Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Alto riesgo” de amaño en el Brasil-Camerún

Las sospechas sobre el partido aumentan por la eliminación segura del país africano y el hecho de que la selección 'canarinha' necesita ganar para pasar como líder de grupo

Eto'o habla con los árbitros en el Mundial de Brasil. Ampliar foto
Eto'o habla con los árbitros en el Mundial de Brasil. efe

La FIFA percibe un "alto riesgo" de que el resultado del Brasil-Camerún a celebrar este lunes en Brasilia sea manipulado. Su director de seguridad, el alemán Ralf Mutschke, calificó este fin de semana el encuentro de "partido caliente". "Hay más riesgo aquí que en la final", concluyó después de asegurar que no ha habido indicios de manipulación en los partidos jugados hasta el momento. Mutschke ya indicó hace unas semanas que la tercera ronda de la primera fase presentaba una "mayor vulnerabilidad". "Hay muchas apuestas sobre el Mundial y mucho dinero comprometido, así que debemos asumir que los manipuladores pensarán en amañar partidos del Mundial", afirmó en una entrevista con este periódico.

El riesgo del Brasil-Camerún aumenta por la eliminación segura del país africano y el hecho de que la selección 'canarinha' necesita ganar para pasar como líder de grupo a octavos de final. La situación se complica, además, por la crisis interna del equipo africano, que llegó a amenazar con no viajar a Brasil por la falta de un acuerdo sobre las primas de los los jugadores. El directivo de la FIFA admite que esos problemas de remuneración crean un espacio para la actuación de apostadores que intenten manipular resultados a cambio de cuantiosas sumas de dinero para los futbolistas. Según Mutschke, el riesgo no sería tanto una manipulación que garantice la victoria brasileña como un pacto sobre el número de goles que encajaría el equipo africano: la posibilidad de que alguno de los jugadores africanos facilite una goleada para atender las demandas de "algún grupo criminal" que haga una apuesta fuerte por un resultado concreto y reciba (en caso de acierto) un beneficio de millones de dólares. "Los jugadores pueden estar sujetos a manipulaciones si no son pagados correctamente. No son sólo actores, pueden ser víctimas también", destacó el también ex director de Interpol.

Según Mutschke, el riesgo no sería tanto una manipulación que garantice la victoria brasileña como un pacto sobre el número de goles que encajaría el equipo africano

La FIFA ha establecido una línea de teléfono gratuita y anónima para efectuar denuncias sobre intentos de manipulación. "El crimen organizado quiere infiltrarse en el fútbol. Debemos proteger la integridad y credibilidad del juego", insiste el máximo responsable de seguridad de la FIFA tras explicar que su estrategia de "tolerancia cero" pasa por "vigilar cualquier sospecha o denuncia de amaño". Sin embargo, admitió Mutschke, "este es un problema global que requiere soluciones globales y tiene una difícil solución: la clave está en la prevención y la educación (saber decir que no), más que en la investigación y la detección". "Actuamos de manera detectivesca", explica Mutschke: "Los grupos criminales están infiltrándose en el mercado de apuestas; sólo podremos tener éxito si el fútbol está unido".

La primera alerta de un intento de amaño suele provenir de las casas de apuestas (constantemente vigiladas por la FIFA), pero la normalidad en las casas de apuestas no significa que no pase nada. La división de lucha contra los amaños revisa además el desarrollo de cada partido en busca de "detalles sospechosos" y clasifica a los partidos, los equipos, los jugadores y los árbitros en un "índice de vulnerabilidad". En algunos casos la manipulación puede darse no por razones económicas, sino deportivas; por ejemplo, para evitar el descenso (como sucedió en España con un partido Athletic de Bilbao-Levante en 2007).

La primera alerta de un intento de amaño suele provenir de las casas de apuestas, pero la normalidad en estas no significa que no pase nada

A pesar de que, según la FIFA, los 98 partidos amistosos analizados entre 15 de mayo y el 11 de junio de este año no ofrecieron señales de corrupción, los numerosos casos descubiertos en los últimos años demuestran que "por desgracia, no hay refugios seguros para el amaño en ningún lugar del mundo". Según un estudio sobre el fútbol de Europa del Este realizado por la Federación Internacional de Futbolistas Profesionales (FIFPro) en 2012, un 12% de los 3.357 jugadores habían sido contactados para manipular partidos y un 55% de los mismos no cobraban sus salarios puntualmente. La FIFA detectó casos de manipulación en varios partidos amistosos previos al Mundial de Sudáfrica 2010. 24 jugadores libaneses fueron suspendidos por manipulación de partidos nacionales e internacionales en 2013, y dos de ellos inhabilitados de por vida. Otros casos descubiertos en Asia (Singapur, por ejemplo) implican ofertas de un millón de dólares por dejarse perder un partido.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información