Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Leones más indomables que nunca

Tras dos derrotas, malas sensaciones y el adiós de Eto'o consumado, Camerún encadena su cuarto fiasco mundialista

Webó media entre Moukandjo y Assou-Ekotto. Ampliar foto
Webó media entre Moukandjo y Assou-Ekotto. reuters

Los leones indomables no han sabido controlar su fiereza este Mundial y se van a casa con un saldo desastroso: dos derrotas, una pelea entre sus jugadores durante el duelo ante Croacia y su cuarto fiasco mundialista consecutivo. Desafortunados desde los días previos a la competición, cuando amenazaron con no viajar a Brasil si su federación no les pagaba las primas acordadas, a Camerún ahora solo le resta un partido intranscendente frente a la anfitriona. Supondrá, además, el adiós a la Copa del Mundo de uno de sus mitos, Samuel Eto´o.

Después de perder en su estreno ante México (1-0), el segundo duelo se presentaba para los cameruneses como una final. Croacia, que también se la jugaba tras caer en su debut con Brasil, les propinó un doloroso correctivo (4-0). Un incidente afeó aún más la actuación de los africanos: Assou-Ekotto, polémico jugador del QPR, se enzarzó en una pequeña pelea con Moukandjo. La frustración de los leones, señalados tras su renovación como una de los conjuntos africanos a seguir, cristalizaba en uno de los actos más repudiados del fútbol, la disputa entre compañeros.

"Hay jugadores que han tenido un mal comportamiento y por eso hemos recibido cuatro goles. Es algo que hace daño. Sé que es difícil jugar 10 contra 11 [Alex Song, centrocampista del Barcelona, fue expulsado tras agredir a Mandzukic], pero tampoco era necesario perder el control así", dijo al fin del encuentro Volker Finke, el seleccionador camerunés. "Los jugadores están muy decepcionados. Es inaceptable ver lo que pasó", añadió.

Sé que es difícil jugar 10 contra 11, pero tampoco era necesario perder el control así"

Volker Finke, seleccionador de Camerún, tras el partido ante Croacia

Todo había empezado revuelto para Camerún. Como en Corea 2002, torneo que la selección abandonó tras perder sus tres partidos de la fase de grupos, los africanos estuvieron cerca de no participar en la competición, según ellos mismos relataron. Amenazaron con hacer huelga si no recibían el pago completo de las primas pactadas (hasta el momento solo habrían percibido unos 76.000 euros) por alcanzar la fase de grupos. Tras cierta incertidumbre, matizada por las palabras de su técnico, llegó el acuerdo y los leones volaron a Brasil.

Encuadrados en el complicado grupo A junto a Brasil, México y Croacia, la selección camerunesa encaraba el Mundial con desalentadores precedentes. En Sudáfrica 2010 cayó eliminada en primera ronda tras irse de vacio en la fase de grupos, lo mismo que le sucedió en Corea 2002. Para Alemania 2006 no consiguió la clasificación. De este torneo se va, a falta de vérselas con Brasil, con malos ánimos y un balance numérico agrio: cinco goles encajados y ninguno en su haber.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información