Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Mundial de Motociclismo 2014

Márquez y el primer Rossi

El español, de récord en récord, apunta a Jerez, único circuito que se le resiste

Márquez, en el gran premio de Argentina. Ampliar foto
Márquez, en el gran premio de Argentina. EFE

Empieza a no estar claro si son las estadísticas las que persiguen a Marc Márquez o si es él quien insiste en desempolvar grandes gestas de nombres propios. Nombres como el de Valentino Rossi, quien, como él ha hecho tras ganar también en Argentina, logró los tres triunfos iniciales en la temporada 2001. Nombres como el de Mick Doohan, que lo hizo con las cuatro primeras pruebas de 1992, récord que está al alcance del español este fin de semana. Nombres como el de Giacomo Agostini, que llegó a ganar todas las carreras que se proponía a finales de los 60 y principios de los 70. Él, que en 1968 ganó las 10 carreras de 500cc que corrió y las siete de 350cc, él que en 1972 hizo pleno con 11 victorias (de las 11 en las que participó) para ganar su penúltimo título de 500cc, mira al de Honda con asombro: “Si alguien puede hacerlo, si alguien puede ganar todas las carreras, ese es Márquez”, declaró al diario As hace solo unos días.

“Me recuerda a mí en 2001”, asegura Valentino, que ganó las tres primeras citas

No quiere ni pensarlo Rossi, todavía su rival en la pista, considerado uno de los mejores pilotos de la historia, si no el mejor. Él ganó tres veces el Mundial (en 2001, 2002 y 2005) con 11 victorias, cifra solo superada por Mick Doohan en 1997, año en el que sumó 12 triunfos. “Marc me recuerda a mí en el 2001: era solo mi segundo año en 500cc y también gané las tres primeras carreras. Era muy fuerte, muy rápido, aquello me hizo sentirme muy bien, tener mucha confianza. Pero quería ganar siempre y cometí errores: perdí alguna carrera (no puntuó en Mugello) y Biaggi me puso mucha presión. La temporada todavía es muy larga, espero que también nosotros seamos capaces de ponerle presión a Marc y que pase por los mismos problemas que yo”, concedió Rossi. Dijo el año pasado el italiano que el chico de Cervera era una versión mejorada de él mismo y el campeón del mundo trata de no decepcionarle cada vez que se sube a la moto.

De vencer este fin de semana, el campeón igualará una marca de Doohan en 1992

Márquez atacará el récord de Doohan en Jerez, un circuito en el que nunca ha ganado, un circuito que le gusta, en el que va deprisa, pero que está repleto de malas carreras: en 2010, en 125cc, salía desde la pole, pero se cayó en la primera vuelta pues se le rompió el tubo de escape y este le hizo caer; en 2011, ya en Moto2, también cayó, esta vez embestido por la moto de Cluzel. Solo ha cruzado la línea de meta en tres ocasiones: la última el año pasado, en segunda posición, tras un polémico adelantamiento a Lorenzo en la última curva. “Es un reto ganar aquí, es el único circuito en el que no he ganado, pero tampoco es algo que me vuelva loco. Sé que el campeonato es más importante”, dice él. Y ante las expectativas que ha despertado su brillante inicio de temporada, advierte: “Claro que intentaré ganar todas las carreras que sea posible, pero es imposible ganarlas todas porque con esa mentalidad es imposible ganar el campeonato: es importante saber coger de vez en cuando 20 o 16 puntos, cuando las cosas no van tan bien”. Y añade: “Seguro que hay aficionados que piensan en ello. Y es verdad que me siento muy bien y que ganar en Catar, algo que no me esperaba, me dio mucha confianza. Creo que nada es imposible, pero esto es casi imposible”.

“Marc ha dominado las primeras carreras. Ahora mismo es el piloto más rápido del Mundial, lo tiene todo bajo control”, dice Rossi. “Todos sabemos el secreto para ganarle, lo difícil es hacerlo”, tercia Lorenzo. Y bromea Pedrosa, su compañero de equipo: “Para ganarle hay que llegar por delante de él, hay que ser más rápido, tanto como se pueda”. “En mi vida he visto a nadie como él. Lo que hace es increíble”, confiesa Nick Harris, el periodista que pone voz a las carreras en la señal internacional ofrecida por Dorna, 34 años en el Mundial de motociclismo. Él vio ganar a Roberts, Sheene, Lawson, Spencer o Rainey. Sabe de lo que habla.

 

Más información