Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Hay que hacer el partido perfecto”

Sabella apela a "la humildad, el sacrificio, el trabajo y la sencillez" de Argentina, mientras Löw destaca la fortaleza táctica de su rival

Sabella, durante la rueda de prensa en Maracaná
Sabella, durante la rueda de prensa en Maracaná Getty

El seleccionador Alejandro Sabella se mostró prudentísimo en la rueda de prensa previa al último entrenamiento de Argentina antes de disputar la soñada final de Maracaná contra Alemania. En un equipo con algunos de los atacantes más talentosos del mundo, Sabella volvió a insistir en las virtudes de “la humildad, el sacrificio, el trabajo y la sencillez” que han definido a un equipo sorprendentemente sólido y equilibrado a partir de cuartos de final. “Para ganar a Alemania, una selección poderosísima, hay que hacer un partido perfecto”, afirmó el entrenador argentino. Preguntado por periodistas compatriotas acerca de qué diferencias hay entre la Argentina de hoy y la que perdió por 4-0 frente a Alemania en los cuartos de final de 2010 (existiendo gran similitud entre ambos planteles), Sabella mencionó apenas “la utilización de los espacios laterales”; “somos un equipo más conservador, que busca el triunfo por otros caminos”, afirmó tras destacar la utilización de cuatro volantes en lugar de los tres empleados por la selección dirigida entonces por Diego Armando Maradona. Más claro había sido un rato antes el seleccionador alemán, Joachim Löw, que calificó de “mucho más trabajada tácticamente y fuerte defensivamente” al equipo argentino actual.

Sabella destacó del equipo alemán “sus pases entre líneas, a espaldas de los volantes, y las diagonales de sus delanteros para permitir la subida de los laterales, en especial Lahm”. Sobre su equipo insistió una y otra vez en la “solidez” lograda y prometió que sus jugadores “darán todo, como siempre, dando antes que recibiendo, perdonando antes que exigiendo, brindándose siempre por el otro”. “Para un partido como ese no hace falta motivar a los jugadores”. Rozando lo anodino, no dijo ni una palabra sobre el talento que ha definido históricamente el fútbol rioplatense. Su gran obsesión sigue siendo proteger la retaguardia y alumbrar un ecosistema en el que Messi pueda sentirse a gusto. El resto ya es cosa de la ‘Pulga’.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información