Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guardiola pide tiempo

Pep cree que el Bayern tiene margen de mejora y analiza al detalle a su rival

Guardiola y Arjen Robben charlan durante el entrenamiento previo al encuentro. Ampliar foto
Guardiola y Arjen Robben charlan durante el entrenamiento previo al encuentro. Bongarts/Getty Images

El Bayern no ha enamorado esta temporada por su juego, a excepción de un par de meses en la dirección de un exultante Thiago Alcántara, que se recupera ahora de una rotura parcial de los ligamentos de la rodilla derecha. “Tuve que adaptarme porque venía de otra cultura”, reconoció el técnico del Bayern, Josep Guardiola (Sampedor, Barcelona, 1971), cuando se le preguntó por la posibilidad de entrenar al Manchester United tras la destitución ayer de David Moyes. “Ganamos la Bundesliga, pero siento que podemos mejorar. Necesito tiempo y quiero estar dos años más”, añadió.

Desde los dos títulos seguidos del Milan, en 1989 y 1990, ningún campeón de la Copa de Europa ha conseguido repetir al año siguiente. La explicación para el entrenador del conjunto bávaro, vigente campeón, sería el descenso del deseo de ganar por parte de los futbolistas cuando tocan esa cima europea. “Por eso estoy tan orgulloso de mis jugadores”, apuntó ayer Guardiola, “porque habían ganado todo [el triplete con Jupp Heynckes] y aceptaron mis pequeños cambios de estilo. Ganaron la Bundesliga en marzo y después nuestra mentalidad se fue abajo porque necesitamos un reto. En la semifinal de Copa [ante el Kaiserslautern] recuperamos el espíritu de equipo”.

Con Ancelotti, el Madrid tiene la capacidad de poder jugar; no solo correr”

La sala repleta de periodistas y curiosos en un hotel de la Castellana, ayer al mediodía en Madrid, estaba alumbrada por enormes lámparas de lágrima sobre la calva reluciente del entrenador del Bayern, que se expresó en cuatro idiomas —español, catalán, inglés y alemán—. Flotaba el recuerdo de aquella otra conferencia de prensa del 27 del abril de 2011, cuando Guardiola, entonces técnico del Barça, llamó “puto amo” a Mourinho, preparador del Madrid, en otra semifinal de Champions que llevaría al cuadro catalán a la final conquistada en Wembley ante el United (3-1).

“Lo poco que lo he visto”, dijo Guardiola del Real Madrid a modo de introducción de lo que sería, sin embargo, una completa radiografía del conjunto blanco. Para el entrenador catalán, el Madrid representa los adversarios “más difíciles individualmente” en “la mejor plantilla” de Europa. El conjunto de Carlo Ancelotti ha evolucionado respecto al Madrid de su antecesor, Mourinho, según la opinión de Guardiola, principal antagonista del técnico portugués en los últimos años. “Con él [Ancelotti] tienen la capacidad de poder jugar porque Modric, Xabi Alonso y Sergio Ramos le dan buena salida al balón”, resumió.

Si no hubiera ganado ya tres títulos, probablemente
no seguiría aquí”

Ya no es solo el contragolpe de la anterior etapa, aunque también. “Di María, Bale, Benzema y Cristiano te matan al espacio. El Madrid siempre ficha a jugadores que corren mucho”. Pep incluso se permitió remarcar las diferencias entre el estilo de Cristiano Ronaldo (“tiene más gol y juega más al espacio”) y el de quien sería su sustituto esta noche, Isco (“tiene más continuidad y juega más al pie”), en caso de que el delantero portugués se perdiera el choque por lesión.

Tampoco se le escapó a Guardiola que el Madrid casi siempre actúa con un 4-3-3 salvo “en la final de Copa”, cuando las dolencias de Cristiano propiciaron la entrada de Isco en una posición más retrasada. El técnico catalán nunca ha perdido en el Bernabéu: cinco victorias y dos empates en sus siete visitas con el Barcelona (2-6 en 2009, 0-2 en 2010, 1-1 y 0-2 en 2011, 2-2, 1-3 y 1-2 en 2012).

Mucho más relajado esta vez estaba Guardiola, quizá porque la cultura del fútbol alemán se toma con más calma que la española este tipo de citas. “Si pierdes, te critican y ya está, pero estás mucho más tranquilo [en Alemania]“, expuso Pep, muy consciente de la situación de los entrenadores en los equipos grandes. “Si no ganas, a la calle, aunque tengas contrato. Yo tengo aquí tres años, pero si no hubiese ganado ya tres títulos [la Supercopa de Europa, la Liga y el Mundialito de Clubes] probablemente no seguiría”. Críticas al juego del Bayern de algunos de los popes del club como el director deportivo, Matthias Sammer, o del presidente honorífico, Franz Beckenbauer, que Guardiola ha aceptado con deportividad. Entiende que es cuestión de tiempo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información