Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dunga retoma el mando de La Canarinha

El excampeón del mundo en 1994, que ya entrenó a la selección brasileña entre 2006 y 2010, sustituye a Scolari

"Un corte del defensa también es arte", dice en su presentación

Dunga, durante su presentación como seleccionador de Brasil
Dunga, durante su presentación como seleccionador de Brasil AFP

La capacidad de sorpresa del fútbol brasileño es inagotable. Después de dos semanas de declaraciones y reflexiones generalizadas acerca de la necesidad de una modernización integral que evite otro desastre como el Mineirazo, la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) designó hoy a Carlos Caetano Bledorn Verri, ‘Dunga’, como seleccionador absoluto de La Canarinha. Dunga, excampeón del mundo en 1994 como futbolista, ya fue seleccionador entre 2006 y 2010. “Es una decisión unánime, una demostración de unidad”, dijo su presidente, Jose Maria Marin, que desoye así los llamamientos para contratar a un entrenador extranjero (se había hablado de Mauricio Pellegrini o José Mourinho) con un conocimiento exhaustivo del fútbol mundial que renueve una organización deportiva considerada anquilosada tras el desastre del 7-1 contra Alemania y que arrastra graves problemas de rentabilidad y asistencia en los campeonatos domésticos, además de acusaciones de corrupción.

Las críticas al rumoreado nombramiento comenzaron hace días en la prensa brasileña: “Yo no lo apruebo”, afirmó Antonio Lopes, coordinador técnico de la ‘Canarinha’ en el Mundial de 2002. El sucesor de Scolari “debería ser alguien con una mentalidad nueva, capaz de impulsar cambios estructurales en el fútbol brasileño", declaró Lopes. La llegada de Dunga, de 50 años, es la primera medida tomada por el nuevo coordinador de las selecciones brasileñas, el exportero y exagente de jugadores Gilmar Rinaldi, nombrado la semana pasada y amigo del nuevo seleccionador desde que compartieran vestuario en Internacional de Porto Alegre en la década de 1980. Una de las primeras declaraciones de Dunga fue citar Alemania como ejemplo de planificación futbolística.

Es muy bonito hablar de fútbol-arte. Pero que el portero haga una parada también es arte. Y un corte del defensa también es arte”

En la prensa brasileña se achaca la elección al terror de la federación ante la posibilidad de que la selección no se clasificase incluso al Mundial 2018, dado que el crecimiento de las selecciones latinoamericanas (Colombia, Chile, Argentina, Uruguay, e incluso Paraguay y Ecuador) impone una fase de eliminatorias muy exigente, que comenzará en 2015 (fecha también de la próxima Copa América). La ‘seleçao’ de Dunga dominó la clasificación a Sudáfrica 2010 con notable autoridad. En su haber está también la conquista de la Copa América en 2007 y la Copa Confederaciones, en 2009. Algunas encuestas sin datos de obtención que circularon estos días por la prensa brasileña mostraban un 80% de rechazo popular a su nombramiento como seleccionador. Dunga dijo en su primera rueda de prensa que se inspirará en la paciencia y perseverancia “de Nelson Mandela” para modificar la sensación de sus críticos.

Sus registros al frente de la selección son buenos: 42 victorias, 12 empates y 6 derrotas en 60 partidos. Fue destituido tras perder 2-1 contra Holanda en los cuartos de final del Mundial 2010. Se despidió del cargo entre duras críticas de exjugadores y periodistas por su estilo de juego conservador y físico, no demasiado alejado de la propuesta de Luiz Felipe Scolari en la reciente Copa. La gran estrella de la Seleçao, Neymar, afirmó ayer que “el fútboI brasileño está por detrás del alemán o del español. Tenemos que ser hombres y admitirlo”, remató.

Los primeros compromisos de la segunda selección de Dunga serán partidos amistosos contra Ecuador y Colombia, en Estados Unidos, el próximo mes de septiembre. El otro gran objetivo de la CBF es la selección sub-20, dirigida por Alexandre Gallo, con vistas a las Olimpiadas de Río de Janeiro 2016. Dunga, de quien se dice que tenía una millonaria oferta en firme para tomar el mando de la selección de Venezuela, ha entrenado sólo un equipo en los últimos cuatro años, Internacional, con quien conquistó el Campeonato Gaúcho pero no llegó a convencer. Hombre de fuerte personalidad y con reputación de sinceridad, Dunga reconoció hoy que “difícilmente una persona cambia, especialmente en sus principios. Pero sí debo mejorar mucho mi contacto con los periodistas”. “No podemos considerar el último Mundial tierra quemada”, afirmó también; “hubo cosas buenas y cosas que necesitamos cambiar”. Una de sus afirmaciones retrata con precisión su visión del balompié: “Es muy bonito hablar de fútbol-arte. Pero que el portero haga una parada también es arte. Y un corte del defensa también es arte".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.