Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Mundial de Sonia Lafuente

La patinadora, que no estuvo en los Juegos, se ha instalado en Canadá para entrenarse al lado de Javier Fernández, al que conoce desde niño, y superar su temor a competir

Sonia Lafuente en un entrenamiento en Saitama (Japón). Ampliar foto
Sonia Lafuente en un entrenamiento en Saitama (Japón). EFE

Todas las miradas están centradas en Javier Fernández, el mejor patinador español de la historia, bronce mundial el año pasado, y que busca en el Mundial de Saitama (Japón) quitarse con una nueva medalla el sabor amargo que le dejaron los Juegos de Sochi hace un mes, donde fue cuarto. Pero en la ciudad japonesa hay también una patinadora española que se perdió la gran cita del año, que conoce al campeón desde que ambos eran niños y que ha cambiado de país para recuperar la confianza. Es Sonia Lafuente, también de 22 años. Otra española en Canadá.

Sonia Lafuente decidió cambiar de aires en octubre. Tras una lesión y una crisis de resultados que le dejaron sin sus segundos Juegos Olímpicos, decidió hacer las maletas y el pasado mes de octubre se instaló en Toronto. El club que la acogió es el de Brian Orser, patinador de élite reconvertido en entrenador de éxito. Entre sus pupilos está Yuzuru Hanyu, flamante campeón olímpico de 19 años y uno de los favoritos en el Mundial, y también el español Javier Fernández, que se quedó a un suspiro del bronce en la mayor competición de todas y que es doble campeón de Europa y bronce mundial.

“Me di cuenta de que necesitaba un cambio si quería remontar”, explicaba hace unos días en conversación telefónica la patinadora española desde su nueva casa canadiense. Canadá no es un país nuevo para Lafuente, que como casi todos los patinadores españoles de la última hornada o se han instalado en ese país o llevan años haciendo la pretemporada allí. Ella probó dos veranos, pero ahora necesitaba un cambio más radical para superar el bache que atravesaba y que tenía más que ver con la cabeza, con el miedo a competir, que con su preparación física. Le tocó "el peor invierno en muchos años", ríe al otro lado del teléfono.

La banda de Canadá

Javier Fernández.
Javier Fernández. REUTERS

Javier Fernández es uno de los favoritos a luchar por el oro mundial en Saitama. Cuarto en los Juegos Olímpicos de Sochi y bronce en los Mundiales del año pasado, el camino del español se ha visto despejado por las ausencias de la plata en Sochi (el canadiense Patrick Chan) y del bronce (el kazako Denis Ten). La máxima competencia para Fernández vendrá de sus compañeros de entrenamientos, el campeón olímpico, Hanyu, que además actúa de local, y el canadiense Nguyen, que llega con el cartel de campeón del mundo junior. 

Fernández lleva más de dos años instalado en Toronto, donde también vive ahora Sonia Lafuente. En Montreal se entrena la pareja formada por Sara Hurtado y Adrià Díaz, que también están en Saitama, y que llegan con la inyección de autoestima que les dio la actuación que ofrecieron en Sochi hace un mes. Allí fueron 13º. 

Los canadienses se volverán a reunir en el Mundial. En Canadá no es tan fácil que todos coincidan. Lo hicieron hace dos semanas en Toronto. "Sara y Adri vinieron a ver a Estrella Morente [la música de su programa libre, tan especial, es de la cantante]", dice Sonia Lafuente; "fue increible". 

El cambio no es solo de aires. “Me entreno más y las condiciones son mucho mejores”, dice Lafuente, que se ejercita tres veces al día –en lugar de las dos habituales en España- y en una pista consagrada al patinaje de competición, no como la de Majadahonda, donde pasó tantos años dando vueltas con Fernández. Aunque su nuevo entrenador no es Orser, sino Ghislain Briand, Lafuente coincide con Hanyu y Fernández todos los días a las 12 en la pista.

Lafuente está convencida de haber remontado su carrera. “Es otra forma de trabajar y los cambios se notan”, afirma. Hace un par de semanas fue cuarta en el torneo de La Haya y, sobre todo, fue capaz de superar las dudas en sus programas, que son los mismos con ligeros retoques, y que antes la hacían derrumbarse. “No empecé la temporada bien y hubo un momento en que me bloqueé. No sé si era el subconsciente o que me ponía mucha presión, pero el caso es que llegó un momento en que sentía que no avanzaba. Necesitaba que alguien me amueblara todo, alguien que me dedicara tiempo ”.

Para superar ese bloqueo la patinadora ha trabajado en la pista y fuera de ella. “He trabajado mucho con los entrenadores para ser capaz de desconectar y que lo que hago cada día en los entrenamientos salga en competición. Y creo que ha dado resultado porque me noto mucho más segura saltando”.

También le sirve el ejemplo de Javier Fernández. "Ha cambiado mucho dentro del hielo", explica la patinadora; "le veo más centrado, trabaja mucho más duro. Ver cómo ha cambiado me sirve. Intento aplicármelo a mí misma. Es algo que me ha ayudado".

A pesar de ello, fue duro ver los Juegos Olímpicos desde la lejana Canadá, cuatro años después de debutar en Vancouver 2010 con un 22º puesto. “La ceremonia de inauguración y los primeros días fueron los más difíciles”, reconoce. “Pero he vivido los Juegos de una forma muy diferente porque Canadá es un país que vive mucho los deportes de invierno. Y en el club también lo hemos vivido de una forma muy intensa”.

La competición

Teledeporte retransmite los Mundiales de patinaje que empiezan el miércoles en Satinama (Japón).

Jueves: Programa libre parejas (3.00) y programa corto femenino, con Sonia Lafuente (7.00).

Viernes: Programa corto danza, con Sara Hurtado y Adrià Díaz (2.50) y programa libre masculino, con Javier Fernández (9.00).

Sábado: Programa libre danza (4.00), con Hurtado y Díaz,  y programa libre femenino, con Lafuente (9.00).

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.