Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Felipe Reyes: “Nos tienen muchas ganas”

Felipe Reyes, tras un entrenamiento. Ampliar foto
Felipe Reyes, tras un entrenamiento.

El capitán del Real Madrid destila ambición pragmática. Orgulloso del juego y la trayectoria de su equipo, Felipe Reyes (Córdoba, 1980) quiere el refrendo de más títulos para poner en valor ese camino. Antes de coger el AVE rumbo a Málaga, el MVP de la última final de la Liga y máximo reboteador en la historia de la Copa dedica más tiempo a relativizar que a presumir, aunque reconoce que “la temporada tiene muy buena pinta”. Los datos así lo corroboran: los de Laso ya son campeones de la Supercopa, están invictos en la Liga, han batido un puñado de récords y han ganado 34 de los 35 partidos que han disputado. En el cruce de cuartos les espera el Herbalife Gran Canaria (19.10, La1).

Pregunta. De 0 a 10, ¿en qué momento llega el equipo a la Copa?

Respuesta. Llegamos bien, pero no en nuestro mejor momento. Pondría un 7,5. Quizá esperábamos llegar un poquito mejor.

P. ¿Durante la racha de 31 partidos invictos alcanzaron el 10?

R. Ahí sí que pongo muy buena nota al equipo porque hemos hecho algo histórico. Pocos han logrado estar invictos tanto tiempo y hace tiempo eso era impensable. Hemos tenido momentos en los que hemos jugado fenomenal al baloncesto, ganando por mucha diferencia y con un juego divertido y alegre que ha enganchado a la gente. Esa es la mayor satisfacción.

Hemos bajado un poquito. Las diferencias se han acortado”

P. ¿Se llegaron a sentir invencibles?

R. Las sensaciones son muy buenas, pero en ningún momento te sientes invencible porque en el baloncesto actual si te relajas cualquiera te puede sorprender. Ahora mismo quizá hemos bajado un poquito. Pero, más que por nosotros, las diferencias se han acortado porque somos el rival a batir y cada vez es más difícil jugar igual de bien que al comienzo de temporada. Nos tienen muy estudiados y nos tienen muchas ganas.

P. Hay dos corrientes de opinión, la que dice que este camino ya es un éxito en sí mismo y la que reclama títulos porque sino no habrá valido de nada. ¿En cuál se posiciona?

R. Hay que estar orgullosos con el nivel de juego que hemos mostrado, pero es verdad que si al final no se consiguen títulos todo esto no habrá servido para nada. La historia se escribe con títulos. Cuando tenemos que estar bien es a partir de ahora. Venimos de hacer algo muy bonito, pero ahora llega lo bueno. La temporada tiene muy buena pinta, pero es al final cuando los equipos grandes tienen que responder.

P. Normalmente, los equipos van de menos a más durante la temporada, ¿Van a poder superar ese comienzo?

R. Espero que sí. Es verdad que en una temporada habitual se va de menos a más y conforme se van acoplando los jugadores nuevos los equipos mejoran, pero es que nosotros esa etapa no la hemos vivido porque mantenemos el mismo bloque de años anteriores. Nos conocemos de memoria y apenas hemos hecho un par de retoques. Pero nos queda mucho margen de mejora.

La historia se escribe con títulos. Ahora es cuando tenemos que estar bien”

P. ¿Esa mejora pasa por lo físico, por lo psicológico, por lo táctico?

R. Posiblemente pasa por lo psicológico. La final que perdimos en Londres ante Olympiacos nos hizo aprender mucho. Nos hizo ganar solidez y estar preparados mentalmente para afrontar los partidos grandes. Esperemos que la lección esté bien aprendida.

P. ¿Y que aprendieron en la primera y única derrota de momento ante el CSKA?

R. Que un mal día lo tiene cualquiera. Jugamos muy mal en todos los aspectos, en ataque y en defensa, y lo acabamos pagando, pero demostramos una buena capacidad de reacción ganando después partidos complicados como el del Maccabi. Todo depende de nosotros. Si no salimos con la concentración y la motivación suficiente cualquier rival nos puede ganar, pero si estamos bien es muy difícil superarnos.

P. Krstic, Schotsanitis… los problemas y las críticas siempre llegan en la pintura.

R. Siempre estamos con la misma historia. Es verdad que nos dieron problemas pero también otros días hemos tenido dificultades en el juego exterior y no se ha dicho nada. Estamos al margen de esos debates externos. Somos un grupo compensado y tenemos una plantilla muy amplia.

P. Es su 16ª temporada en la élite, la 10ª en el Madrid ¿Se mejora con los años o como la juventud no hay nada?

R. Me encuentro muy bien físicamente, incluso mejor que hace años. Ahora juego un poco menos [17 minutos de media], pero son minutos importantes que intento aprovechar al máximo.

El Gran Canaria es un rival sólido, correoso. Un histórico del torneo”

P. ¿Están contentos con el sistema de rotación de Laso?

R. Disputamos dos competiciones muy exigentes como la ACB y la Euroliga y tenemos que estar dispuestos a distribuirnos el tiempo. Si juegas 30 minutos cada partido al final no puedes rendir al máximo cuando lleguen los grandes partidos. A todos nos gustaría jugar más, pero entendemos que este sistema es bueno para el equipo.

P. ¿Nota haber descansado el pasado verano [renunció al Europeo de Eslovenia]?

R. Sí se nota sí. Ha sido un verano para desconectar de todo, física y mentalmente. Esperemos que ese sacrificio de no ir a la selección al final tenga sus resultados.

P. ¿Este año se apunta al Mundial?

R. Prefiero no hablar ahora de la selección porque al final parece que me estoy promocionando y no quiero que parezca eso.

P. ¿Ser favorito para ganar la Copa gusta o responsabiliza?

R. Es mejor llegar como favorito porque eso quiere decir que has hecho bien tu trabajo. También conlleva presión porque si no respondemos llegarán las críticas, pero en el Madrid siempre hay presión.

No quiero hablar ahora de la selección. Parece que me estoy promocionando”

P. ¿Es inevitable trazar mentalmente el camino hasta la final?

R. Solo pensamos en el partido contra el Gran Canaria porque sería una falta de respeto pensar en cruces o en otros equipos. Hay que hacer un gran partido ante ellos y luego ya veremos.

P. El Gran Canaria ha sido uno de los equipos que les puso mayores dificultades [70-75, en la 6ª jornada de Liga].

R. Fue un partido muy duro. Allí en su cancha es especialmente difícil ganar por el ambiente que crea su público y se crecen. Están siendo muy sólidos durante toda la temporada y han estado a punto de ser cabezas de serie. Se puede decir que son un histórico en la Copa del Rey y ya el año pasado rompieron esa barrera de cuartos. Siempre han sido un rival muy correoso.

P. ¿Ni siquiera de reojo miran al Barça? En los últimos tiempos se cruzan siempre y las apuestas pronostican otro clásico en la final.

R. Si tiene que llegar llegará y ya hablaremos y analizaremos, ahora mismo ese partido no existe. La gente que apueste lo que quiera, pero a los dos nos queda un camino duro por delante.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información