leche. Como la alegrías nunca son completas, escuchando a Aguirre me la he imaginado triunfante dentro de unos meses y me ha entrado mal cuerpo. Pero bueno, será lo que quiera el pueblo madrileño y puede que también lo que quiera el PP, sobre todo si sale adelante esa vergonzante reforma electoral que están preparando.

Pero hablemos de deporte. “Nunca he escuchado, en público o en privado, una frase suya sobre el fútbol digna de ser recordada” dice Valdano sobre Mourinho, y tiene TODA la razón. Y para que no la tenga, deberá venir alguien con al menos UNA buena frase futbolística del hombre cicuta. Lo va a tener difícil, pues en declaraciones, menos de fútbol, se hablaba de casi todo. A mí hay otra frase de Valdano que me encantó. La soltó durante la semifinal de la Champions entre el Atlético de Madrid y el Chelsea. “El estilo de este Chelsea logra anular el talento del equipo contrario……y también el suyo propio”. Genial y aplicable a otros equipos y otros deportes. Como por ejemplo, el baloncesto.

Los tiempos modernos han traído la entronización de la defensa como la reina del juego, pues a ninguna otra faceta se le da tanta importancia. La clave siempre está ahí, en la capacidad de destrucción. Aunque me gustaría otro, este es el escenario y hay que aceptarlo. Ahora bien, el quid de la cuestión se centra en es si la defensa un camino o un fin en sí mismo. Si a partir de la defensa se construye o simplemente ahí acaba todo, si los recursos que se destinan a esta tarea hacen o no compatibles otras, si preferimos un picapedrero que se faja en defensa pero que juega sin mirar la canasta o un artista que no baja el culo lo suficiente, si el estilo de un equipo obedece a las características de los jugadores o a la imposición de un entrenador. Si para anular el talento del equipo contrario, sacrificamos el propio.

¿Pero esto no era un diario del Mundial? Pues sí, pero ahora que ya estamos en el duodécimo día de competición, habrá que decirlo. ¡Ufffffff, qué mundial más mediocre y desigual que estamos viendo!. Bueno, ya lo he dicho y me he quedado más a gusto. Porque con el cariño que tengo a un deporte que me sigue dando tanto, intentas ser positivo, vender la moto que diría Montes, fijarte en lo bueno y no hacer mucho hincapié en lo malo. Pero llega un día que no puedes más y necesitas desfogarte.

Debería hablar del Lituania-Turquía y del EEUU-Eslovenia, pero me da una pereza infinita. Por que ya me diréis, qué cuento que no se haya contado antes. Que el primer partido fue incomestible durante gran parte, que Turquía puede volver a Estambul satisfecha de haber llegado más lejos que lo que su juego merecía, que dudo mucho que la suerte de Lituania sea diferente a la de Eslovenia, que se llevó otra tunda al no meter los 20 triples del sueño de Dragic y sucumbir a la defensa y poderío físico de los USA, que siempre terminan metiéndolas de todos los colores. Como ocurre hasta ahora con España, los partidos de Estados Unidos se parecen tanto unos a otros, que después de siete encuentros, te repites más que el ajo.

Hablando de repeticiones, hoy tenemos dos. Primero Brasil-Serbia. Después España-Francia. Brasil me gustó mucho ante Argentina, pero también Serbia ante Grecia. Podría ser un gran partido, intenso, emocionante, de alta puntuación e igualado hasta un final dramático. O también puede pasar que sea otro puro donde aparece la Serbia inconsistente y nos quedamos sin partido en el tercer cuarto. Y quedarse sin partido en el tercer cuarto, si juega España, pues tiene un pase. Pero en un encuentro donde no estas emocionalmente implicado, resulta mortal de necesidad.

Hablemos de España. Pau no entrenó ayer con el grupo. Ummm, primero no era nada, luego dice Pau que estoy ahí, ahí, pero que hay suficiente descanso. Jugamos el sábado y el martes todavía no entrena, va a llegar al partido con cuatro día sin práctica colectiva, ummmm…. ¡aléjate demonio pesimista!.

Mientras escribo esto, no se sabe si Marc sigue en Barcelona o ya ha vuelto. Ummm, primera paternidad, intranquilidad, salida del grupo, viaje, ¿y si hoy no ha dormido nada?, ummm…!que te he dicho que te alejes, diabólico aguafiestas!

Tranquilos todos, que sólo se trata que mi alien de vez en cuando intenta ponerme nervioso. Estarán los dos Gasol y lo harán bien. Y ganaremos a Francia, estoy todo lo seguro que se puede estar sabiendo que nada es totalmente seguro. A pesar de la leña que van a repartir, porque no les queda otra. De lo bueno que es Boris Diaw, al que siempre parece que le sobran unos kilos pero no de talento. De lo mucho que aportan Diot o el hijo de Heraclio Fournier, el de las cartas. De lo listo que dicen que es su entrenador. Todo será insuficiente para poder responder a lo mucho y variado que puede ofrecer la selección española.

Ummm, bueno, vale, pero si Pau tiene problemas, Marc está algo descentrado, Calderón vuelve a no meterlas, nos sacan un poco de sitio con su dura defensa, Diaw no ha un lío, Gelabale las mete todas….. ¡que me dejes en paz!

Os dejo que voy a tener unas palabritas con mi propia conciencia. Que la fuerza acompañe a los nuestros, que los Gasol estén a tono, que Ibaka no parezca un pulpo en un garaje, que defendamos y podamos corramos, que los de fuera las metan, en fin, que España sea España. No hay antídoto mejor para cualquier contingencia.

Termino que me he dado cuenta que todavía no he desayunado. Mañana, si tenéis a bien, más.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información