Lim cierra con Bankia la compra del Valencia

El banco refinancia la deuda de 320 millones del club al inversor de Singapur, que pagará también la deuda de la Fundación

Peter Lim, en el centro, en un partido Atlético-Valencia de la Copa del Rey.
Peter Lim, en el centro, en un partido Atlético-Valencia de la Copa del Rey.Jesús Rubio (DIARIO AS)

Al final no hubo quita, como pretendía Peter Lim, sino una refinanciación de la deuda del Valencia con Bankia de 320 millones de euros “a largo plazo”. Por otro lado, el nuevo dueño del Valencia pagará a plazos la otra deuda de la Fundación del club con la misma entidad bancaria, de 94 millones, cantidad con la que este inversor de Singapur ha comprado el 70% de las acciones de la sociedad de Mestalla. Lim, a su vez, inyectará 35 millones de liquidez en el Valencia como punto de partida para un proyecto que, según Bankia, supondrá comprar jugadores de alto nivel y no venderlos, como ha sucedido en los últimos años en el club, dirigido desde junio de 2013 por el empresario Amadeo Salvo.

Esta es la razón, la solvencia económica de Lim, por la que Bankia ha aceptado ahora refinanciar la deuda y no lo hizo anteriormente como le había solicitado Salvo. Como garantías, la entidad bancaria se quedará las parcelas del viejo Mestalla, los derechos de televisión y los abonos de cada temporada.

La solvencia económica de Lim es la razón por la que Bankia ha aceptado ahora refinanciar la deuda y no lo hizo anteriormente como pidió Salvo

El singapurense Lim, de 61 años, y que es la octava fortuna de su país según la revista Forbes, supone, en principio, la continuidad en la presidencia de Amadeo Salvo y de todo su equipo: Francisco Joaquín Rufete como director deportivo y Juan Antonio Pizzi de entrenador.

Aparte del proyecto deportivo, los retos de Lim al frente del Valencia serán vender las parcelas del actual estadio de Mestalla, recalificado como suelo residencial por el Ayuntamiento de la ciudad en 2006, y acabar de construir el estadio nuevo, cuyas obras están paralizadas por falta de financiación desde febrero de 2009.

Entre las siete ofertas que hubo para comprar el Valencia, la de Lim fue impulsada por Salvo y saludada con entusiasmo por gran parte de la hinchada, al entender que el inversor asiático destinaría al menos 60 millones a fichajes. En ese sentido, todas sus posibles incorporaciones están en la órbita de Jorge Mendes, amigo de Lim, y el agente de futbolistas más poderoso del mundo: Rodrigo y Enzo Pérez, del Benfica, por ejemplo.

La Fundación del Valencia, formada por instituciones de la ciudad, votó unánimemente a favor de la oferta de Lim en una reunión del pasado día 17. Acaban así seis meses de tensiones entre Salvo y Bankia: el primero quería una refinanciación de la deuda inaceptable para el banco nacionalizado. A Bankia la propuesta de Lim le pareció poco seria en un primer momento, pero le cambió esa impresión en las dos últimas semanas de negociación.

En España, apenas ha calado la llegada de inversores extranjeros, más allá del esperpento de Ali Syed en el Racing en 2011 o del jeque Bin Asser Al-Thani en el Málaga en 2010, y que ahora ha anunciado su marcha a través de Twitter. Es un fenómeno poco extendido, mucho menos que en Francia o Reino Unido. El dinero árabe y el estadounidense conquista el fútbol europeo. Es una tendencia en Inglaterra y, últimamente, en Italia. Erick Trohir, de 40 años, es el empresario indonesio que compró el Inter en septiembre de 2013. James Palotta, inversor estadounidense de 46 años, se apoderó del Roma en 2011 a través de fondos de inversión.

El millonario ruso Roman Abramóvich, de 47, adquirió el Chelsea en 2003. Desde ese mismo año, el Manchester United pertenecía a Malcolm Glazer, norteamericano de 85 años recientemente fallecido. Su vecino de Manchester, el City, está desde 2008 en manos de Sulaiman Al-Fahim, magnate de los Emiratos Árabes, de 37. Otro estadounidense, John W. Henry, 64, es el dueño del Liverpool desde 2010 (también posee los Boston Red Sox de béisbol). Y Nasser Al-Kelaifi, catarí de 40, preside el PSG francés desde 2011, en representación de Qatar Investment Authority, el fondo de inversión catarí.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS