Dos estilos antagónicos en un duelo inédito en Europa

Barcelona y Atlético se vuelven a enfrentar tras saldar con empate sus tres cruces de esta temporada

Costa y Messi, en un partido de esta temporada.
Costa y Messi, en un partido de esta temporada.Gonzalo Arroyo (GETTY)

Las dos primeras bolas que extrajo Luis Figo depararon un cruce tan inédito en Europa como repetido este curso. Con los dos enfrentamientos en cuartos de la Liga de Campeones, Barcelona y Atlético de Madrid acumularán seis duelos. No deseaban en el vestuario rojiblanco un cruce con un equipo español y tampoco con el Bayern. Una visita a Old Trafford estaba entre las preferencias.

El emparejamiento, como ya sucedió en la Supercopa y en el partido de Liga, enfrenta dos estilos opuestos. En los tres enfrentamientos habidos esta temporada ninguno logró imponerse en el marcador. En el Atlético, que no podrá contar con Raúl García en la ida por sanción, saben que les esperan 180 minutos de orden defensivo, de guardar bien las posiciones y buscar contragolpes, mientras que en el Barça deben intuir tanta posesión como dificultad para abrir huecos a través de ella. En los despachos del Atético se respiraba cierta resignación, aunque se apuntaba al exhaustivo conocimiento del rival como una ventaja. Fue con el Atlético, durante la Supercopa, cuando Martino fue examinado por primera vez ante un rival al que no le importaba conceder la pelota y ceder terreno. Si algún equipo ha maniatado bien el Barça ese ha sido el que dirige Simeone. “El Atlético no va a cambiar su manera de jugar juegue contra quien juegue. Somos un equipo muy poderoso físicamente, un equipo que sabe jugar bien los contraataques. Es muy difícil quitarle el balón al Barcelona”, analizó Gabi.

Atendía el Barcelona con recelo al sorteo europeo, sobre todo porque le resultaba incómoda la idea de enfrentarse con el Madrid por el desgaste que supone encontrarse tantas veces como las vividas en 2011. Del mismo modo, le inquietaba medirse al Bayern, el equipo de su exentrenador Pep Guardiola, más por cómo gestionarían los medios de comunicación el reencuentro que por el recuerdo del siete que el equipo alemán le hizo el curso pasado. Tanto les interesaba a los jugadores azulgrana el dictamen del bombo que adelantaron media hora el entrenamiento matutino para verlo en grupo.

También prefería el vestuario del Barça a uno de los dos equipos ingleses, al Manchester United o al Chelsea (no así a Mourinho), y quizá al PSG —en su versión europea—, porque son equipos que no tienen apuros para ceder la iniciativa al rival, que no le hacen ascos a retrasar sus líneas. “Cuando hemos jugado contra ellos nos cuesta mucho por su intensidad y por el balón parado. Será complicadísimo. Hay que estar concentrados y esperanzados. No queremos encajar goles en casa para en la vuelta tener garantías”, opinó Valdés.

“El Atlético es uno de los equipos más poderosos”, señaló Andoni Zubizarreta, director deportivo. “Difícil y apasionante sorteo”, abundó Alves. “Un duelo duro, estamos contentos de estar en esta ronda, pero esperemos llegar a semifinales”, agregó Iniesta.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS