Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Santander

Mercedes va por delante

Hamilton, por la mañana, y Rosberg, por la tarde, dominan en Malasia, donde Alonso termina los entrenamientos con el quinto mejor tiempo

Rosberg rueda en Malasia. Ampliar foto
Rosberg rueda en Malasia. Getty Images

Por cada kilómetro completado por los monoplazas, nuevos descubrimientos que hacen los ingenieros, que en según qué casos han tenido que resetearse prácticamente y dejar a un lado toda la experiencia acumulada en años para lanzarse de cabeza a un torbellino de cambios, unos con mucho más sentido que otros, en la F-1 del futuro. A pesar de todas las incógnitas hay algo que ya ha quedado claro desde hace varias semanas, incluso meses: Mercedes juega el rol que en los últimos cuatro años correspondía a Red Bull y se ha convertido en la referencia de la parrilla. En Sepang, donde este domingo se disputará la segunda carrera del calendario, los monoplazas del gigante de Stuttgart dominaron la primera jornada de ensayos. Lewis Hamilton lo hizo por la mañana y su compañero, Nico Rosberg, por la tarde. El segundo más veloz en la segunda sesión fue Kimi Raikkonen, justo por delante de Sebastian Vettel, mientras que Fernando Alonso terminó el quinto. Todos ellos, eso sí, en separados por menos de dos décimas.

Cuando uno se da una vuelta por el vial de servicio experimenta sensaciones distintas a las que estaba acostumbrado. Primero, porque debe asegurarse de que los coches hayan salido de sus garajes, algo que hasta ahora era evidente por el ruido que generaban los motores, un estruendo que ha desaparecido – “el sonido de los propulsores es una mierda”, opina Vettel–. Los bólidos corren en recta, pero su comportamiento en las curvas no tiene nada que ver porque la entrada es mucho más lenta y se toman más precauciones, un margen comprensible si atendemos a la multitud de factores que entran ahora en juego y que, dedos cruzados, deben trabajar a la vez. La frenada, en la que intervienen los elementos hidráulicos, el freno motor y los sistemas de recuperación de energía, solo es uno de los nuevos elementos, pero hay muchos más. Las restricciones de entrenamientos hacen que su proceso de aprendizaje sea continuo en estos primeros grandes premios.

Algunos van más retrasados que otros, y en este sentido el caso más flagrante es el de Lotus, que está pagando ahora haber pasado por un invierno de lo más convulso. Si la estructura de Enstone (Reino Unido) llama la atención por las calamidades que se le acumulan, Mercedes va un paso por delante del resto, no se sabe si semanas o meses, pero parece evidente que los problemas que afectan a los demás en Stuttgart ya los solucionaron hace días.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información