Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mejor fichar que subir los sueldos

Florentino Pérez dice que el Madrid es el club más rico del mundo por sus inversiones y contención salarial

Florentino durante la rueda de prensa

Le preguntaron a Florentino Pérez que quién estaba detrás de la estrategia deportiva, cuál era el organigrama técnico, esos expertos que determinan los jugadores que se compran y los que se venden, y el presidente se resistió a dar nombres. “La dirección deportiva del Madrid”, dijo, “la ocupan las mismas personas que han ganado la Copa, la Champions y la Supercopa de Europa. ¡Las mismas!”.

Sucedió durante la conferencia de prensa celebrada este viernes por Florentino Pérez para informar a los socios de los resultados económicos del ejercicio 2013-14. Una comparecencia extraordinaria que el mandatario empleó para salir al paso de las últimas incertidumbres deportivas exhibiendo lo mejor de su repertorio. Y lo mejor que ofrece la ejecutiva a los aficionados es su músculo financiero, producto de la innovación y el empeño que han puesto el propio Florentino Pérez y su director general, José Ángel Sánchez, en buscar nuevos ámbitos de explotación del producto. El presidente no habla de fichar y traspasar sino de “invertir” y “desinvertir”. Advierte que “en este club hay una ecuación deportiva-económica que transmitió Santiago Bernabéu”. Lo expone todo de modo que resulta evidente que la planificación deportiva se fundamenta por completo en principios empresariales.

Además de corazón, debemos tener racionalidad”,

advierte el dirigente

Florentino Pérez quiso explicar por qué vendió a Di María, el mejor jugador de la temporada pasada. Comenzó anunciando que los ingresos de explotación del Madrid en el último ejercicio fueron de 550 millones de euros, un récord que consolida al club como la entidad deportiva más productiva del mundo desde hace una década. Luego subrayó que es signo de buena salud empresarial que el “ratio de eficiencia”, la relación entre los ingresos y el gasto de personal, no supere el 70%. En esto, el Madrid es ejemplar, dijo, pues su ratio es del 49%. No pasa del 52% desde 2005 porque impone la austeridad salarial en la plantilla. De otro modo, la multiplicación de riqueza sería imposible.

“Di María”, declaró, “tenía unas pretensiones económicas. Pero el Madrid no se las pudo satisfacer. El Madrid le hizo la mejor oferta que puede hacer, el tope máximo, y él no la aceptó. Ningún jugador de este club tiene los ingresos que pretendía Di María a excepción de Cristiano, que es el mejor jugador del mundo. Si hubiéramos aceptado esas pretensiones económicas se habría producido un agravio comparativo que habría puesto en riesgo la estabilidad financiera del club”.

Las fuentes de la dirección sostienen que Cristiano gana alrededor de 17 millones netos y que ninguno del resto de los integrantes del equipo supera los seis. Di María, que ganaba cuatro, pidió ocho, convencido, como muchos futbolistas en la plantilla, de que varios compañeros han superado el tope salarial de seis millones y que el club lo mantiene en secreto para evitar un reclamo masivo de aumentos. Alonso en su día, Casillas, Kroos y Bale, son los casos más notables.

Di María tenía unas pretensiones económicas. Pero el Madrid no se las pudo satisfacer", dijo Pérez

El ratio de eficiencia indica que el Madrid podría gastar 100 millones más en salarios. Pero Florentino Pérez aseguró que es más rentable invertir esa diferencia en fichar antes que en aumentar los sueldos. Aunque para eso sea preciso desprenderse de futbolistas queridos y valiosos. “Además de tener corazón”, dijo, “debemos tener racionalidad para que las inversiones que hagamos en futbolistas colaboren en incrementar los ingresos”.

Bajo esta lógica, el año pasado, el Madrid vendió a Özil por 45 millones para fichar a Bale por 100; y este verano traspasó a Di María por unos 80 y compró a James por otros 80. Las cuatro operaciones fueron personalmente impulsadas por Florentino Pérez, que se impuso incluso a las reservas de José Ángel Sánchez y a las recomendaciones futbolísticas del entrenador, Carlo Ancelotti, que dudó de las ventajas de reemplazar a Özil y Di María por Bale y James.

La estrategia deportiva, como la empresarial, es obra de Florentino Pérez, y así lo aclaró en su conferencia. El rendimiento de Bale, autor del gol de la victoria en la final de Copa y de otro gol en la final de Champions, es celebrado por el presidente como el reconocimiento a su buen ojo futbolístico y económico. La Décima se logró con esa política. La ecuación perfecta existe y su expresión es él mismo.

Más de 600 millones en ingresos

Jamás hubo un equipo de fútbol que pudiera presumir de unas cuentas así. Florentino Pérez, el presidente del Real Madrid, anunció que el equipo había roto en el ejercicio 2013-2014 la barrera de los 600 millones de euros en ingresos (603,9, un 10,9% más que en el curso anterior) y que había mejorado el resultado de su Ebitda hasta los 164 millones, un 22% más que en la temporada 2012-2013.

“Esta cantidad”, argumentó el dirigente; “no es alcanzable por ninguna otra entidad deportiva del mundo”. “Estos años”, siguió; “van a hacer que por décimo año consecutivo el Madrid sea la entidad deportiva con más ingresos del planeta y, probablemente, que por tercer año seguido Forbes nos declare como el club más valioso del mundo”.

En el periodo referido, el Madrid reconoce una deuda neta de 71,5 millones, un 21% menos que la temporada previa, lo que representa 0,4 veces su Ebitda. Para cuadrar esas cuentas millonarias, explicó Florentino Pérez, el club cuenta con el estadio Santiago Bernabéu, la explotación de sus zonas comerciales, las cuotas de los socios, los ingresos por márketing y venta de jugadores, y los contratos televisivos. “Llevamos 10 años trabajando, con crisis incluso, y nos podemos sentir satisfechos de esta estabilidad financiera”, resumió el dirigente.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información