Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barça ficha a Rakitic

El club azulgrana abonará en torno a 22 millones más la cesión por dos años de Denis Suárez en una operación que puede llegar a los 31 millones si el club catalán recompra al canterano

Rakitic intenta controlar el balón ante Neymar en el Brasil-Croacia. Ampliar foto
Rakitic intenta controlar el balón ante Neymar en el Brasil-Croacia. AFP

El Barcelona de Luis Enrique se empieza a construir a través de sus intérpretes del juego en el mediocampo: con la vuelta de Rafinha, Xavi en un veremos y Cesc ya vestido de blue, el testigo del 4 azulgrana lo recogerá Iván Rakitic (Möhlin, Suiza; 1988). El Barcelona cerró su fichaje para las próximas cinco temporadas en una operación que puede alcanzar los 22 millones de euros. El Sevilla recibe un fijo de 18 millones en una operación que puede llegar a esos 22 si se cumplen una serie de variables. Además, el club andaluz logra la cesión de Denis Suárez por dos años, por el que tendrá una opción de compra de seis millones de euros. El Barcelona, en última instancia, tendrá también una opción de recompra por Denis de nueve millones. El conjunto andaluz también ha logrado que el futbolista perdone alguna cantidad que se le debía.

Rakitic, concentrado ahora con Croacia en el Mundial de Brasil, se despedirá del sevillismo una vez que concluya la Copa del Mundo. El centrocampista, que acababa contrato en 2015, tenía una cláusula de rescisión de 40 millones de euros, pero en el Sevilla están muy contentos con la operación. El club andaluz se llevará fácilmente 22 millones, gozará de Denis Suárez dos años y confía en recibir nueve más si el Barcelona compra finalmente al canterano, que tiene una enorme proyección. El club catalán desea que Denis se curta en un equipo como el Sevilla y apuesta por él para un futuro próximo. Con una repesca que se da por segura, la operación por Rakitic llegaría en total a los 31 millones de euros, mucho más cerca de esa cláusula de 40 del croata en el Sevilla.

Aunque su pasaporte indica que nació en Suiza, es de origen croata y esa es la zamarra que defiende estos días en Brasil. Rakitic aterrizó en España en el invierno de la temporada 2010-2011 proveniente del Schalke 04. Su salida del conjunto alemán no fue del todo feliz. Su contrato terminaba a final de curso y no tenía en sus planes firmar la renovación. El Sevilla, siempre con el radar en alerta para pescar talento en bruto, lo fichó por 2,5 millones. “Cuando llegó en 2011 era poco participativo y desaparecía en algunos encuentros. Le faltaba hacerse el dueño de los partidos. Este año, Emery le dio confianza y ha crecido una barbaridad”, dicen desde la entidad sevillista. Consolidado como el líder futbolístico del equipo y con el brazalete de capitán amarrado al brazo izquierdo, fue el santo y seña del Sevilla campeón de la Liga Europa. “Es un grandísimo jugador, que en este año ha demostrado toda su calidad. Ha sido el líder de un equipo que hizo una gran temporada en España y Europa”, asegura Robert Prosinecki.

En el Sevilla están contentos con una operación que puede suponer un ingreso de 31 millones con la repesca de Denis Suárez

“Su opinión era muy respetada en el vestuario. No era de hacerse notar mucho, es un tipo discreto, pero cuando habla lo hace con mucho criterio”, suma Andrés Palop. “Es un ganador profesional. Un tipo que ama el fútbol”, cuentan fuentes cercanas al Sevilla. Rakitic se mueve por la capital hispalense con naturalidad. Casado con una sevillana, su castellano guarda un tonillo andaluz. Y no es raro verle en el barrio popular de Pino Montano, siempre cerca de la familia de su mujer, aunque temeroso de su suegra. “Es muy sevillista. Ella es mi crítica número uno”, bromeaba Rakitic. “No es la alegría de la huerta, pero no es un vinagre. Este año se ha integrado mucho. La vinculación con su mujer lo ha hecho ser un tipo más abierto”, cuentan desde el club. Tenía contrato con el club hasta junio de 2015 y, aseguran en la entidad, en enero había acordado (de palabra) la renovación hasta 2018. Iba a cobrar unos siete millones de euros. Pero su excelente temporada le puso en la palestra.

El Atlético de Madrid estaba al acecho, esperando a que finalizara su contrato, y Dejan, su hermano y representante, lo ofreció al Real Madrid. La respuesta: “Gracias, pero nos interesan los balones de oro”, dijo Florentino Pérez. Así, con Rakitic con ganas de hacer una mudanza, apareció el Barça, que busca reconstruir el ecuador del campo. La primera oferta del club azulgrana llegó en la primera semana de junio: 12 millones, más variables y la cesión de Tello. Números que no convencían al Sevilla. Sin embargo, el Barcelona quería finiquitar la operación de un jugador con perfil azulgrana. “Es un futbolista que se ha transformado. Pasó de ser un mediapunta clásico a un jugador box to box”, describen desde Sevilla al croata; “y aunque no es demasiado veloz, no es un hándicap para él tratándose del Barcelona”.

Se adaptará muy rápido al Barça porque además de tener calidad es muy trabajador", dice Prosinecki

“Se va adaptar rápido, porque no solamente tiene mucha calidad, sino que también es muy trabajador”, tercia Prosinecki. “Puede ser un complemento perfecto para el Barça”, completa Palop; “la calidad la tiene. Pase largo, corto. Y piensa rápido, que eso es fundamental para el sistema de juego del Barcelona. Puede jugar en distintas posiciones, como mediocentro, mediapunta y también arrancando desde la izquierda. Tiene gol y es un gran asistente. Es muy completo”.

En el Sevilla están satisfechos con la operación, no solo por el precio acordado, sino también porque se llevan a Denis Suárez, una perla de la cantera del Celta, a quien hace tiempo que el director deportivo Monchi le puso el ojo. Incluso dijo no a Tello, la primera propuesta catalana. El Barça fichó al gallego, procedente del Manchester City, la temporada pasada por 1,5 millones para jugar en el filial. Este año debía (por contrato) jugar en el primer equipo, aunque no tenía sitio. Ahora lo hará en el Sevilla.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información