Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ter Stegen acepta el reto

“Mi estilo encaja con el Barcelona”, esgrime con seguridad el nuevo portero azulgrana

Ter Stegen posa en el Camp Nou. Ampliar foto
Ter Stegen posa en el Camp Nou.

Convencidos de que para ponerse los guantes del Barcelona se exige tener unas características especiales, la dirección deportiva decidió crear un área de porteros hace tres cursos. Dirigida por Ricard Segarra y coordinada por Juan Carlos Unzue —entonces preparador de los metas del equipo de Rijkaard; ahora segundo de Luis Enrique—, uno de los primeros nombres que insertaron en las listas fue el de Marc-André Ter Stegen (Mönchengladbach; 1992), toda vez que ya le habían echado el ojo en 2009, cuando quedó campeón del Europeo Sub 17 con la Alemania de Götze, superada Holanda en la prórroga. La decisión de Víctor Valdés de cambiar de aires, aceleró un proceso ya diseñado: Ter Stegen, titular con el Borussia Mönchengladbach, sería el relevo.

Aunque el jugador se comprometió con el club azulgrana hace aproximadamente un año y medio, el acuerdo no se alcanzó hasta enero de esta temporada, respetuosos como son con las leyes FIFA en Alemania. Aceptó de buen agrado el Barça, que tampoco quería líos y sabedor de que no se torcería —“mi primera opción siempre fue el Barça y cuando me lo dijeron, sonreí de oreja a oreja porque era mi sueño”, reflexionó Ter Stegen— una historia resuelta.

Ocurrió, sin embargo, que la FIFA sancionó en abril al Barcelona por irregularidades en fichajes de menores y le prohibió inscribir jugadores nuevos. “No decía nada de fichar”, recuerdan desde el club; “pero era complicado explicar a un futbolista que no podría jugar”. Incluso el agente de Ter Stegen se posicionó: “El traspaso está descartado”. Aunque el portero no quiso oír hablar de otras ofertas —“agradecerle la fidelidad que nos ha tenido. Han pasado muchos momentos, como el del tema FIFA, y él siempre ha estado a nuestro lado”, contó el director deportivo, Andoni Zubizarreta— y aguardó a la resolución de la cautelar, como le pidieron en el club. Ayer, tras firmar el contrato en el palco del Camp Nou y realizar unos toques a pie de césped, que por algo señalan su juego de pies como uno de sus puntos fuertes, fue presentado en sociedad. “Firma por cinco temporadas y su cláusula de rescisión es de 80 millones”, explicó Jordi Mestre, vicepresidente deportivo; “y el coste de la operación ronda los 12 millones de euros”. Pero el fichaje no se mide en números, sino en el reto que supone ser el portero del Barça.

“Me han dicho la importancia que tengo para el sistema; es un honor”, dice el alemán

Entiende el club que Ter Stegen es el zapato de Cenicienta, hecho a medida para la portería azulgrana. “Es rápido, ágil, decidido, tiene muy buen juego aéreo, buen uno contra uno, se relaciona bien con la línea cuando el equipo juega alto en la presión…”, enumeró Zubizarreta; “Y además de todo lo anterior, juega con los pies”. Abrumado por los piropos porque es tímido fuera del campo —aunque dentro eche buenas broncas—, recogió el testigo: “El Barça me ha dicho la importancia que tengo para el sistema y es un honor. Creo que he hecho el paso correcto y que funcionará bien”. Todo seguridad y confianza, “carácter y personalidad”, como definió Zubi y como exige el Camp Nou, capaz de descolocar a grandes porteros como Baía, Enke y Rustu, entre otros. “Valdés es un portero extraordinario que ha hecho mucho por el club, pero el Barça me ha escogido, yo soy yo y creo que lo haré bien”, abundó.

Ter Stegen firma con el Barcelona.

El desafío es superlativo, toda vez que pocos equipos juegan con la zaga tan adelantada y se apoyan tanto en las botas del meta para iniciar las jugadas, para ser la raíz del fútbol ofensivo. “Ser portero del Barcelona es difícil, complicado. Es uno de los grandes retos que hay dentro del mundo del fútbol y creemos que lo puedes afrontar y salir bien de esta competición”, remarcó Zubizarreta. “Nuestros porteros deben tener un perfil muy especial porque intervienen muy poco en el juego y, cuando lo hacen, tienen que hacerlo de manera decisiva. Es una posición con mucha presión”, argumentaba Segarra para Barça TV. “Solo puedo decir que es un gran reto. Defender esta portería es una de las mejores cosas que hay en la vida y daré todo por el club, pero creo que mi estilo se adapta al Barcelona”, respondió Ter Stegen, que tiene como referente a Kahn y que se encomendó al club para que decidan su dorsal porque lo mismo le da. “Sé tú mismo porque seguro que estás a la altura del reto”, completó Zubizarreta.

“Este puesto es uno de los grandes desafíos del mundo del fútbol”, expone Zubizarreta

Acompañado de su novia de toda la vida y familiares, Ter Stegen también tuvo elogios para sus compañeros. “Messi es el mejor del mundo y es una delicia ver jugar al Barça, que pone de buen humor incluso a la gente a la que no le gusta el fútbol”. Y añadió: “Es muy difícil para los contrarios cuando la máquina funciona”. Pero todo empieza desde la portería.

Desde el área deportiva azulgrana, en cualquier caso, tienen claro que quieren fichar a otro portero, a un veterano (a poder ser internacional) que acepte el papel de segundón. Porque la apuesta, la gran apuesta, es Ter Stegen.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información