Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las sedes de la Euro 2020 verán al menos dos partidos de sus países

Cornellà, San Mamés, La Peineta y el nuevo Mestalla compiten entre sí por ser la candidata elegida por la federación española

Gianni Infantino, secretario general de la UEFA, durante la rueda de prensa.
Gianni Infantino, secretario general de la UEFA, durante la rueda de prensa. AFP

Si La Roja se clasifica para la Eurocopa de 2020 podría jugar al menos dos partidos en un estadio español, tal y como ha avanzado la UEFA en rueda de prensa tras la reunión de su Comité Ejecutivo en Bilbao. El campeonato de ese año, como ya se sabía, se jugará en 13 ciudades de otros tantos países europeos. Una de las sedes podría ser una de las cuatro candidatas españolas. De esta manera, la selección podría jugar partidos de la primera fase en Cornellà-El Prat, en el remozado San Mamés, en el estadio olímpico de La Peineta de Madrid o en el nuevo Mestalla valenciano, estos dos últimos aún sin acabar.

Las cuatro sedes son las que ha escogido como candidatas la Federación Española de Fútbol (FEF). Tal y como anticipó Gianni Infantino, secretario general de la UEFA, en abril del próximo año la FEF anunciará cuál de las ciudades precandidatas es la sede que presenta al máximo organismo del fútbol europeo. "Es una cuestión solo de la Federación española decidir qué ciudad es sugerida para 2020", abundó Infantino. En septiembre de 2014 la UEFA dará a conocer finalmente qué 13 estadios (12 para la fase de grupos y otro para las semifinales y la final) de los 32 presentados por las federaciones hasta el momento acogerán la primera edición de la Eurocopa que no se disputa en un país determinado. "Si Bilbao es una de ellas y España se clasifica en 2020, dos partidos se jugarían ahí como local", ejemplificó Infantino, que señaló, además, que las cuatro aspirantes españolas cumplirían los requisitos impuestos por la UEFA.

El representante del máximo organismo del fútbol europeo, sugirió, además, la modificación de la norma que penaliza a quien frustra una opción clara de gol dentro del área con penalti, tarjeta roja y sanción posterior. La UEFA estima que este castigo es desproporcionado, por lo que ha recomendado a la International Board (organismo que elabora y modifica el reglamento) limitar la sanción a una tarjeta amarilla, además de la pena máxima. La tarjeta roja se mantendría solo en acciones de excesiva dureza. "Todo el mundo, clubes, jugadores y asociaciones, están de acuerdo en que esta norma no es justa", señaló el secretario general de la UEFA. La International Board valorará la propuesta el año que viene.

La UEFA también recordó como Gibraltar, como miembro de pleno derecho, estará presente en el sorteo de la fase clasificatoria para la Eurocopa de 2016, pero que no podrá enfrentarse a España. Y que el ganador de la Liga Europa jugará la Liga de Campeones.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información