Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Mostramos un gran carácter”

Ancelotti elogia la “actitud” de sus futbolistas tras perder “el control del juego” y dice que la expulsión de Ramos “es difícil de comprender”

El andaluz y Pepe, bajas para Mestalla

Clos Gómez expulsa a Sergio Ramos. Ampliar foto
Clos Gómez expulsa a Sergio Ramos. getty

“Pero, ¿en qué mundo vive esta gente?”, se preguntaban los aficionados cuando observaban el precio mínimo de una entrada —115 euros— en El Sadar. Le costó al estadio entrar en ebullición. Pese a que una pancarta ubicada en el graderío sur avecinase un infierno para el Real Madrid y a que un reducido grupo de hinchas increpase a Florentino Pérez y su séquito a su llegada al recinto, los blancos no se encontraron con la caldera que acostumbran en Pamplona. Todo lo contrario. Sol, temperatura agradable y una atmósfera futbolística soberbia. Si acaso unos pocos chiflidos cada vez que un zambombazo de Cristiano Ronaldo rebotaba contra el público: “¡Cristiano, Balón de Playa!”, le reprendieron en tono guasón desde la grada.

Fue el devenir del encuentro, aquello que aconteció exclusivamente sobre el tapete, lo que torció el gesto del técnico Carlo Ancelotti. En su versión más coqueta, con sus mejores violinistas, el Madrid jugó como los ángeles en el tramo inicial del encuentro. Sin embargo, el primer zarpazo de Osasuna tuvo un efecto descompresivo y el equipo blanco se diluyó. “Es increíble jugar así y, de repente, encontrarte con dos goles en contra y un hombre menos”, explicaba Ancelotti, con semblante serio, en las entrañas del Sadar; “desde ese momento perdimos el control del juego. Los primeros 20 minutos jugamos con mucha calidad, con ritmo. Es difícil de explicar”.

Fuente: OPTA ampliar foto
Fuente: OPTA

Aturdido, el Madrid logró sobreponerse. Ancelotti, que prescindió de blindar el centro del campo con un hombre de contención como Illarra e introdujo de inicio a Isco, valoró el esfuerzo efectuado por sus jugadores ante un adversario que mordió. “La reacción del equipo fue muy buena. Sufrimos mucho, pero lo hicimos muy bien”, subrayó Carletto; “en el segundo tiempo jugamos con más intensidad y menos equilibrio, pero al final conseguimos empatar. El equipo mostró un gran carácter, una gran actitud para no perder este partido”.

Fue escueto el italiano cuando fue preguntado por la expulsión de Sergio Ramos, la segunda en este curso y su 18ª con el Madrid. “Es difícil de comprender”, dijo. Consciente de que pierde al sevillano para el próximo duelo en Mestalla, el viernes a las 21.00 —para el que tampoco estarán Pepe, sancionado, ni Varane, lesionado—, el club presentará un recurso ante el Comité de Competición por la primera tarjeta al central. El acta arbitral alude a un derribo, pero en el Madrid estiman que no se produjo contacto alguno. Cuestionado por la inclusión de Di María, la entrada tardía de Jesé y el relevo de Modric —el jugador que más balones recuperó (11)—, Ancelotti argumentó: “Quería jugar con un 4-3-2, como contra el Galatasaray. Modric sufrió un golpe contra el Copenhague y tuvo problemas, por eso le cambié. Quería centros por las bandas”, aseguró Ancelotti, que veía cómo su jugador más atinado en el campeonato, Cristiano Ronaldo, no conseguía ver portería en esta ocasión. Remató en nueve ocasiones el delantero portugués, pero ninguna de ellas vio los tres palos.

Ni Madrid ni Barça han conseguido vencer en El Sadar esta temporada

Contrariado, el meta Diego López manifestó: “No fue nuestro mejor partido, pero estuvo condicionado por el árbitro. No vi la expulsión de Ramos, pero sí un penalti a Modric. Son dos puntos importantes que nos dejamos, pero lo intentamos hasta el final”. En la misma línea, Marcelo incidió: “Cuando reaccionamos era tarde, pero la actitud ha sido buena. El empate es como una derrota para nosotros. No podemos hablar de los árbitros. Unos días te ayudan y otros no”.

Con un sabor agridulce, con la sensación de haber dejado escapar con vida a su huésped, el entrenador de Osasuna, Javi Gracia, resaltó: “Hicimos un gran encuentro contra un gran equipo. Ganamos un punto muy merecido. La afición estará contenta por lo que hicimos hoy”. Ni el Madrid ni el Barça, los dos colosos del campeonato, han logrado vencer esta campaña en Pamplona. “Al final, al día siguiente, cuando te levantas ves que sumas solo un punto, pero quiero dar valor al gran trabajo que hizo mi equipo”, zanjó el preparador navarro. En sus seis últimas visitas, el Madrid solo ha podido vencer en una ocasión en El Sadar.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información