Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alemán de confianza

Los jugadores del Madrid se pusieron en manos de Kroos durante la final de la Supercopa: recibió 71 pases.

Toni Kroos. Ampliar foto
Toni Kroos. AFP

Hay tantos factores capaces de alterar un partido de fútbol que las estadísticas están plagadas de elementos aleatorios. Los datos que reflejan cierto valor aparecen entreverados en medio de un caos de posibilidades. Pero la cifra que apareció en el casillero de “pases totales recibidos” en la hoja de “distribución de pases” del análisis oficial de la Supercopa de la UEFA, el martes por la noche, podría ser algo más que un mero indicio. Según esta lectura, Toni Kroos recibió 71 pases de sus compañeros del Madrid. Algo menos de la cuarta parte de todos los pases que se dieron entre sí los futbolistas del Madrid: 427.

Kroos debutó como medio centro de casualidad, porque Xabi Alonso saltó al campo a festejar la Décima, la noche de la final, y la UEFA lo sancionó. Pero su presencia en la posición dejó para los anales el rastro de un hombre influyente de forma instantánea. No es normal que un futbolista del Madrid, en donde los jugadores tienen tantas opciones, reciba 71 pases. Mucho más raro es que participe tanto en una final europea y en el día de su debut.

La comparación sirve para explicar lo extraordinario: en las últimas semifinales de la Champions, contra el Bayern, el propio Alonso, el centrocampista más importante del equipo desde Makelele, recibió 54 pases en los dos partidos. A Di María lo buscaron más: 66 sumando la ida y la vuelta. El día que más balones recibió Alonso en Champions en el último curso fue contra el Copenhague en la última jornada de la fase de grupos: le dieron 74 pases. Nunca superó los 70.

“No parece que lleve solo seis días con nosotros”, dice Emilio Butragueño

El triunfo del Madrid ante el Sevilla reflejó el impacto del talento en las finales a un partido. Ningún club en el mundo ha reunido más virtuosismo en su plantilla y ninguno ha pagado más dinero por ello. El diario británico The Guardian fue concreto en su portada de ayer: “El equipo más caro de la historia gana la Supercopa de Europa en Cardiff”. La paradoja del caso es que el mejor sobre la cancha fue Toni Kroos, el más barato de todos sus colegas de medio campo hacia adelante en la alineación titular de la final. Cristiano (90 millones de euros), Bale (100), James (85), Benzema (30) y Modric (35) costaron más que él. Kroos, el único que es campeón del mundo, costó 25 millones. Con solo 24 años. El tiempo dictará sentencia. De momento, el alemán tiene pinta de convertirse en el mejor fichaje que han hecho el presidente del Madrid, Florentino Pérez, y su director general, José Ángel Sánchez, en sus 15 años de labor en el mundo del fútbol.

“No parece que lleve solo seis días con nosotros”, dijo Emilio Butragueño al salir del estadio del Cardiff City. El director de relaciones institucionales se frotaba las manos después de lo que vio sobre el campo. Fue algo inusual porque señaló el grado de confianza que ha conquistado Kroos entre sus colegas después de menos de una semana de entrenamientos juntos.

Entregar la pelota es la máxima expresión de fe. Si hay algo en lo que ponen cuidado los futbolistas es en saber a quién le dan el objeto primordial de su oficio. Los madridistas coincidieron en ponerse en manos del alemán a las primeras de cambio. De más a menos, el orden de pases a Kroos fue el siguiente: Ramos (13), Coentrão (13), James (12), Modric (12), Pepe (6), Carvajal (5), Cristiano (3), Casillas (1), Benzema (1) y Bale (1). Kroos cumplió con las expectativas de custodia y administración. Dio 90 pases y 82 acabaron en los pies de sus cómplices. De los ocho que perdió ninguno fue en una situación de riesgo.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información