Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España sabe el camino

El entrenador del húngaro Vezprem, que fue 147 veces internacional, analiza el arranque de la selección en el europeo

El entrenador español Manuel Cadenas durante el partido ante Islandia Ampliar foto
El entrenador español Manuel Cadenas durante el partido ante Islandia EFE

Que España conserve las mismas señas de identidad es sin duda la mejor noticia que podemos sacar de estos tres primeros partidos. Manolo Cadenas ha mantenido la línea de Valero, con la lógica aportación de un entrenador a cada equipo. En el caso de Manolo, sus equipos podrán jugar mejor o peor, ganar o perder, pero no permitirá que les falte garra. Se vio ante Noruega e Islandia, cuando hubo que dar la vuelta al marcador. Han sido partidos duros en los que algunos jugadores han disputado muchos más minutos que el resto. Lo ideal para llegar lo más frescos posible a la lucha por las medallas, porque se ha puesto muy de cara para conseguirlo, es que los menos habituales participasen más durante esta segunda fase. En cuanto al equipo, en portería, a pesar de alguien tan determinante como Sterbik, lo visto hasta el momento invita a ser optimistas, pues tanto Sierra como Gonzalo han tenido buenas, y determinantes, intervenciones.

Manolo Cadenas ha mantenido la línea de Valero, con la lógica aportación de un entrenador a cada equipo

A nivel defensivo, ha habido un notable predominio de la defensa 6:0 con esa pareja en el centro que tan buen rendimiento nos ha dado, como es la de Viran y Guardiola, más las ayudas puntuales que puede dar Cañellas, un habitual en el segundo de la izquierda defensiva junto a Raúl Entrerríos. El 2 de la derecha es propiedad de Maqueda y Gurbindo, sobrios y efectivos hasta ahora. Además, a ratos hemos podido ver cómo Manolo ha optado por una defensa 5:1, donde Cristian Ugalde se desenvuelve a las mil maravillas, y que tan buen resultado dio en los últimos minutos contra Noruega, un partido que se puso cuesta arriba. También se ha llegado a defender en 5+1, actuando y alternando como avanzados Victor Tomàs y Ugalde.
Cuando España defiende bien y fuerza errores en el rival puede desplegar su mayor marca: el contraataque. Se ha visto cuando la portería ha rendido a un gran nivel o cuando se han conseguido recuperar balones. España sale fácil y bien a la carrera. Ha sido la manera con la que mejor han roto los partidos. Aquí he observado que España ha introducido un nuevo contraataque de segunda oleada.

Como era de esperar, el ataque posicional sigue siendo la asignatura pendiente, sobre todo en el lanzamiento exterior

Como era de esperar, el ataque posicional sigue siendo la asignatura pendiente, sobre todo en el lanzamiento exterior. España adolece de un cañonero, más aún con la ausencia de Montoro o de Alex Dujshebaev. El peso recae sobre Maqueda en este sentido y los rivales lo saben. De ahí que formen en defensa con un 6:0 cerrado en el que salen lo necesario, porque son conscientes de que en los seis metros tampoco está el desatascador de Julen Aginagalde. Con este panorama, creo que el juego posicional tiene que ser más largo, buscando las penetraciones, los lanzamientos de los geniales extremos o los tiros entre líneas de los creadores de juego. Porque ahí a España no le gana nadie, sin duda tiene la primera línea más creativa.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.