Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carolina Marín da un paso histórico

La onubense, joya de la federación, es la primera campeona europea del bádminton español

Carolina Marín con su medalla de oro del Europeo de bádminton.
Carolina Marín con su medalla de oro del Europeo de bádminton.

Dice Carolina Marín en un vídeo colgado en la web de la Federación Española de Bádminton que lo mejor de su juego es la “parte mental” y que cuando se mira al espejo ve siempre a Rafael Nadal, su ídolo, porque ella también tiene un enorme “carácter competitivo, la misma garra”. El presidente de la federación, David Cabello, añade en conversación telefónica desde Kazán que la jugadora tiene “muchísimo talento”, que es “supertrabajadora” y que “tiene muy claro lo que quiere”. Entre otras cosas, quería el título europeo, el primero de una jugadora española, y lo logró ayer en la ciudad rusa ante la danesa Anna Thea Madsen (21-14, 9-21 y 21-8).

Es solo un paso más en la progresión de una jugadora precoz —tiene solo 20 años pero ya fue olímpica en Londres 2012 y campeona de Europa sub-17 y sub-19— a la que la federación mima desde hace años, incluso en estos tiempos de apreturas económicas, consciente de que se trata de una de esas joyas que pueden dar grandes alegrías al deporte español.

Por edad y planificación el objetivo de Carolina debería ser en los Juegos de 2020"

David Cabello, entrenador de Carolina

A pesar de lo histórico del momento, el título no ha sido una gran sorpresa para los entendidos de este deporte. Los técnicos de la federación conocen bien el potencial de una jugadora que es la 11ª del mundo, la única no asiática entre las 20 mejores, y que era la primera cabeza de serie de los Europeos. “Lleva una temporada muy buena y una progresión muy rápida”, confirma Cabello; “no es que haya cambiado nada, el Campeonato de Europa es solo un escalón más”.

Marín, que es zurda como Nadal, nació en Huelva, pero se entrena desde hace años en el Centro de Alto Rendimiento de Madrid junto a Beatriz Corrales, la otra española en Kazán, y a las órdenes de Fernando Rivas. Rivas empezó a trabajar para la federación española en 2005, tras haber estudiado en Alemania, Holanda y Francia. Es un técnico joven con una visión amplia del bádminton, en la que no solo tiene importancia el aspecto físico y técnico sino también el mental —Marín trabaja este aspecto con un psicólogo— y que cree fundamental la comunicación con sus deportistas, según explicaba en una entrevista reciente en una revista especializada.

Los resultados de Carolina Marín parecen darle la razón. Con la sonrisa de ese título europeo en la cara, ambos saben que hay nuevos retos a la vuelta de la esquina, el primero los Mundiales de Dinamarca el próximo mes de agosto. “El triunfo de hoy dará a Carolina más confianza y más fuerza para afrontar el Mundial”, valora Cabello. ¿Y una medalla en los Juegos Olímpicos de Río 2016? “Por edad y planificación el objetivo de Carolina debería ser en los Juegos de 2020. No hay que acelerar el proceso porque el trabajo está siendo meticuloso”.