Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Javier Fernández luce su talento

El patinador español, cuarto en los pasados Juegos, se desquita de esa decepción y suma una nueva medalla a su palmarés

Javier Fernández, durante su ejercicio. Ampliar foto
Javier Fernández, durante su ejercicio. REUTERS

Los patinadores se entrenan para repetir como si fueran robots sin dudas el mismo programa, los mismos saltos y pasos, bajo las mismas notas musicales. Es un deporte de repetición. Pero como son humanos, cuando llega la competición, la adrenalina y los nervios, muchos se ven obligados a cambiar sobre la marcha porque un salto o una combinación no salen según lo previsto y ahí se descubre quién tiene verdadero talento para otro arte de este deporte, el de la improvisación. Lo vivió de la forma más amarga el español Javier Fernández en los Juegos de Sochi hace un mes (cuarto) y se ha desquitado este viernes en Saitama (Japón), donde ha repetido bronce mundial y, esta vez sí, con esos tres cuádruples que han hecho famoso su programa.

Como Fernández había acabado el primer día de competición segundo, con la nota más alta dada a un europeo en la historia, el resultado puede parecer decepcionante. Pero cuando el español pisó el hielo ya sabía que el asunto estaba complicado, el oro casi imposible. Machida y Hanyu, los dos mejores japoneses, no habían cometido ningún fallo importante, solo pequeñas imprecisiones. Y la nota de Hanyu, el campeón olímpico, el compañero de entrenamientos de Fernández en Toronto, el hombre con quien divide las atenciones del entrenador Brian Orser, esos 282,59 puntos totales, parecía difícil de alcanzar.

Hanyu (oro), Machida (plata) y Fernández (bronce), en el podio. ampliar foto
Hanyu (oro), Machida (plata) y Fernández (bronce), en el podio. AFP

También sabía que el podio estaba casi asegurado porque el checo Verner se había desmoronado desde el primer salto y el chino Yan se había llevado un golpetazo al intentar recuperar el triple que se había comido en los primeros compases y también estaba fuera de juego. Tal vez por eso, antes de competir Fernández parecía tranquilo, si había nervios no se reflejaban en su cara ni en los movimientos de su cuerpo. Empezó su programa confiado, clavando el primer cuádruple y asegurando la primera combinación de saltos. Seductor en la segunda parte, gustándose a sí mismo en esos pasos que los patinadores utilizan para tomar aire, para recuperar el aliento de cara al último tramo, y en los que el español además aprovecha para seducir a público y jueces, para conectar, solo tuvo dos dudas: se precipitó al enfrentar un triple que se quedó en una pirueta simple y que combinó con un doble, lo que le restó alrededor de seis puntos, y se desequilibró ligeramente en la última combinación justo cuando el programa volvía a coger ritmo. Nada trágico. Nada que ver con lo sucedido en Sochi cuando ni él mismo se dio cuenta de que había perdido la medalla por improvisar si acordarse del reglamento.

Fernández se despidió contento, como diciendo: “Deber cumplido”. Había logrado introducir los tres cuádruples que convierten su ejercicio en uno de los más difíciles del mundo, algo que solo él ha sido capaz de hacer en Saitama. Los jueces se lo recompensaron con 179,51 puntos, que sumados a la nota del programa corto, daban un total de 275,93. Otro récord europeo. Mejor marca del año para el español. Pero por debajo de Hanyu y Machida. Bronce mundial otra vez, cerca de la plata del japonés (282,26) y muy lejos del cuarto, el ruso Kovtun (247,37).

Está otra vez entre los mejores. Si es que la decepción olímpica –esos 1,18 puntos que le separaron de la medalla y de hacer otra vez historia para el deporte español- le generaron algún tipo de inseguridad, esta ha sido superada. Puede que Hanyu, con sus programas eléctricos e intensos, con la juventud de esos 19 años, con su capacidad de improvisación, haya sido mejor en el Mundial, como lo fue en Sochi, pero no está en otra galaxia. Fernández, que tiene tres años más y ya fue bronce mundial el año pasado, que es doble campeón europeo, también está ahí. Entre los mejores patinadores del mundo.

Los resultados

1. Yuzuru Hanyu (Japan) 282.59

2. Tatsuki Machida (Japan) 282.26

3. Javier Fernandez (Spain) 275.93

4. Maksim Kovtun (Russia) 247.37

5. Jeremy Abbott (U.S.) 246.35

6. Takahiko Kozuka (Japan) 238.02

7. Yan Han (China) 231.91

8. Max Aaron (U.S.) 225.66

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información