Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ZENIT-ATLÉTICO

El suplente perfecto a la cabeza

Raúl García lidera el once de no habituales que Simeone alineará ante el Zenit, con el pase a octavos en el bolsillo

Raul García, a la derecha, junto a Gabi, en San Petersburgo. Ampliar foto
Raul García, a la derecha, junto a Gabi, en San Petersburgo.

En el libro El Efecto Simeone, el entrenador del Atlético confiesa su rechazo hacia los jugadores suplentes que, en plenitud, deciden dejar un club con aspiraciones para marcharse a otros de menor entidad para disfrutar de más minutos de juego. De alguna manera, Simeone les achaca falta de ambición para pelear un puesto en una plantilla competitiva y ganadora. También advierte el entrenador rojiblanco que lo importante no son los minutos que juegan los reservas, sino cómo los disputan.

“Me acuerdo que hace tiempo, allá en Israel, en la Liga Europa jugaba un tal Diego Costa. Y vemos ahora qué jugador es. Ahora hay otros jugadores que también quieren contribuir. No nos fijamos en los nombres, nos fijamos en el trabajo”, recordó ayer Simeone en San Petersburgo, donde el Atlético, ya clasificado como primero de grupo, no se juega nada ante el Zenit (18.00, C+ LC), más allá del prestigio y el millón de euros que suponen los tres puntos. Con un equipo plagado de suplentes —no han viajado Diego Costa, Villa, Tiago, Arda, Godín y Filipe Luis—, a la cabeza de esa expedición de secundarios se encuentra Raúl García (27 años), que se ha convertido en el ejemplo de lo que para Simeone debe ser un suplente. Siempre listo para jugar un partido completo o un rato. Eso le llevó este verano a elegirle como tercer capitán por detrás de Gabi y Tiago. A ese rol también optaba Mario Suárez, pero Simeone prefirió a un futbolista al que ese gesto le ha hecho sentirse importante en el equipo sin ser titular y al que ha visto emerger desde abajo en sus preferencias futbolísticas entre el plantel.

Cuando el United quiso fichar a Ander Herrera, el Athletic se movilizó para contratarle

Cuando Raúl García llegó de su cesión a Osasuna hace dos veranos, Simeone le hizo saber que no lo tendría fácil para jugar. Le había seguido durante sus primeros seis meses como entrenador colchonero y apreciaba su condición de llegador. Nunca lo vio como un centrocampista y sí como un falso delantero partiendo por detrás de un nueve o desde la derecha para pisar área con diagonales. Cuando lo tuvo a sus órdenes por primera vez en la concentración de Los Ángeles de San Rafael, la presencia de Falcao y Adrián, y lo que intuía sobre la explosión de Diego Costa, llevaron al técnico a decirle al jugador navarro: “Dame trabajo y tendrás minutos”.

Al inicio de esta temporada, Simeone llegó a temer que podría perder a su suplente perfecto, con el que dice tener más deudas contraídas en cuanto a minutos de juego. “Estoy siendo injusto con Raúl”, se le ha escuchado decir más de una vez en este curso. El futbolista ha sido titular en seis de 14 partidos de Liga, y en tres de cuatro en Champions.

Cuando se supo que el Manchester United estaba dispuesto a fichar a pagar la cláusula de Ander Herrera, el Athletic hizo una llamada a los representantes de Raúl García para comunicarles que estaban dispuestos a negociar su compra al Atlético —su cláusula es de 36 millones—. Nada cristalizó porque Herrera siguió en Bilbao. Ahora, es el Atlético el que busca la renovación del que se ha convertido en el tercer goleador del equipo, con siete tantos, cinco en Liga y dos en Champions, por detrás de Diego Costa (17) y Villa (12). Termina contrato en 2015 y los dirigentes le han hecho saber su intención de prolongar el contrato. En breve, sus representantes serán llamados para negociar.

Rulo, como le llaman sus compañeros, también es el tercer rematador (25) del equipo con un matiz que explica que sea el mejor cabeceador de la Liga con cuatro tantos marcados con la testa: 13 de sus remates han sido con la cabeza. Hoy volverá a ser titular en un equipo en el que también pueden tener su oportunidad desde el inicio Guilavogui, Óliver y Adrián. “Hay que correr, es la mejor manera para no sentir el frío. Pero además, no subestimen a los que están aquí. Toda la plantilla sin excepción está haciendo un gran trabajo”, advierte Simeone.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información