Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nishikori logra su mejor título

El japonés se impone a Giraldo (6-2, 6-2) en la final con menos juegos de la historia del torneo de Barcelona

Kei Nishikori celebra su victoria en el Conde de Godó. Ampliar foto
Kei Nishikori celebra su victoria en el Conde de Godó. AFP

Era una final inédita e inesperada y decepcionó. No porque el campeón no mereciera ganar, sino porque el finalista distó mucho de su mejor nivel. Era la segunda disputa de un título para el colombiano Santiago Giraldo –la primera la había perdido en Santiago de Chile ante Robredo en 2011- y el peso de todo un país cayó como una losa sobre su brazo. Kei Nishikori, una de las promesas del tenis mundial, se limitó a desplegar su juego y ni siquiera precisó de grandes alardes para desmantelar a Giraldo y vencerle por 6-2, 6-2 en 1 hora y 13 minutos. Fue la final con menos juegos de la historia del Open Banc Sabadell, bajando en dos el record establecido por Rafael Nadal en 2011, con 18, contra David Ferrer.

El potencial que Giraldo, 65º mundial, había demostrado ante Nicolás Almagro en las semifinales, no apareció en la final. Su juego estuvo falto de continuidad y cuando intentó buscar los golpes ganadores que le dieron acceso a la final, sus bolas se perdían por detrás de la línea de fondo o las laterales. Desde los primeros compases del partido quedó claro que Nishikori, 17º mundial a los 24 años, era un jugador mucho más formado que su rival. También daba la impresión en la pista de que mientras Giraldo parecía conformarse con lo que ya había logrado, Nishikori estaba luchando para abrirse una puerta más en su trayecto hacia el top ten.

Daba la impresión de que mientras Giraldo parecía conformarse con lo ya logrado, Nishikori luchaba para abrirse otra puerta hacia el top ten

"Este es el título más importante de mi carrera", señaló el primer jugador asiático que gana en Barcelona. El japonés se había impuesto hasta ahora en los torneos de Memphis (2013, 2014), Tokio (2012) y Delray Beach (2008). No es un bagaje suficiente para un tenista del calibre de Nishikori, que esta misma temporada atesora victorias sobre David Ferrer y el mismo Roger Federer y que suele complicar las cosas a los grandes, tal como le hizo a Nadal en los octavos de final del Open de Australia.

La final del Open Banc Sabadell será un referente en su trayectoria, más por la trascendencia del título, su primer ATP 500, que por el tenis que desplegó. En realidad Giraldo pareció hundirse por culpa de lo que entendió un error arbitral –una bola que se cantó mala, pero que el árbitro dio por buena y le supuso la pérdida de un punto- en el cuarto juego de la primera manga. Allí dio muestras de fragilidad. Y ya no levantó cabeza en el resto de partido.

Nishikori dejó a sus padres en Shimane y se marchó becado a la Academia de Nick Bollettieri aen Brandenton. "Le vimos un gran potencial", reconoce Gabe Jaramillo, Director de la academia. "Entonces tenía 14 años. Su derecha era explosiva. Su volea muy pobre y su saque estaba por hacer. Pero, aunque tenía problemas con el idioma, era fuerte de cabeza". Las previsiones se confirmaron en Delray Beach en 2008, cuando ganó uno de sus primeros torneos profesionales. Fue el primer japonés campeón en el ATP Tour desde Matsuoka en 1992.

Ahora, ha contratado al ex campeón de Roland Garros (1989), Michael Chang, para que le ayude en momentos puntuales de la temporada. "Me da mucha confianza. No he notado cambios a nivel técnico, pero me aporta una mejor mentalidad y pequeños detalles que me ayudan a mejorar". En Barcelona, Nishikori ha traspasado una puerta. Hasta ahora no ha pasado de los cuartos de final en un torneo del Grand Slam. Pero no parece que ése vaya a ser su tope en el futuro.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información