Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Alcácer sabe cuándo arrancar”

Los técnicos analizan al delantero, que encajó ante Macedonia en el estilo de España

Alcácer, tras marcar en su debut ante Macedonia. Ampliar foto
Alcácer, tras marcar en su debut ante Macedonia. AFP

España llenó de pases el partido contra Macedonia, llegando a los 700 y, en ausencia de Iniesta, tomaron el mando Silva y muy especialmente Cesc Fàbregas. España volvió a parecerse a España y La Roja se fue del Ciutat de València tras completar un triunfo terapéutico (5-1) en el que debutó en partido oficial Munir, delantero del Barcelona nacido en Madrid, de padres marroquíes. Y también lo hizo de manera oficial —había jugado unos minutos en París, durante el amistoso contra Francia— Paco Alcácer, un chaval repeinado de Torrent, de 21 años, que según el seleccionador “tiene algo”.

El lunes, en casa, en Valencia, tardó 16 minutos en hacer lo que mejor sabe hacer: rematar. La primera fue dentro. Brilló ante los ojos de su madre viuda y empleada de banca y dedicó su gol a su padre, fallecido hace tres años de un ataque al corazón en una noche de agosto tras la disputa de un Torneo Naranja, en Mestalla, el día que su hijo debutaba y marcaba con el primer equipo valencianista. Su padre era agricultor.

“Es intuitivo para ir al primer palo en los centros”, explica Juan Sánchez

Pero, ¿qué es lo que tiene de especial? “Alcácer sabe cuándo arrancar, elegir cuándo moverse. Gana unos metros para que le puedan dar los pases. Se mueve muy bien entre los dos centrales para ganarles la espalda”, explica Juan Sánchez, exdelantero del Valencia y que fuera ojeador del club de Mestalla cuando Alcácer jugaba en el Valencia B. Es intuitivo para ir al primer palo en los centros desde los extremos, anticipándose”, añade Sánchez. ¿Y cómo es técnicamente? “Sabe jugar al primer toque, tirar paredes e ir al espacio. Se desmarca y puede combinar muy bien con Silva, Cesc y Koke”, agrega. En el trato personal, a Sánchez también le sorprendió un detalle de Alcácer: “Escucha mucho. Otros, cuando son jóvenes, no hacen ni caso. A pesar de que siempre ha sido máximo goleador [en todas las categorías inferiores, tanto del Valencia como de la selección], es muy humilde y trabajador”.

En ese aspecto, el de la laboriosidad, ha habido una evolución en el delantero de Torrent. Así lo reconoce Vicente Mir, actual técnico del Ilicitano (filial del Elche) y entrenador suyo durante tres años en el Valencia B. “Paco siempre ha sido diferente”, expone Mir. “Le faltaba esforzarse y coger algo de cuerpo porque era muy joven. Ha ido madurando, adquiriendo físico y entendiendo que debía trabajar más”, añade. El gol siempre lo tuvo dentro. “El que hace gol, siempre lo hace, en todas las categorías”, prosigue Mir. “Sus movimientos son impresionantes, siempre al límite del fuera de juego. Después, define muy bien con las dos piernas, aunque no es un gran cabeceador. Cuando lo entrené en el Mestalla, metió muchos goles ganándole la espalda a la defensa y aprovechando los pases en profundidad de Isco [ahora en el Madrid y en la selección] y Carles Gil [en el primer equipo del Valencia]”.

“Sus movimientos son impresionantes”, añade su extécnico en el Mestalla

En la noche del lunes, en el Ciutat de València, solo Iker Casillas tocó el balón (13 veces) menos que el delantero del Valencia durante el encuentro (23). Pero Alcácer no estaba llamado a otra cosa a que tirar desmarques y buscar el remate dentro del área. No es jugador de regate, pero tiene pólvora en las botas cuando mira a portería. “Estamos muy satisfechos de su partido”, reconoció el seleccionador, Vicente Del Bosque, que desde que llegó al cargo busca un 9. Ni siquiera lo fue Villa en el Mundial de Sudáfrica 2010, aunque se calzara la Bota de Plata como segundo realizador del torneo y, por supuesto, no lo fue Fàbregas en Polonia-Ucrania 2012. Por el camino, Llorente, Negredo y Soldado han comparecido en escena sin continuidad, como Fernando Torres, el más empleado y que, si juega en el Milan, volverá a la selección, según cuentan en el cuerpo técnico de La Roja.

España remató 23 veces a portería ante Macedonia (nueve entre los tres palos) y marcó cinco goles, más determinante que nunca. Justo lo que no encuentra con Diego Costa (ningún tanto en cinco encuentros), lo encontró con Alcácer.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información