Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Peterhansel: “Ganar 11 o 12 Dakar no cambiará mi vida”

El francés, actual líder, y Nani Roma, que comparten autocaravana durante el rally y son amigos, se disputan el triunfo entre declaraciones cruzadas y tácticas de equipo

Stephane Peterhansel, en Anofagasta Ampliar foto
Stephane Peterhansel, en Anofagasta AFP

“No he subido una duna y Stephàne me ha pasado”, explicaba Nani Roma, líder de la general hasta el término de esta penúltima etapa. En aquel momento perdió la especial y el liderato. Aquel momento marcó además el cómo de este Dakar 2014, que salvo sorpresa ganará el español este sábado a su llegada a Valparaíso pues así lo decidió el miércoles por la noche el director del equipo Mini, Sven Quandt. Pero desde el miércoles hasta entonces el golpe de declaraciones entre los dos aspirantes a llevarse la prueba, Roma y el francés Stephàne Peterhansel, actual líder, puede marcar un punto de inflexión en la relación personal de dos pilotos y rivales que se alegraban de ser, además, amigos. No en vano, comparten autocaravana durante el rally.

“Nani no era rápido hoy. Después de 200 kilómetros Nasser le sacaba nueve minutos. Yo he ido durante cinco días a tope, era más rápido que Nani. Los últimos días he pilotado como una taxista”, explicaba el francés finalizada la carrera. Y matizó que él no había desoído ninguna orden: “Las órdenes eran mantener la posición a la llegada a Valparaíso. Si Sven quiere mantener la misma orden, yo esperaré a Nani y le dejaré la primera posición para que gane. Ganar 11 o 12 veces el Dakar no cambiará mi vida. No quiero romper mi amistad con Nani ni crearle ninguna frustración, sentenció”.

Nani Roma, en Antofagasta. ampliar foto
Nani Roma, en Antofagasta. Getty Images

A su llegada al vivac en La Serena, Roma afirmó que si el día anterior ya no tuvo sensaciones de que hubiera órdenes de equipo, menos las tuvo este viernes, cuando fue Peterhansel el que ganó la etapa. “No sé qué van a hacer este sábado. Es todo muy confuso”, dijo. Y se confesó molesto por la visión que se ofrece de la que será (salvo sorpresa o avería) su primera victoria en el Dakar en coches, pues ya lo ganó en moto hace exactamente diez años. “Siempre ha habido órdenes de equipo. En 2007, a cuatro días del final Peterhansel y Luc Alphand frenaron la carrera; en 1989 se decidió con una moneda al aire. Ha habido pilotos que han ganado el Dakar en la etapa de descanso. Tengo la sensación de que no se valora todo el trabajo hecho durante tantos días. He hecho una súper carrera”, se reivindicó.

El director del Dakar, Etienne Lavigne, no tuvo pelos en la lengua al dar su opinión sobre las consignas en el equipo Mini, en primer lugar por la imagen ofrecida y en segundo por la alteración de la competición: “Mini debe mejorar su comunicación. Este no es el espíritu del Dakar”, afirmó. Y Roma se molestó todavía más: “Esta carrera depende del apellido que tengas tienes más valor en todo. Al señor Etienne Lavigne le toca las narices que sea Roma esté líder. Le gustaría más otro”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.