Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cumpleaños no tan feliz

La selección española celebra el cuarto aniversario de su mayor éxito, el Mundial de Sudáfrica, con dudas sobre su futuro

La selección levanta la copa del mundo, tras ganar la final de 2010. Ampliar foto
La selección levanta la copa del mundo, tras ganar la final de 2010.

A solo dos días de que la estrella de España deje de ser la más reluciente de las selecciones campeonas, se cumple el cuarto aniversario de su gran triunfo en Sudáfrica. Cuatro años desde que Navas cogió el balón en la banda derecha y lo condujo hasta que el esférico chocó con el centro del campo oranje y salió rechazado al tacón de Iniesta. Y luego Cesc, Navas, Torres, otra vez Cesc, y ya lo que todo el mundo recuerda: Iniesta. Gol. Campeones del Mundo.

Sudáfrica fue el acabado perfecto de una obra de arte al fútbol. Esa que empezó a moldearse con el título de la Eurocopa de 2008, con Luis Aragonés como gran artífice, y culminó cuatro años después, en 2012, en Kiev con una nueva Eurocopa, el tercer gran título consecutivo y ya con Del Bosque en el banquillo. La selección rubricó la etapa de mayor éxito del equipo español, tras seis años consecutivos liderando el ránking FIFA.

España, sin embargo, no ha podido tener un relevo tranquilo en el trono mundial. Se presentó en Brasil con 16 de los jugadores que levantaron la Copa en Johannesburgo y en el primer encuentro fue apabullada por la Holanda de Van Gaal (1-5). Una goleada de la que pareció no recuperarse como se confirmó con la derrota contra Chile (2-0), que supuso la eliminación y dejó la estela de una selección destensada, a años luz de las exhibiciones de toque y precisión que la habían encumbrado. La Roja se convirtió entonces en el campeón mundial más precoz de la historia y sin ninguna opción matemática de pasar a octavos. El balance final del torneo fueron dos derrotas y una victoria inservible; siete goles encajados y solo cuatro a favor, tres de ellos a Australia, sin nada en juego y otro, de penalti, a Holanda.

Tras la debacle y el insulso partido contra Australia, Del Bosque salió para defender el pasado y el porvenir de la selección nacional, pero no acabó de despejar la incógnita sobre si continuará en el banquillo. “El futuro está a salvo sea cual sea el seleccionador que esté al frente de este equipo porque hay una buena base de jugadores", argumentó. Entonces algunos futbolistas, como Juanfran o Mata, opinaron que veían más dentro que fuera al técnico salmantino, que ellos pensaban que seguiría. “Buscaremos lo mejor para el fútbol español, que no haya ruptura y que todo funcione bien”, afirmó el técnico en una entrevista al diario ABC dos días después de volver de Brasil. Eso fue hace más de tres semanas.

Esta situación contrasta con las palabras del propio Del Bosque tras la derrota ante Chile. Entonces instó a actuar rápido, puesto que la clasificación para la próxima Eurocopa estaba a la vuelta de la esquina: "No quiero ser un estorbo, si lo soy o soy incómodo, me iré. Quiero que la federación esté cómoda. Si hemos de seguir seguiremos y si no, no hay problema. Haré lo que creamos mejor para nuestro fútbol. Intentaré ser absolutamente correcto con la federación, donde me han tratado muy bien”, aseguró. De momento no hay pistas sobre su futuro ni sobre el rumbo que tomará el proyecto de la selección española. Han pasado cuatro años de su mayor triunfo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información