Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una duda en el corazón del juego

Simeone debe elegir, de cara al choque del Camp Nou, entre la seguridad del primer pase de Tiago o el despliegue de Mario

Tiago y Simeone, durante un partido en el Calderón. Ampliar foto
Tiago y Simeone, durante un partido en el Calderón. EFE

Seguridad en el primer pase o un despliegue físico mayor para ocupar más campo. Incuestionable para Simeone la presencia de Gabi como uno de los dos mediocentros, la elección entre Tiago o Mario Suárez es una de las grandes decisiones que debe tomar el técnico para armar el once titular que el sábado intente conquistar la Liga en el Camp Nou.

 En los dos enfrentamientos de cuartos de final de la Liga de Campeones, Simeone optó por jugar con el mediocentro portugués, una especie de prolongación del técnico en el campo. Una de las preocupaciones del técnico argentino es la salida del balón. El Barça aún castiga esas pérdidas que pillan a un equipo saliendo y descolocado. Ese temor pesó mucho para que fuera Tiago el elegido en esos dos últimos precedentes de la Champions, que respondió con dos partidos soberbios. El domingo pasado, sin embargo, se apreció a un Tiago erróneo en la entrega y con síntomas de fatiga para recuperar la posición.

Mario Suárez no disputó ni un minuto ante el Levante ni ante el Málaga. Venía de completar un gran partido en Stamford Bridge, precisamente junto a Tiago, con el que apenas suele coincidir en el once porque Gabi tiene plaza fija. En Londres, sin el capitán, baja por sanción, el Atlético creció mucho con el balón en el segundo tiempo a partir de Mario Suárez. Tiago también estuvo muy acertado en el pase. De sus botas salieron los dos centros para las rupturas de Juanfran que generaron el gol de Adrián y también el de Arda.

La competencia entre Tiago y Mario Suárez es una de las más reñidas desde la llegada del Cholo

En el Ciutat de València y en el último partido en el Vicente Calderón, Mario calentó, pero no fue utilizado. Su opción como recambio formó parte de un plan de contención que no se dio porque el Atlético no pudo ponerse por delante en esos dos partidos que le han complicado la obtención del campeonato.

“Los dos me han dado una temporada enorme, estoy contento con los dos, han posibilitado estar donde estamos”, dice Simeone en una explicación diplomática para aclarar cuál de los dos le daba más equilibro ante partidos en los que el equipo puede necesitar volcarse en el área contraria, como sucedió ante el Levante y el Málaga. De inicio, no parece ser este el tipo de partido que se le presente en el Camp Nou, salvo que el Barça se ponga por delante en el marcador.

La competencia entre Mario y Tiago es una de las más reñidas desde la llegada de Simeone al banquillo. Durante el primer tercio del curso, fue el canterano el que marcó los tiempos. En ese trimestre se vio la mejor versión que se le recuerda en cuanto a juego y continuidad. La lesión de tres meses por un edema en su rodilla derecha cortó ese gran inicio de campaña, justo cuando Del Bosque le tenía muy en mente como recambio de Busquets. Cuando Mario regresó se encontró con un Tiago pletórico. No obstante, las bajas del portugués y Gabi por sanción obligaron a Simeone a introducirlo de golpe. Esto hizo que Mario acabara muchos partidos con las piernas hinchadas y doloridas. Recuperado por completo, esa competencia que mantiene con Tiago ha saltado al primer plano en el partido más decisivo del curso.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información