Un rompecabezas en la parrilla

La incógnita sobre el futuro de Hulkenberg y el despido de Checo Pérez de McLaren son el síntoma más evidente de la subasta en que se ha convertido la F-1 para 2014

Hulkenberg, en Austin.
Hulkenberg, en Austin.AP

Este no está siendo un fin de semana fácil para Edward Hewett, el responsable de Alpinestars que se encarga de abastecer a todos los pilotos del Mundial de F-1 que emplean el material de la marca italiana, tanto monos y botas, como guantes o verdugos. Lotus es uno de sus tres clientes (junto a Red Bull y Force India) y otra compañía que en Austin se ha visto superada por los acontecimientos, tanto por la baja de última hora de Kimi Raikkonen por problemas en la espalda como por el acuerdo que debía firmar la escudería con el grupo inversor Quantum Motorsports y que parece haberse demorado, a la espera de comprobar las consecuencias de todo ello.

Hasta última hora, Lotus trató de convencer a Nico Hulkenberg para que ocupara la vacante de Raikkonen en las dos últimas carreras del año —la primera hoy (20.00, A3) en Austin, con Vettel en la pole y Alonso sexto—, una solución que no se concretó y que ha terminado con Kovalainen al volante del E21 de su compatriota. El vínculo entre ambas partes no se firmó hasta el miércoles y se hizo oficial el jueves. El viernes, Kovalainen se subió al monoplaza enfundado en un mono negro, mientras que ayer ya pudo hacerlo con el reglamentario después de que Hewett le entregara uno nuevo, recién llegado de Italia, una hora antes de la tercera sesión de ensayos libres.

Este episodio no es más que otro reflejo de la inestabilidad que afecta a la actual parrilla de F-1. De los 22 asientos disponibles, casi la mitad están aún sin confirmar, la oferta es infinitamente superior a la demanda y, además, al conjunto de corredores actuales hay que añadirles los jóvenes que van llegando, algunos de ellos muy rápidos y otros que no lo son tanto pero que asoman con un saco de dinero. A día de hoy, la chequera manda en la mayoría de los casos por encima de cualquier otro criterio a la hora de rubricar los contratos. De ahí que alguien de la talla de Hulkenberg aún no sepa qué va a hacer en 2014.

GRÁFICO: La parrilla de 2014
GRÁFICO: La parrilla de 2014

Cómo el alemán de Sauber hay otros, y seguramente uno de los más llamativos sea Checo Pérez, que reconoció que McLaren ha decidido prescindir de él solo una temporada después de haberle fichado, para apostar por el danés Kevin Magnussen, un novato de 21 años. La razón oficial del despido del mexicano es su falta de competitividad —solo ha logrado 35 puntos por los 60 de Jenson Button—, pero todo apunta a que la aparente negativa de Carlos Slim a patrocinar con alguna de sus múltiples empresas a la estructura de Woking —su acuerdo con Vodafone expira el 31 de diciembre— ha tenido bastante que ver en el desenlace. De hecho, existe la posibilidad de que el chico de Guadalajara ni siquiera corra la última cita del curso, el domingo que viene en Brasil, donde ya podría hacerlo Magnussen para acumular kilómetros. “Quiero ayudar a Checo a buscar un volante, se merece estar en la F-1, y por eso he sondeado a Force India y a Sauber. No es que haya hecho nada mal, el único responsable de su marcha es Kevin”, declara Martin Whitmarsh, jefe de McLaren.

Otro caso significativo es el de Pastor Maldonado, que será sustituido en Williams por Felipe Massa. El venezolano dispone del apoyo del gobierno de su país a través de PDVSA, que le aporta unos 35 millones de euros, una bolsa que sería muy bien recibida en cualquier formación del paddock. Ese argumento puede darle entrada en Lotus como vecino de Romain Grosjean, a la espera de que los ejecutivos de Enstone confirmen la continuidad del francés.

Si el panorama está de esta guisa en la zona media-alta del pelotón, en las catacumbas aún hay más turbulencias, con la mayoría de equipos ofreciendo sus bólidos al mejor postor, una subasta que parece impropia de un marco que se vende como el escaparate donde solo tienen cabida los pilotos más rápidos.

Pole de Vettel; Alonso, sexto

O. PUIGDEMONT – Austin

Una vuelta perfecta en la última intentona le ha valido este sábado a Sebastian Vettel para llevarse la ‘pole’ en el circuito de Austin, donde el domingo (20.00, Antena 3 y TV3) se celebrará la penúltima cita de un Mundial que ya hace días que le coronó tetracampeón. Cuando todo parecía dispuesto para que Mark Webber terminara con el mejor registro, el alemán se sacó de la chistera un giro de genio que le permitió aventajar en menos de una décima a su compañero en Red Bull, que arrancará el segundo. Este es el quinto doblete en parrilla de la pareja de la escudería energética, una cifra contundente que evidencia la superioridad del RB9, el monoplaza que conducen ambos. El tercero más rápido fue el francés Romain Grosjean, mientras que Fernando Alonso, aún renqueante de la lesión que le acompaña desde la última prueba, hace dos semanas en Abu Dabi, no pudo pasar de la sexta plaza, a más de un segundo del chico de Heppenheim.

El Mundial está visto para sentencia de modo que hay que buscar elementos para mantenerle a uno enchufado. Unos, la mayoría, se centran en tratar de demostrar que merecen estar en la parrilla del año que viene. Otros, como le ocurre al campeón, quieren arrasar con los pocos récords que aún no posee. A su alcance aún tiene dos, y uno de ellos puede batirlo aquí mismo. De momento ya acumula siete triunfos consecutivos, algo que antes solo consiguieron Alberto Ascari y Michael Schumacher, y 11 en total, una cifra que puede permitirle igualar los 13 que su compatriota sumó en 2004 cuando corría para Ferrari, siempre que se imponga en Austin y también en Interlagos, la semana que viene.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS