Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lo que le faltaba a la San Remo: la victoria de un ‘sprinter’ noruego

Alexander Kristoff, velocista del Katusha, se impone por delante de Cancellara (Trek) y Swift (Sky)

Kristoff, de rojo, se impone en la meta de San Remo. Ampliar foto
Kristoff, de rojo, se impone en la meta de San Remo. AFP

Se han corrido 105 Milán-San Remo: 55 las han ganado italianos; las 50 restantes, belgas, franceses, alemanes, españoles, holandeses, suizos, irlandeses, británicos y hasta australianos. Y desde la lluviosa tarde de este domingo en el paseo marítimo Ítalo Calvino, donde las palmeras dan aire de oasis a la rivera ligur, también un noruego, un tal Alexander Kristoff, fuerte y bruto, un sprinter duro del equipo Katusha que hasta ahora, y tiene 26 años, no se había ilustrado con ninguna gran victoria. Sucede en el palmarés a otro sprinter sorprendente y de escasas victorias, el alemán Gerhard Ciolek, ganador en la nevada edición pasada.

CLASIFICACIÓN

1. Alexander Kristoff (NOR-Katusha) 6h 55:56
2. Fabian Cancellara (SUI-Trek Factory) m.t.
3. Ben Swift (GBR-Team Sky) m.t.
4. Juan José Lobato Del Valle (ESP-Movistar) m.t.
5. Mark Cavendish (GBR-Omega Pharma) m.t.
6. Sonny Colbrelli (ITA-Bardiani CSF) m.t.
7. Zdenek Stybar (CZE-Omega Pharma) m.t.
8. Sacha Modolo (ITA-Lampre Mérida) m.t.
9. Gerald Ciolek (ALE-MTN Qhubeka) m.t.
10. Peter Sagan (SVK-Cannondale) m.t.

El optimista puede concluir que con una victoria noruega se amplía la panoplia de ganadores, que la San Remo, la clásica más larga (293 kilómetros), gana en universalidad. Los pesimistas, que habitualmente son más, sentenciarán que un año más la San Remo ha sido una carrera insípida, eterna, siete horas puntuadas por intentos que se saben condenados –el de Nibali, el único ciclista de grandes vueltas que se atrevió a tomar la salida, en la Cipressa; los de los jóvenes italianos Battaglin y Colbrelli en el Poggio—, en la que los grandes favoritos –este año: Sagan, Greipel, Degenkolb, Cavendish—desaparecen llegado el momento clave y en la que Fabian Cancellara siempre termina con las ganas (tras su victoria en 2008, el formidable suizo ha sido dos veces segundo y una tercero).

Conscientes de este problema que puede acabar con la magia de la classicissima, los organizadores llevan tiempo intentando endurecer el final para dar oportunidades a los atacantes y variedad táctica a los equipos. Estaba previsto que en 2014 debutara la subida a Pompeiana, insertada entre Cipressa y Poggio, pero una avalancha cortó la carretera. Se supone que en 2015 ya estará reparado el firme y la San Remo, y los aficionados, lo agradecerán.

Para el ciclismo español, en el décimo aniversario de la primera de las tres victorias del retirado Óscar Freire, la carrera de 2014 tuvo el valor del magnífico cuarto puesto del debutante Juanjo Lobato, un ciclista andaluz, de Trebujena, 25 años y Movistar, a quien le faltó fe y decisión en los últimos metros y se dejó comer un lugar en el podio por el rápido Swift, un inglés, del Sky.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información