Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Griezmann rearma al campeón

El Atlético ficha al francés por 30 millones de euros en una nueva reconstrucción de su plantilla

Griezmann celebra uno de los 20 goles que marcó con la Real Sociedad la pasada temporada Ampliar foto
Griezmann celebra uno de los 20 goles que marcó con la Real Sociedad la pasada temporada getty

La carrera de Antoine Griezmann (Mâcon, Francia; 1991) siempre fue deprisa. Desde muy joven supo que en esto del fútbol la velocidad era un tema importante y hasta sus ganas por triunfar se engancharon a ese turbo que ya venía de serie. Con sólo 14 años se incorporó a la Real Sociedad procedente del Montpellier, y ayer, con 23, cerró su llegada al Atlético de Madrid, un viejo deseo del jugador, después de que los rojiblancos aceptasen desembolsar los 30 millones de euros de su cláusula de rescisión. Con la incorporación del francés, de la que se desconoce la duración del contrato, el Atlético, campeón de Liga y uno de los caladeros más asediados en el mercado de fichajes, cambia el paso y apuesta por una pieza que no llega para sustituir a otra, como había ocurrido hasta el momento. Junto a Griezmann, también pasó el reconocimiento médico Cristian Ansaldi, lateral izquierdo de 27 años, procedente del Zenit de San Petersburgo.

Los cinco fichajes más caros del Atlético

  1. Falcao: 40 millones (Oporto, 2011)
  2. Griezmann: 30 millones (Real Sociedad, 2014)
  3. Mandzukic: 22 millones (Bayern de Múnich, 2014)
  4. Agüero: 21,7 millones (Independiente, 2006)
  5. Forlán: 21 millones (Villarreal, 2007)

Si bien en las oficinas del Vicente Calderón el verano está resultando de lo más movido, el trabajo se ha centrado en tratar de paliar la marcha de los jugadores que hicieron al equipo campeón de Liga tras 18 años. Una situación que se ha repetido en las últimas cinco temporadas, en las que se ha dado de alta a un total de 45 jugadores, lo que equivale a casi una alineación completa por curso. Esta, más que una reinvención, se trata de una reafirmación, si bien, partes fundamentales del equipo han dejado el grupo (Courtois, Filipe, Diego Costa), otras permanecen en él (Koke, Godín, Miranda), como tope a otra obligada vuelta del calcetín.

Con Griezmann, el Atlético invierte el binomio venta-compra e incorpora a un jugador revalorizado, que viene de disputar el Mundial con Francia, donde ha dejado una buena impresión. Junto a Vela, su compañero en ataque en la Real, completó su mejor temporada en Primera el curso pasado con 16 goles en 35 partidos (20 en toda la temporada).

Los 30 millones de Griezmann aúpan al francés al segundo escalafón de la lista de los fichajes más caros de la historia del Atlético, sólo por detrás de los 40 de Falcao en 2011, y por delante de los 22 pagados hace unas semanas al Bayern por Mandzukic. La tercera contratación más ambiciosa del verano tras las de Luis Suárez por el Barça (82 millones) y James Rodríguez por el Madrid (80). Es además, un movimiento que deja al descubierto la fractura existente entre el Atlético y el resto de equipos de Primera, sólo por detrás de los suculentos presupuestos de los dos grandes.

El Atlético de la temporada 2014-2015:

Altas:Oblak (Benfica), Moyá (Getafe), Siqueira (Granada), Correa (San Lorenzo), Mandzukic (Bayern).

Regresan tras su cesión: Saúl, Guilavogui y Leo Baptistao

Bajas: Courtois, Filipe Luis y Diego Costa (Chelsea), Óliver y Adrián (Oporto), Villa (New York City), Aranzubia, Sosa y Diego.

Su aterrizaje en Madrid comenzó a fraguarse hace tres años. Entonces, un muchacho de 20 años que se encontraba concentrado con la selección francesa sub-21 decidió que su estancia en el equipo que le había dado la oportunidad de saltar al fútbol profesional en España seis años atrás al no poder hacerlo en Francia, donde le negaron el sueño por su escasa estatura, 175 centímetros, había terminado. "El proyecto me gusta. He tomado una decisión, quiero ir al Atlético que disputa regularmente copas europeas”, dijo entonces. Pronto reculó tras ver que las negociaciones no avanzaban. “Soy alguien que siempre quiere algo más y, por culpa de ello, quemé el presente y las etapas anteriores para dar un paso así y por ello me arrepiento", fueron las palabras del jugador cuando aquella puerta terminó por cerrarse, y de nuevo dentro de la habitación txuri-urdin retumbaban los abucheos de la afición de Anoeta en su regreso al equipo.

Aquel jugador era por entonces un futbolista intermitente y al que su comportamiento fuera del campo no le ayudaba. En 2012 una juerga con sus compañeros de selección antes de un partido con las categorías inferiores de la selección bleu le valió una sanción por un año sin disputar ningún encuentro internacional con Francia. Sus rifirrafes verbales con el vecino Athletic, “no veo sus partidos, no les sigo”, le han costado el abucheo continuo durante los derbis vascos en San Mamés.

Influía también en esa percepción de jugador irreverente su afición a cambiar de peinado de forma habitual. Pero todo cambió la temporada 2012-2013 en la que sus 10 goles clasificaron a la Real para disputar la fase previa de la Liga de Campeones. La evolución no se quedó ahí y dobló esa cifra anotadora al término del último curso.

“Llegué como un niño y me voy como un hombre”, se despidió ayer el jugador de la afición de la Real. Hoy, la hinchada colchonera le espera con los brazos abiertos.

Griezmann rearma al campeón

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información